Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Pacto o conflicto en México (por Renward García Medrano)
  • Cine

    Crítica de Elegy, película de Isabel Coixet (por Eva Pereiro López)
  • Sugerencias

  • Música

    Outside Society, CD de Patti Smith (por Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    Por qué los contenidos propios de un web son el mayor activo de las empresas en la Red
  • Temas

    Ayaan Hirsi Ali y los límites del multiculturalismo
  • Blog

    El Romanticismo según Isaiah Berlin en el Blog de Juan Antonio González Fuentes
  • Creación

    Ana María Navales: El final de una pasión
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
viernes, 11 de marzo de 2011
Orit Fox y la serpiente: una historia de tetas tóxicas
Autor: Juan Antonio González Fuentes - Lecturas[6420] Comentarios[0]
Evidentemente la buena de Orit Fox ha logrado en parte su objetivo: no pasar desapercibida. Tan contenta está con ella misma y tan feliz le hace la progresiva consecución de sus sueños, que más o menos graba cada uno de sus actos y los difunde por el ciberespacio. Sus tetas aspiran a ser universales




Juan Antonio González Fuentes


Desconozco la razón última, pero algunas mujeres aspiran a los famosos 15 minutos de gloria wharholianos recauchutándose hasta extremos creo que insanos. Debe ser que recauchutarse solo requiere dinero, y la fama cuesta, y por eso la pagan. También es cierto que el gusto de muchos hombres por los pechos balompédicos denota un mal gusto homérico, y que la querencia solo puede explicarla algún discípulo de Freud con acento argentino.

El caso es que Orit Fox, una de las más artificiosas mujeres que ha dado el estado de Israel a lo largo de su no muy larga vida, está al parecer obsesionada con dos cosas: tener las tetas más grandes del planeta y, en consecuencia, aparecer en portada de la revista Playboy.



Vídeo de Orit Fox y los últimos momentos de la difunta serpiente (vídeo colgado en YouTube por Phoenixcian237)

 Ni corta ni perezosa la señorita Fox ha recurrido para “hacer realidad sus sueños” a inyectarse masivamente silicona en diversas partes del cuerpo, destacando los labios y los pechos, en los que llegó a tener 1.300 centímetros cúbicos de producto en cada teta. Evidentemente la buena de Orit Fox ha logrado en parte su objetivo: no pasar desapercibida. Tan contenta está con ella misma y tan feliz le hace la progresiva consecución de sus sueños, que más o menos graba cada uno de sus actos y los difunde por el ciberespacio. Sus tetas aspiran a ser universales. Es una de las grandes cosas que tiene la red: cualquiera puede convertirse en una estrella, sólo hay que grabarse permanentemente y exhibirse en la red, quizá alguna de nuestras nimiedades llame la atención y nos convirtamos por unos instantes gloriosos en celebridades tan instantáneas como el Nesquik.

A Orit Fox, imagino que con la aprobación y aplauso de sus asesores mediáticos, se les ocurrió publicitarse con la enésima sesión de fotos de la semana, pero esta vez tuvieron la brillante idea de incluir una serpiente en el numerito, quizá jugando con la idea bíblica del paraíso terrenal, Eva, la(s) manzanas y el bicho reptante. La sesión discurría sin ningún problema, y Orit Fox, serpiente en mano, acercaba la serpiente a sus voluptuosidades de fábrica. Lo que a continuación ocurrió solo puede calificarse de fatal desgracia. La serpiente, quién sabe si a la vista de las voluminosas protuberancias, o por el aroma a su propia gata (sic) que al parecer despide la diva, decidió hincarle el diente a una mama, y ni corta ni perezosa mordió el artificial fruto con hambre atrasada. La pobre Orit Fox sintió su descomunal teta atacada y se llevó un susto de muerte. No sé si la serpiente se llevó o no un susto, lo que sí se llevó directamente fue la muerte. La serpiente murió intoxicada por la silicona. Lo sentimos por ella.    
   

***


Últimas colaboraciones de Juan Antonio González Fuentes (Marzo 2011) en la revista electrónica Ojos de Papel:

LIBRO: Charles Portis: Valor de ley (DeBolsillo, 2011)

LIBRO (febrero 2011)
: Luis García Jambrina: El manuscrito de nieve (Alfagurara, 2010)

LIBRO (enero 2011): Nicholson Baker: El antólogo (Duomo Ediciones, 2010)

LIBRO (diciembre 2010): William Kennedy: Roscoe, negocios de amor y guerra (Libros del Asteroide, 2010)

LIBRO (noviembre 2010): Joyce Carol Oates: Bestias (Papel de Liar, 2010)

LIBRO (octubre 2010): Kazuo Ishiguro: Nocturnos (Anagrama, 2010)

LIBRO (septiembre 2010): Andrés Trapiello: Las armas y la letras. Literatura y guerra civil (1936-1939) (Destino, 2010)

LIBRO (julio 2010): Oriol Regàs: Los años divinos (Destino, 2010)

LIBRO (junio 2010): Peter Sloterdijk: Ira y tiempo. Ensayo psicopolítico (Siruela, 2010)

LIBRO (mayo 2010): Irène Némirovsky: El caso Kurílov (Salamandra, 2010)

LIBRO (abril 2010): Elizabeth Smart: En Grand Central Station me senté y lloré (Periférica, 2009)

CINE (abril 2010): Kathryn Bigelow: En tierra hostil (2008)

LIBRO (marzo 2010): Patrick McGilligan: Biografía de Clint Easwood (Lumen, 2010)

CINE (marzo 2010): Martin Scorsese: Shutter Island (2009)

LIBRO (febrero 2010): Oliver Matuschek: Las tres vidas de Stefan Zweig (Papel de Liar, 2009)

LIBRO (enero 2010): Alex Ross: El ruido eterno. Escuchar al siglo XX a través de su música (Seix Barral, 2009)

CINE (enero 2010): James Cameron: Avatar (2009)


NOTA: En el blog titulado El Pulso de la Bruma se pueden leer los anteriores artículos de Juan Antonio González Fuentes, clasificados tanto por temas (cine, sociedad, autores, creación, historia, artes, música y libros) como cronológicamente.


Comentarios









  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Este no es mi bombín (milrazones, 2013), de J. Klassen (por Carmen Palomo García)
  • Publicidad

  • Autores

    El Quijote de Avellaneda no es un fraude (por Enrique Suárez Figaredo)