Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Henry y Cato, de Iris Murdoch (reseña de Ana Matellanes García)
  • Cine

    El cine útil: Las películas de 2011 (por Carlos Abascal Peiró)
  • Sugerencias

  • Música

    Roots and Grooves, de Maceo Parker
  • Viajes

  • MundoDigital

    La creación de contenidos web en la era de la economía de la atención
  • Temas

    México: pactar o destruir (por Renward García Medrano)
  • Blog

    Don Quijote en la música española en el Blog de Juan Antonio González Fuentes
  • Creación

    Luis Antón del Olmet: Historias de asesinos, tahúres, daifas, borrachos, neuróticas y poetas
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
Araceli Palma-Gris: <i>La sinfonía del hombre</i> (Ediciones Carena, 2009)

Araceli Palma-Gris: La sinfonía del hombre (Ediciones Carena, 2009)

    AUTORA
Araceli Palma-Gris

    LUGAR DE NACIMIENTO
Águilas (Murcia)

    BREVE CURRICULUM
Reside en Barcelona desde los 17 años. Se interesa y realiza actividades para fomentar el gusto por la poesía, participando en conferencias, recitales y en la publicación de revistas literarias. Cofundadora de Ediciones Carena. Entre sus obras destacan Acantilados (Editorial Devenir, Madrid,1993), Amarillo o Páramo (Ediciones Carena, Barcelona, 1994), Luces dispersas (Ediciones Carena, Barcelona, 2000) y Taio (Ediciones Carena, 2006)




Creación/Creación
Araceli Palma-Gris: La sinfonía del hombre (Ediciones Carena, 2009)
Por Araceli Palma-Gris, lunes, 1 de febrero de 2010
En La sinfonía del hombre, Araceli Palma-Gris> habla de todas esas cosas de la vida que nos hacen sufrir y, a la vez, amar al estar vivos. Sus palabras son de carne y hueso, su poesía es entendida por la autora como una ofrenda a los otros, nunca como la validación de su valía poética. Es literatura bajo el esplendor del sentimiento


DESDE EL FUERTE ROJO
El emperador Shah Jahan a su esposa Mumtaz Mahall

Como surge de la niebla tu figura,
momento azul que fuiste:
celosía, resguardo de la luz estrepitosa,
batir de nuevas alas donde apoyar
mi vuelo y atesorar perfume.

Poseer tu recuerdo es mi decoro,
hondura mística que el Taj Mahal expone,
portavoz de la altura en esta angustia lila
que otorga mansedumbre
y llena de ternura mi amado cautiverio.



TAJ MAHAL

Ante la magnitud en levitación,
un arrebato, una locura mística
solemniza el arrobo.

Como cisne embriagado se desliza el color,
la luz, siendo de vuelo,
se perpetúa en el mármol.

Se adivina la permanencia
etérea del amor,
ya de abrazo imposible.



BENARÉS

Y la paz fue conmigo,
y fue también la luz,
la plenitud en desorden.

Y fue el dardo, el dolor rudo;
el estrago, lo excelso;
más allá, más aun del total.



GANGES

Rubor alzado en vilo
está limando el día.
Se debate la magia con el viento
y jadea la luz en su abandono.

Es dulce caminar por este margen
en donde lo sublime se recoge
iniciando el asombro.
Ganges: no admirar tu discurso es imposible.
¡Oh muerte, oh colorido, oh belleza!



GOA: ENCUENTRO CON LA MAGIA

Sentiré en otro espacio…
¡pero será otra cosa!

Aquí, todos son símbolos
discutiendo su mundo.

Huracán de colores,
buscando su paleta.

Brisas entrelazándose,
luz en repliegue.

Clandestinos encuentros
con la magia

y ese mar hecho azogue
astrolabio de Venus.



VISITA A LA CASA DE GANDHI

Qué sencillez la tuya,
qué libertad tan digna,
tan bien adjudicada.

Qué deberes en uso,
qué elegancia de espíritu;
qué dulce ministerio.

De cálidas humean las palabras
que salen de tu abismo.



NIÑOS DE LA INDIA

Y de pronto,
la angustia en esplendor,
la tristeza que inunda
la multitud del yo.

Relucían sus ojos,
mientras sus pies descalzos
hollaban las miserias de la tierra.

¡Hay niños de la India,
cuánta fecundidad desertizada,
cuánto vuelo en desorden!



A TERESA DE CALCUTA

Y bajo la cubierta de abandono,
el entramado azul de tu acogida.

Amor de pino y de muérdago
entrelazando el latido.



MONZÓN

Después de la tormenta
hiciéronse sonoros los matices.

Adormecía el arrullo
del goteo de las hojas.

Estaban empapadas
la memoria y las luces.



Nota de la Redacción: agradecemos a Ediciones Carena en la persona de su director, José Membrive, la gentileza por permitir la publicación de este fragmento del poemario de Araceli Palma-Gris, La sinfonía del hombre (Ediciones Carena, 2009).
  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Salvamento, de Joseph Conrad (reseña de José María Lasalle)
  • Publicidad

  • Autores

    Ulrich Beck aborda las modificaciones en el ámbito de las relaciones laborales