Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Paul Preston: El zorro rojo. La vida de Santiago Carrillo (reeña de Iván Alonso)
  • Cine

    La apología de la desesperación: notas sobre Anticristo de Lars Von Trier (por Pavel Lukianov)
  • Sugerencias

  • Música

    The Fall, CD de Norah Jones (por Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    Por qué los contenidos propios de un web son el mayor activo de las empresas en la Red
  • Temas

    Los límites de la revolución biotecnológica
  • Blog

    La batalla de las Termópilas en el Blog de Juan Antonio González Fuentes
  • Creación

    Dinu Flamand: En la cuerda de tender
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
Bob Dylan: <i>The Witmark Demos</i> (2011)

Bob Dylan: The Witmark Demos (2011)

    GÉNERO
Música

    TEMA
Critica de The Witmark Demos: 1962-1964, CD de Bob Dylan (por Marion Cassabalian)

    OTROS DATOS
Lanzamiento: 2011. Discográfica: Sony Music. Producción: Jeff Rosen, Steve Berkowitz y Maria Triana. Edición: Bob Dylan. Mezcla: Mark Wilder. Diseño: Geoff Gans




Magazine/Música
The Witmark Demos, CD de Bob Dylan
Por Marion Cassabalian, viernes, 01 de julio de 2011
Con 45 álbumes en estudio, decenas de ‘hits’ internacionales y una carrera asombrosa, Bob Dylan es uno de los artistas más prolifero y más respetado del siglo 20. Hoy, bajo el nombre de The Witmark Demos, sale a la luz un recopilatorio de los 47 primeras creaciones del este artista inigualable, compuestas entre 1962 y 1964, cuando el artista todavía no había cumplido los 25 años y recién llegaba a la Gran Manzana.
Por fin llego la novena entrega de The Bootleg Series, los recopilatorios de inéditos de este increíble compositor, músico, escritor, poeta y hasta pintor llamado Bob Dylan. La riqueza musical de este asombroso artista parece no tener límites. Después de haber descubierto hace tres años, 27 temas inéditos compuestos en los años 80 en la octava entrega de The Bootleg Series, titulada Tell Tale Signs, el trovador de Minnesota vuelve a sorprendernos con 47 temas originales -de los cuales 15 son inéditos-, compuestos entre los años 1962 y 1964, reagrupados bajo el nombre de The Witmark Demos.



Bob Dylan: The Witmark Demos Trailer (vídeo colgado en YouTube por BobDylanTV)

Este doble álbum es una muy completa retrospectiva sobre los debuts de este joven compositor llamado Robert Allen Zimmerman, que todavía no había cumplido los 25 años cuando compuso estos temas y recién había llegado solo, con su guitarra debajo del brazo, a la Gran Manzana…

El 24 de mayo del 1941, cuando nació el pequeño Robert, hijo de judíos inmigrantes ucranianos y lituanos, en la ciudad minera y tradicional del norte de Estados Unidos de Duluth, nada lo predestinaba a ser uno de los músicos más respetados de la segunda mitad del siglo 20. Curiosamente, mientras su padre trabajaba en una tienda de electrodomésticos, Robert empezó a interesarse por la música. Primero, con 8 o 9 años, tocó el piano. Poco tiempo después, se inició a la guitarra y al armónica, influenciado por el blues de la época que sonaba en todas las radios del país, con artistas como Blind Willie Johnson o Will Bennett, por ejemplo. Su creciente atracción hacia todo tipo de arte lo llevó incluso a inscribirse en la universidad de Minnesota para seguir clases pero, rápidamente, el chico ya adolescente prefirió dedicar su tiempo a ensayar los temas de folk que se escuchaban entonces.

A los 18 años, ya tenía claro que sería un artista. A partir de entonces, decidió usar el apodo de Bob Dylan, inspirado del nombre de un tío llamado Dillion. El último empujón que lo decidió a salir de su pequeña ciudad sin futuro para empezar una gran carrera en la ciudad más frenética del país, fue el hallazgo de la biografía del guitarrista Woody Guthrie, el que se convirtió en su mentor y su principal fuente de inspiración.



Bob Dylan: "Blowing In The Wind" (vídeo colgado en YouTube por ZIRROW035)

En 1961, Dylan llega a Nueva York y se instala en el barrio fetiche de esta ciudad invadida por el espíritu sesentero, Greenwich Village. Convencido de que iba a ser un gran artista, Dylan se inventa un pasado tortuoso de huérfano proveniente de Nuevo México, pensando que esta imagen de chico perdido y salvaje convendría mejor a su futura fama.

En esta época, el barrio pulula de artistas. El Café Wha, entro frecuentado según las épocas por Jimi Hendrix, Jimmy Page, los miembros de The Velvet Underground, Patti Smith y Bruce Springsteen entre muchos otros, le da su primera oportunidad en el escenario. Dylan gusta pero su estilo es todavía demasiado marginal. Su encuentro con Guthrie, hospitalizado en los afueras de la ciudad, y con el circulo intimo del guitarrista, le da confianza para seguir en su camino de trovador solitario.

Sensible y curioso, el joven compositor abre grande los oídos y los ojos (¡y el corazón!), impregnándose con todo lo que lee y escucha en los medios y en las decenas de libros prestados por sus nuevos amigos, algunos particularmente comprometidos y cultos, descubriendo desde Rimbaud hasta los clásicos griegos, pasando por Brecht.



Bob Dylan: "Guess I'm Doing Fine" (vídeo colgado en YouTube por BobDylanTV)

Pero sobre todo, Dylan está a la escucha de lo que pasa en las calles en una época particularmente compleja y cambiante: por un lado, se eternizan las guerras en oriente y oriente medio y se erigen muros en Europa; por otro lado, sopla un viento de libertad y de emancipación, en los Estados Unidos, por supuesto, con Kennedy en el poder y un creciente movimiento pacifista y contestatario precursor del “I Have a Dream” de Martin Luther King, pero también en África con la dolorosa independencia de Argelia y de otros países como Costa de Marfil, el Congo belga, Mauritania o Madagascar por ejemplo.

Dylan, como todos los jóvenes de la época, se impregna de esta efervescencia política, pero también de sus cambios internos, para enriquecer su trabajo que consiste básicamente en prenderse un cigarrillo, agarrar su guitarra y su harmónica durante horas y grabar, grabar decenas de canciones de las cuales 47 reaparecen hoy bajo el nombre de The Witmark Demos (del nombre de su primer productor).



Bob Dylan y The Byrds: "Mr. Tambourine Man" (vídeo colgado en YouTube por kevinwayne50)

Hoy, sabemos que algunos de estos temas grabados en la intimidad de este joven compositor, como “The Times They Are A-Changin'” o “A Hard Rain’s A-Gonna Fall”, se convirtieron en éxitos internacionales y que otros fueron interpretados por decenas de artistas como Stevie Wonder, Peter, Paul and Marie o Joan Baez (“Blowing in the Wind”) o The Byrds (“Mr Tambourine Man”), pero en esta época, fue simplemente el reflejo de una necesidad de cambios también en el mundo de la música.

La voz ronca y el estilo campechano y franco de Dylan terminó por enganchar al mismísimo productor John Hammond de Columbia Records (con artistas como Billie Holliday o Bessie Smith en su empresa), que le propuso en septiembre del 1961 su primer contrató y, de esta manera, dio alas a uno de los músicos hoy en día más respetado del planeta.

Además de ser un increíble catálogo de las primeras creaciones de este artista inigualable, este doble álbum es una excelente fotografía sonora de una época. 



Joan Baez sings for Bob Dylan (vídeo colgado en YouTube por softsteps)
  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Pensar con la historia, de Carl. E. Schorske (por Manuel Álvarez Tardío)
  • Publicidad

  • Autores

    Jacques Darras rinde homenaje a México en Irruption de la Manche, punto final de su "obra magna"