Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    La gracia irremediable. Álvaro Pombo: poéticas de un estilo
  • Cine

    Enfermos en serie. Cómo tratar a Tony Soprano (por Justo Serna)
  • Sugerencias

  • Música

    I Love Your Glasses, CD de Russian Red (crítica de Francisco Fuster)
  • Viajes

  • MundoDigital

    Por qué los contenidos propios de un web son el mayor activo de las empresas en la Red
  • Temas

    Un mundo sin esperanza
  • Blog

    Orhan Pamuk en el Blog de Juan Antonio González Fuentes
  • Creación

    Edgar Borges: El hombre no mediático que leía a Peter Handke
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
viernes, 14 de mayo de 2010
Paul Verlaine en España, crónica del poeta José de Ciria y Escalante
Autor: Juan Antonio González Fuentes - Lecturas[6760] Comentarios[0]
El 28 de junio de 1921, el poeta José de Ciria y Escalante publicó en el santanderino periódico “La Atalaya”, un artículo sobre el poeta francés Paul Verlaine y la recepción de su obra en España. El artículo es muy interesante porque habla de cómo había sido la recepción de la poesía simbolista en nuestro país y en nuestro idioma, y porque implícitamente subraya el estado de la cultura española: hablar en 1921, en uno de los momentos cumbre de lo que hoy llamamos las Vanguardias históricas, un jovencísimo poeta español aún publicaba un artículo en un periódico de provincias clamando por el desconocimiento de la obra y la figura de un poeta que había tenido su impacto principal casi medio siglo antes. Aquí les dejo con el artículo de Ciria, me parece, insisto, de verdad interesante y significativo


 

Juan Antonio González Fuentes

El 28 de junio de 1921, el poeta José de Ciria y Escalante publicó en el santanderino periódico La Atalaya, un artículo sobre el poeta francés Paul Verlaine (1844-1896) y la recepción de su obra en España. El artículo es muy interesante porque habla de cómo había sido la recepción de la poesía simbolista en nuestro país y en nuestro idioma, y porque implícitamente subraya el estado de la cultura española: hablar en 1921, en uno de los momentos cumbre de lo que hoy llamamos las Vanguardias históricas, un jovencísimo poeta español aún publicaba un artículo en un periódico de provincias clamando por el desconocimiento de la obra y la figura de un poeta que había tenido su impacto principal casi medio siglo antes. Aquí les dejo con el artículo de Ciria, me parece, insisto, de verdad interesante y significativo.

PAUL VERLAINE EN ESPAÑA (publicado en La Atalaya, 28-VI-1921)

En una ocasión escribía Rubén Darío refirién­dose a Verlaine: “En España es casi desconoci­do y seralo por mucho tiempo: solamente el talen­to de Clarín creo que lo tuvo en alta estima: en lengua española no se ha escrito aún nada digno de Verlaine: apenas lo publicado por Gómez Carri­llo; pues las impresiones y notas de Bonafoux y Eduardo Pardo son ligerísimas”.

Hará, próximamente, unos treinta años que es­cribió estas líneas el poeta nicaragüense.

El nombre de Verlaine, efectivamente, ha per­manecido en España ignorado de la mayor parte de las gentes. Nuestros críticos apenas si se han preo­cupado de poner de relieve la personalidad y sig­nificación del jefe más famoso del simbolismo. Y algunos de nuestros poetas que de más renombre gozan, aprovechándose del desconocimiento que de la obra del excelso creador de Fiestas galantes había entre el público español, han ido apropián­dose, más o menos disimuladamente, los caracte­res que perfilan el alma cristiana y torturada, sutil y profunda, inocente e irónica, sincera siempre del pobre Lelián.

Era necesario que en España se conociese a Verlaine, que se profundizase en su obra, que se apreciara la extraordinaria importancia de la revolución llevada a cabo por el poeta francés, revo­lución que marca en la historia literaria el fin de un periodo y el comienzo de otro.

La editorial Mundo Latino está realizando la loable empresa de dar a conocer en castellano toda la obra de Paul Verlaine, dos de cuyos tomos están ya publicados: Los poemas saturnianos, tra­ducido por Emilio Carrere y Los poetas malditos, vertido a nuestro idioma por Mauricio Bacarisse.

Paul Verlaine fotografiado por Dornac (wikipedia)

Paul Verlaine fotografiado por Dornac (wikipedia)

En Los poemas saturnianos se nota todavía la influencia clásica y parnasiana en la forma. Verlai­ne no ha roto aún las cadenas que le unen con la anterior generación. El mismo Baudelaire ha deja­do sus huellas en este libro, que el glorioso autor de Sagesse dedicó a su padrino Saturno, el cual ejerció una maligna influencia en su vida.

El poeta dice:

Los sabios de otros tiempos, doctos en brujería
creyeron (y es un caso confuso todavía)
saber la suerte humana por los celestes rastros,
porque están los espíritus ligados con los astros.
Ha habido siempre un vulgo escéptico y burlón
que no ha tomado en serio la oculta tradición
que explica los enigmas del misterio nocturno.
Así pues los que nacen bajo el signo Saturno,
el planeta siniestro que aman los nigromantes,
en su horóscopo tienen estigmas inquietantes,
según dicen los viejos grimorios ancestrales
en su raro alfabeto de los signos fatales.
La desgracia a su lado marcha día tras día
como un cuervo fatídico: su loca fantasía
frustra de la razón el discurso sereno,
en las venas la sangre, sutil como un veneno,
como una lava ardiente, corre, fluye y abrasa
viendo su grande y triste ideal, que fracasa.
Tales los saturnianos deben sufrir y tales
morir (esto, admitiendo que seamos mortales).
Su vida está trazada así, signo por signo,
por la influencia de un elemento maligno.

Saturno acompañó durante toda la vida al po­bre Lelián, conduciéndole por último al hospital -su palacio de invierno, como irónicamente decía el poeta- donde le besó la frente por última vez.

En el hospital le encontramos en diversas oca­siones, siempre dispuesto a la burla terrible, ten­dido sobre una cama estrecha. Su rostro enorme y de una atrayente simpatía cuya palidez exagerada nos hace pensar en las figuras pintadas por Ribe­ra, tiene un aspecto hierático. Su nariz pequeña se dilata a cada momento para aspirar con delicia el humo del cigarro. Sus labios gruesos que se entrea­bren con amor para recitar las estrofas de Villon o para maldecir contra los poemas de Ronsard, con­servan siempre su mueca original, en donde el vicio y la bondad se mezclan para formar la expre­sión de la sonrisa.

Se decía que padecía pesadillas espantosas y visiones en las cuales los recuerdos de la leyenda oscura y misteriosa de su vida, se complicaban con la tristeza y el terror alcohólicos. Pasaba sus horas de enfermedad, a veces en un penoso ais­lamiento, abandonado y olvidado, a pesar de las bondadosas iniciativas de los Méndes o de los Leas Deschamps.

En Los poetas malditos están reunidos los artícu­los críticos de Verlaine y extractos y fragmentos de sus conferencias. Por las páginas del libro vemos pasar a Villiers de l’Isle Adam, el rey sin trono; al bretón, marino y desdeñoso Tristán Corbière; a la enamorada Marcelina Desbordes-Valmore; a Remy de Gourmont, paseante diario por el Luxemburgo; a la mala cabeza de Rimbaud, a Estéfano Mallarmé, modisto de almas, a todos, en fin, los que en aque­lla época gloriosa para la poesía de Francia guerrea­ron bajo la bandera simbolista...

***

Últimas colaboraciones (Mayo, 2010) de Juan Antonio González Fuentes en la revista electrónica Ojos de Papel:

LIBRO: Irène Némirovsky: El caso Kurílov (Salamandra, 2010)

LIBRO (abril 2010):
Elizabeth Smart: En Grand Central Station me senté y lloré (Periférica, 2009)

CINE (abril 2010): Kathryn Bigelow: En tierra hostil (2008) 

LIBRO (marzo 2010): Patrick McGilligan: Biografía de Clint Easwood (Lumen, 2010)

CINE (marzo 2010): Martin Scorsese: Shutter Island (2009)

LIBRO (febrero 2010): Oliver Matuschek: Las tres vidas de Stefan Zweig (Papel de Liar, 2009)

LIBRO (enero 2010): Alex Ross: El ruido eterno. Escuchar al siglo XX a través de su música (Seix Barral, 2009)

CINE (enero 2010):  James Cameron: Avatar (2009)

LIBRO (diciembre): Gerald Martin: Gabriel García Márquez. Una vida (Debate, 2009)

-LIBRO (noviembre): Miklós Bánffy: Los días contados (Libros del Asteroide, 2009)

-CINE (noviembre): Woody Allen: Si la cosa funciona (2009)

-LIBRO (octubre): Luis García Jambrina: El manuscrito de piedra (Alfagaura, 2008)

-CREACIÓN (octubre): La lengua ciega (DVD, 2009)

-CINE (octubre): Isabel Coixet: Mapa de los sonidos de Tokio (2009)

-LIBRO (septiembre):  P.D. James: Muerte en la clínica privada (Ediciones B, 2009)

-LIBRO (julio): Stieg Larsson: Millennium 3. La reina en el palacio de las corrientes de aire (Destino, 2009)

-PELÍCULA (julio)Niels Arden Oplev: Millennium 1: Los hombres que no amaban a las mujeres (2009)

Más de Stieg Larsson:

-Millenium 1. Los hombres que no amaban a las mujeres (Destino, 2008)

-Millennium 2. La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina (Destino, 2008)


NOTA: En el blog titulado El Pulso de la Bruma se pueden leer los anteriores artículos de Juan Antonio González Fuentes, clasificados tanto por temas (cine, sociedad, autores, creación, historia, artes, música y libros) como cronológicamente.


Comentarios









  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    La verdadera dimensión de la amenaza terrorista
  • Publicidad

  • Autores

    Entrevista a Araceli Palma-Gris, autora de La sinfonía del hombre y Taio (por Jesús Martínez)