Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Entrevista a Francisco Javier Carballo, autor de Circo Ensayo (por Jesús Martínez)
  • Cine

    "Arrebato" de Iván Zulueta (Blog de Juan Antonio González Fuentes)
  • Sugerencias

  • Música

    The West Rider Pauper Lunatic Asylum, CD de Kasabian (por Regina Martínez Idarreta)
  • Viajes

  • MundoDigital

    La creación de contenidos web en la era de la economía de la atención
  • Temas

    El Homo Trascedente (por José Membrive)
  • Blog

    Un cuento sobre John Ruskin, estatuas y el vello púbico femenino (por Juan Antonio González Fuentes)
  • Creación

    Miguel Veyrat: Poniente
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
miércoles, 5 de mayo de 2010
Arturo Pérez Reverte o la lucha contra la corrección política en España
Autor: Juan Antonio González Fuentes - Lecturas[6519] Comentarios[0]
Arturo Pérez Reverte (Cartagena, 1951) es un fenómeno, y un fenómeno de naturaleza casi incomprensible en un país como el nuestro, dados los aires que por él soplan desde hace siglos. Me explico. Pérez Reverte es un fenómeno, es decir, algo extraordinario y que sorprende, porque sin haber alcanzado la edad de jubilación ha publicado más de veinticinco libros, algunos de ellos incontestables éxitos de venta en una sociedad en la que la gran mayoría de sus ciudadanos confiesa sin sonrojo no haber abierto un libro jamás en su puñetera vida. Es un fenómeno porque ha sido traducido a 34 idiomas


 

Juan Antonio González Fuentes

Arturo Pérez Reverte (Cartagena, 1951) es un fenómeno, y un fenómeno de naturaleza casi incomprensible en un país como el nuestro, dados los aires que por él soplan desde hace siglos. Me explico.

Pérez Reverte es un fenómeno, es decir, algo extraordinario y que sorprende, porque sin haber alcanzado la edad de jubilación ha publicado más de veinticinco libros, algunos de ellos incontestables éxitos de venta en una sociedad en la que la gran mayoría de sus ciudadanos confiesa sin sonrojo no haber abierto un libro jamás en su puñetera vida.

Es un fenómeno porque ha sido traducido a 34 idiomas; porque desde hace casi veinte años viene publicando sin interrupción, y seguido por millones de lectores, una página en el XLSemanal, el suplemento dominical del grupo El Correo (Vocento), en la que opina sobre lo divino y lo humano, y sobre todo fulano o mengano que se le ponga a tiro, bien para ensalzarlo, bien para anunciar su estúpida desnudez de cuento, y lo hace con una arrogante despreocupación por lo que puedan decir al respecto tanto los tirios como los troyanos.

Es un fenómeno porque es un escritor con lectores, popular, exitoso, “mediático”..., pero que a la vez concita el respeto general o el silencio acobardado de sus más sesudos colegas, de los eruditos de departamento filológico de universidad “progre” e incluso el de la casa más docta de las Letras en español, la Real Academia de la Lengua, que le abrió sus puertas y le dejó sentarse en un sillón el 12 de junio de 2003.

Pérez Reverte es un fenómeno porque fue reportero periodístico antes que escritor de novelas, y como tal, casi durante dos décadas, cubrió guerras, revoluciones y conflictos en el Sahara, El Salvador, Angola, Libia, Sudán, Nicaragua, Chad, Mozambique, Túnez, Rumanía, Croacia, Bosnia y el Golfo Pérsico.

Es un fenómeno porque ha logrado crear un personaje literario de esos que quedan para siempre en la memoria colectiva y sobre los que se ruedan películas, se publican cómics, se dan seminarios con notas a pie de página y con los que los lectores primerizos se identifican a muerte: el capitán Alatriste, Diego Alatriste, un soldado español de los tercios de Flandes, es decir, de cuando el sol no se ponía en el imperio español, una figura de las que le gustaban al gran John Ford: ni bueno ni malo, si no todo lo contrario, con virtudes y defectos, con su propia ética e ideas, en definitiva, un hombre de los pies a la cabeza con la palabra nobleza grabada a fuego en el pecho y en la frente.

Pérez Reverte es un fenómeno porque ha recreado con colores y acentos un tiempo, el siglo XVII, en el que España y su geografía eran el centro del universo. Un fenómeno porque ha hecho de Alatriste un personaje de la estirpe de don Juan, la Celestina, el Lazarillo, o el Hidalgo de la triste figura y su acompañante gordezuelo...



Arturo Pérez Reverte

Un fenómeno porque hablando de literatura, de libros, de palabras, de pasiones, de sensaciones, de ideas y de pulsaciones, llena de atento público ateneos, salones de Cajas de Ahorros, plazas de pueblo y aulas magnas, y lo hace mostrándose recio y sin florituras a la violeta: el pan es pan y el vino es vino, aunque a veces se sirva aguado y sin cuerpo. ¿Es o no es un fenómeno quién ha realizado los trabajos de Hércules aquí descritos?

Lo que ocurre es que el fenómeno Arturo Pérez Reverte, su figura y sus esfuerzos (lo escribo con franqueza), se hacen casi incomprensibles en la España actual, en la que la corrección política y los eufemismos blandengues y cobardones configuran el pan nuestro de cada día, el pan y la cebolla con las que se acompañan las perdices del “aquí todos felices y parió la abuela”. Porque a lo dicho hay que añadir que Pérez Reverte, además de escritor, es de profesión virtuoso artesano de lo políticamente incorrecto. Vamos, que no le tiemblan ni el pulso ni la lengua a la hora de opinar duro y directo al mentón sobre, por ejemplo, las sandeces que proliferan como y venenosa mala hierba en torno a asuntos de radical corrección política como la Memoria Histórica, la Alianza de Civilizaciones, el Ministerio de Igualdad, los nacionalismos hispanos y su fantasiosa construcción, la reescritura fantasiosa de la historia de España, los derechos intocables y trascendentes de las minorías culturales, étnicas y religiosas... El escritor Arturo Pérez Reverte, en la España de los nuevos ricos, paleta, garbancera y esnob de la más cool corrección política en cuatro por cuatro y chalet adosado, se ha transformado en una especie de superhéroe (¡no sé qué araña le habrá picado!) especializado en proclamar las verdades del sentido común y del barquero a los cuatro vientos, y en mofarse a mandíbula batiente del rey que anda ridículo en pelota picada ante la mirada atónita y el silencio sepulcral de los muchos, muchísimos, que quieren nadar pero guardando la ropa, y esperan a que escampe bajo el tupido árbol protector de un buenismo de vergüenza ajena y candor de parvulario.

Y al superhéroe Arturo Pérez Reverte, pluma en ristre ante el papel en blanco, no parecen afectarle además las habituales piedras de criptonita con las que la corrección política siempre le resta poderes a sus no devocionarios. Ya saben, esa piedras verdes y palpitantes que le cuelgan al cuello al osado que pretende zafarse del yugo fashion con el que se adorna y conduce a los convencidos y conversos del discurso y sus reglas. Me refiero a la criptonita que en el diccionario progre encierran palabras como machista, facha, reaccionario, antiguo, carca, casposo, españolista, etc, etc... No, a Pérez Reverte no parecen afectarle mucho los adjetivos calificativos con los que frecuentemente se le describe y subraya. Es inmune al lenguaje de la corrección política, y sigue diciendo con castellana corrección lo que considera necesario. A su lado el capitán Alatriste, que ni es capitán ni es triste, para desenvainar la espada y retar a duelo si fuera necesario.
 

***

Últimas colaboraciones (Mayo, 2010) de Juan Antonio González Fuentes en la revista electrónica Ojos de Papel:

LIBRO: Irène Némirovsky: El caso Kurílov (Salamandra, 2010)

LIBRO (abril 2010):
Elizabeth Smart: En Grand Central Station me senté y lloré (Periférica, 2009)

CINE (abril 2010): Kathryn Bigelow: En tierra hostil (2008) 

LIBRO (marzo 2010): Patrick McGilligan: Biografía de Clint Easwood (Lumen, 2010)

CINE (marzo 2010): Martin Scorsese: Shutter Island (2009)

LIBRO (febrero 2010): Oliver Matuschek: Las tres vidas de Stefan Zweig (Papel de Liar, 2009)

LIBRO (enero 2010): Alex Ross: El ruido eterno. Escuchar al siglo XX a través de su música (Seix Barral, 2009)

CINE (enero 2010):  James Cameron: Avatar (2009)

LIBRO (diciembre): Gerald Martin: Gabriel García Márquez. Una vida (Debate, 2009)

-LIBRO (noviembre): Miklós Bánffy: Los días contados (Libros del Asteroide, 2009)

-CINE (noviembre): Woody Allen: Si la cosa funciona (2009)

-LIBRO (octubre): Luis García Jambrina: El manuscrito de piedra (Alfagaura, 2008)

-CREACIÓN (octubre): La lengua ciega (DVD, 2009)

-CINE (octubre): Isabel Coixet: Mapa de los sonidos de Tokio (2009)

-LIBRO (septiembre):  P.D. James: Muerte en la clínica privada (Ediciones B, 2009)

-LIBRO (julio): Stieg Larsson: Millennium 3. La reina en el palacio de las corrientes de aire (Destino, 2009)

-PELÍCULA (julio)Niels Arden Oplev: Millennium 1: Los hombres que no amaban a las mujeres (2009)

Más de Stieg Larsson:

-Millenium 1. Los hombres que no amaban a las mujeres (Destino, 2008)

-Millennium 2. La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina (Destino, 2008)


NOTA: En el blog titulado El Pulso de la Bruma se pueden leer los anteriores artículos de Juan Antonio González Fuentes, clasificados tanto por temas (cine, sociedad, autores, creación, historia, artes, música y libros) como cronológicamente.


Comentarios









  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Poesías completas, de Pedro Salinas (reseña de Manuel Crespo López)
  • Publicidad

  • Autores

    La vida eterna, de Fernando Savater (reseña de Justo Serna)