Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Haruki Murakami: entre oriente y occidente (reseña de Antonio Garrido Domínguez)
  • Cine

    Vicky Cristina Barcelona de Woody Allen, razones para un acercamiento (por J.A. González Fuentes)
  • Sugerencias

  • Música

    Crítica de Hey Eugene, CD de Pink Martini (por Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    Por qué los contenidos propios de un web son el mayor activo de las empresas en la Red
  • Temas

    Stalin, de Robert Service (reseña de Rogelio López Blanco)
  • Blog

    4000 años de ópera en el Blog de Juan Antonio González Fuentes
  • Creación

    Pedro L. Angosto: Los tiempo lóbregos
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
viernes, 24 de julio de 2009
Ir al cine pasó a la historia (adiós a la ingenuidad del espectador)
Autor: Juan Antonio González Fuentes - Lecturas[3159] Comentarios[1]
Estoy completamente de acuerdo con José Luis Garci: el cine no es ver películas antiguas en el video o en dvd, ni siquiera ir a verlas hoy en una pantalla grande, como yo mismo recordaba hace poco en esta misma página. No. Ir al cine, ir a ver una película al cine era una experiencia vital de carácter radical e intransferible que requería la presencia interior de un ingrediente hoy por completo desaparecido
Juan Antonio González Fuentes 

Juan Antonio González Fuentes

Nos guste o no nos guste, lo queramos admitir o no, el cine murió con la pandemia universal que supuso la masificación de ese electrodoméstico de nombre televisión. Bueno, seamos más precisos, quizá el cine en sí, como modo de expresión, no dejó de latir entonces, lo que sí pasó a la historia definitivamente fue el hecho de “ir al cine”.

Estoy completamente de acuerdo con José Luis Garci: el cine no es ver películas antiguas en el video o en dvd, ni siquiera ir a verlas hoy en una pantalla grande, como yo mismo recordaba hace poco en esta misma página. No. Ir al cine, ir a ver una película al cine era una experiencia vital de carácter radical e intransferible que requería la presencia interior de un ingrediente hoy por completo desaparecido. ¡La ingenuidad! Se trataba de tener fe cómplice en lo que sucedía en la gran pantalla, de “tragárselo” de principio a fin sin cuestionarlo desde un punto de vista realista, o intelectual. No, uno antes se sentaba en la butaca con el espíritu virgen, dispuesto a maravillarse, a alucinar con lo que se le proponía. Yo creo que jamás vi ya así cine, quizá siendo muy niño, a finales de los años sesenta del pasado siglo, cuando los estertores de ir al cine eran ya gritos de defunción certificada.

Hemos perdido ingenuidad, o mejor dicho, la hemos echado por la borda como ofrenda inequívoca a los tiempos que corren. Lo que le ocurrió al cine hace décadas le ocurrió también, casi a la vez, a la ópera. De repente muy pocos atesoraban un cargamento de ingenuidad suficiente como para aceptar la exigencia de fe que solicitaba lo que desde el escenario se ofrecía. Y de repente, ante la muerte de la heroína cantada durante diez minutos agónicos sólo ofrecemos la recompensa altiva, pagada de sí misma, de nuestra risotada: “a mi me van a engañar, qué estupidez, como se va a estar muriendo alguien y se va a poner a cantar durante diez minutos, qué memez…”.

Sí, ya no somos memos, ya no somos ingenuos, ya nadie nos la “da con queso”…, y la consecuencia que es se acabó eso de ir al cine, eso de derramar una lágrima conmovida por el adiós a la vida de la soprano. Es el signo de los tiempos, nada puede hacerse, tal vez, como mucho, lanzar un suspiro por nuestra ingenuidad irremediablemente perdida.

***

Últimas colaboraciones de Juan Antonio González Fuentes en Ojos de Papel:

-LIBRO: Stieg Larsson: Millennium 3. La reina en el palacio de las corrientes de aire (Destino, 2009).

-PELÍCULA: Niels Arden Oplev: Millennium 1: Los hombres que no amaban a las mujeres (2009).

Más de Stieg Larsson:

-Millenium 1. Los hombres que no amaban a las mujeres (Destino, 2008)

-Millennium 2. La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina (Destino, 2008)


NOTA: En el blog titulado El Pulso de la Bruma se pueden leer los anteriores artículos de Juan Antonio González Fuentes, clasificados tanto por temas (cine, sociedad, autores, artes, música y libros) como cronológicamente.


Comentarios
03.09.2009 0:27:29 - consuelo



Id a ver District 9, la magia de creer la historia que se desarrolla en el ecran y emocionarse por lo visto y reflexionar luego sobre nuestra condicion, candidamente, a la luz de lo visto.










  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Yokai, monstruos y fantasmas en Japón, de Andrés Pérez Riobó y Chiyo Chida (Satori, 2012)
  • Publicidad

  • Autores

    Entrevista a Javier Cercas