Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Pacto o conflicto en México (por Renward García Medrano)
  • Cine

    Crazy love, el amor ciego de Linda Riss y Burt Pugach (Blog de Juan Antonio González Fuentes)
  • Sugerencias

  • Música

    Tell Tale Signs, CD de Bob Dylan (por Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    La creación de contenidos web en la era de la economía de la atención
  • Temas

    Contra el imperialismo cultural
  • Blog

    Rafael Reig: Literatura y caníbales en el Blog de Juan Antonio González Fuentes
  • Creación

    Poemas de Eduard Cabré
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
Kathryn Bigelow: <i>En tierra hostil</i> (2008)

Kathryn Bigelow: En tierra hostil (2008)

    GÉNERO
Cine

    TEMA
Crítica de la película En tierra hostil, dirigida por Kathryn Bigelow

    FICHA TÉCNICA
País: EEUU. Año: 2008. Duración: 131 minutos. Género: Acción, bélico, drama. Reparto: Jeremy Renner, Anthony Mackie, Brian Geraghty, Ralph Fiennes, Guy Pearce, David Morse, Evangeline Lilly, Christian Camargo. Guión: Mark Boal. Producción: Kathryn Bigelow, Mark Boal, Nicolas Chartier y Greg Shapiro. Música: Marco Beltrami y Buck Sanders. Fotografía: Barry Ackroyd. Montaje: Bob Murawski y Chris Innis. Diseño de producción: Karl Júlíusson. Vestuario: George Little




















Magazine/Cine y otras artes
En tierra hostil, película de Kathryn Bigelow
Por Juan Antonio González Fuentes, jueves, 01 de abril de 2010
Doy por hecho que todos conocen que este año la ceremonia de entrega de los Oscar quedará registrada en la historia como la del primer Oscar entregado a una mujer en la categoría de dirección. Doy también por sabido que, como si de un guión cinematográfico bastante inverosímil se tratase, la pugna por hacerse con el preciado premio tuvo tintes casi de alta comedia al estilo George Cukor, pues competían entre sí nada más y nada menos que una ex pareja, James Cameron y Kathryn Bigelow, la directora de En tierra hostil que finalmente se hizo con el galardón y logró, además, que su película se hiciese también con el Oscar a la mejor película del año.


Otros dos hechos significativos marcaron la ceremonia y las circunstancias de los premios para En tierra hostil. Primero, se trata de una película barata (su producción no alcanzó los diez millones de euros) y con una baja recaudación, poco más de 15 millones de euros en todo el planeta, antes del Oscar claro. Estas cifras sitúan a En tierra hostil a años luz de la que fue su principal competidora, Avatar, la obra de James Cameron que es la cinta que más ha recaudado en la historia del cine, y desde luego una de las más caras de sacar adelante. Segundo, En tierra hostil ha recibido contundentes críticas de los soldados destacados en Irak, quienes han calificado la cinta de “poco creíble”.

En resumidas cuentas. Tenemos que En tierra hostil es una película barata que ha recaudado poco, es decir, que no ha tenido el favor mayoritario del público. Tenemos que, sin embargo, ha ganado el más prestigioso premio cinematográfico del globo a la mejor película, y su directora, Bigelow, ha logrado con su trabajo de dirección el primer Oscar en dicha categoría para una mujer. Tenemos que los protagonistas reales de la película piensan de la misma que la historia que presenta es muy poco creíble. Y tenemos que todos estos premios y logros lo ha cosechado la película de Bigelow enfrentándose a Avatar, una superproducción multimillonaria que ha cosechado un éxito gigantesco de público en todo el mundo, trabajo dirigido por un especialista en superproducciones de nombre James Cameron, ex marido de Bigelow. Indiscutiblemente al menos el Oscar a la mejor historia original hay que dárselo este año al Gran Hacedor o, para los nos creyentes, al Destino. ¡Que guión más estupendo!, y en principio, y así sobre el papel, más inverosímil.

Dejemos a un lado la cuestión de lo verosímil o inverosímil de la película, acusación que, referida al cine, me parece cuando menos bastante idiota e injustificada. Qué más dará que una película sea verosímil!!! La calidad de una película no se juzga por si lo que cuenta es posible o no, o por si se ajusta milimétricamente a la realidad. Siguiendo tales argumentos casi ninguna película de Hitchcock, por ejemplo, se mantendría en pie, y la inmensa producción cinematográfica norteamericana de la edad dorada de Holywood sencillamente se vendría abajo. No, hay que fijar la atención en otras cuestiones a la hora de juzgar una película, o por lo menos la verosimilitud no puede ser nunca un elemento con demasiado peso en la crítica, a no ser que esa inverosimilitud sea sonrojante, y es evidente que no es el caso.

Pero empecemos con nuestro juicio. En tierra hostil cuenta la historia de un grupo de artificieros del ejército norteamericano que trabajan en el Irak post-Sadam. Viven aislados en una gran base militar en las cercanías (creo) de Bagdag. Ese grupo está liderado por el sargento Thompson, pero cuando éste muere durante una misión de desactivación de explosivos, lo reemplaza en carismático pero impredecible y casi trastornado sargento James, un soldado al que el peligro extremo del trabajo al que se dedica le funciona como una especie de droga imprescindible, paradójicamente, para su supervivencia.

La película cuenta la vida de ese grupo de soldados sometidos a un estrés brutal, y cuyo trabajo consiste en salir en vehículo blindado del campamento en el que pasan las horas, para desactivar bombas trampa colocadas en las calles de la ciudad por los insurgentes irakíes. En tierra hostil hace, evidentemente, explícita referencia al contenido de la película. En este sentido estamos ante una película que bebe en las fuentes de ciertos westerns fronterizos en los que se cuenta la historia de algún destacamento de la caballería norteamericana en territorio indio. En tierra hostil podría haberse titulado Fort Apache o Territorio Comanche. La esencia argumental es sencilla: un grupo de hombres que, por su profesión, deben enfrentarse cotidianamente al peligro de muerte en un territorio hostil, en un entorno geográfico y espiritual que está y se sitúa frente a ellos, contra ellos. Estamos pues ante una situación muy del cine de maestros como Howard Hawks o John Ford, muy del cine clásico norteamericano.

Pero Bigelow es consciente de su contemporaneidad, es decir, del tiempo que vive, infinitamente más ácido y seco, más crudamente realista en su puesta en escena que el tiempo en el que trabajaron los maestros mencionados. Y esto se resuelve en la cinta con una ausencia radical de posible romanticismo en la aventura, de sentido del humor, de oasis narrativos que rebajen la tensión… No, el trazo narrativo de Bigelow no presenta concesiones: la tensión es permanente, dramática, yo diría que angustiosa. Uno, como espectador, se introduce en el blindado con los protagonistas, sale del campamento (de Fort Apache o Fort Laramie), recorre las calles de la ciudad plagadas de miradas hostiles, de enemigos potenciales a miles y en cada rincón…, y no deja de sentir una angustia permanente agarrada como una zarpa a su corazón, a su garganta, a su mente. Insisto, el trazo logrado por Bigelow es áspero como el papel de lija, probablemente el más adecuado, no sé si el único posible, para lo que se cuenta. En este sentido, En tierra hostil, es de una eficacia absoluta, perfecta, pues logra su objetivo: mantener en vilo al espectador, comunicarle lo dramático y estresante de la actividad desarrollada, y esbozar sin moralinas un homenaje a los compatriotas que luchan en Irak, a la vez que pone tenuemente en cuestión el sentido de la misión, de la guerra, de la invasión.

En esta película Jeremy Renner borda su papel de chiflado pero sensible sargento James, y está muy bien secundado por un elenco de actores masculinos que cumplen con singular eficacia su misión: hacer creíbles sus respectivos papeles y dibujar personajes sencillos pero complejos, simples pero con notable trasfondo.

Sinceramente creo que estamos ante una película eficaz y más que interesante, dirigida con nervio y comedimiento artesanal por Bigelow; una película que presenta distintos niveles de lectura (crítica a la guerra, filme de aventuras guerreras...), y en la que cada elemento presente lo está con sentido y cumple muy bien su función narrativa. Un Oscar más que merecido y, en mi opinión, muy por encima de los fuegos artificiales de Avatar.



Tráiler de En tierra hostil, película dirigida por Kathryn Bigelow (original con subtítulos en español)
  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Amable Arias: La mano muerta (reseña de Rogelio Blanco Martínez)
  • Publicidad

  • Autores

    Entrevista a Juan Manuel González Lianes, autor de Quimera del lector absorto (por Jesús Martínez)