Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Thoreau, Ortiz, De Negri, Ellsberg, Sulzberger, Bradlee, Manning, Snowden, et al
  • Cine

    Entrevista a Tim Adler, autor del libro Hollywood y la mafia (Ma Non Troppo, 2008)
  • Sugerencias

  • Música

    Mr Love and Justice, CD de Billy Bragg (crítica de Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    La creación de contenidos web en la era de la economía de la atención
  • Temas

    Mauthausen, el campo de los españoles
  • Blog

    A Brahms no lo quería Hitler (Blog de Juan Antonio González Fuentes)
  • Creación

    Poética o nombrar la transparencia (Rosana Acquaroni)
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
martes, 20 de mayo de 2008
El arte de vivir apasionadamente. Memoria, ciencia, analfabetismo y libros en la transmisión del flamenco
Autor: José Membrive - Lecturas[5146] Comentarios[1]
El flamenco es el arte de vivir la vida apasionadamente, es más que un arte musical, un arte vital. Por eso los libros sobre flamenco pueden interesar incluso a quien no tenga interés alguno por el cante, el toque o el baile hondo

José Membrive

José Membrive

Es cierto que el flamenco, como el tango o como el jazz, nació en rincones y hogares marginados, sin luz ni taquígrafos que tomaran nota de los primeros pasos de estos artes tan colosales.

Pero la impericia en la lectura y escritura de estos primeros creadores no impidió reconocer que en su memoria albergaba una riquísima gama de experiencias musicales acrisoladas por los siglos. La memoria estética junto a la pujanza que el arte sabe infundir en las almas, obraron de levadura en la masa musical heredada que, cociéndose en los oscuros hogares, dio lugar al nuevo arte.

La creación colectiva del flamenco, tenía, sin saberlo reminiscencias de la “puellae gaditanae” romanas, sones orientales y casticismo dieciochesco. Milagrosa ciencia con lenguaje musical que se transmitió de siglo en siglo, sin que los libros ni las escuelas ocuparan un lugar relevante. De ahí la casi verdadera leyenda romántica de un arte sublime creado por “analfabetos”.

La música, el tono, el ritmo y los variadísimos recursos melódico-bucales del flamenco han sido legados de generación en generación “de oído”, dada la dificultad de expresar en un pentagrama tanto dolor, tanta pasión y tanta intensidad vital.

Pero los tiempos cambian: el flamenco ha salido de los oscuros rincones semiclandestinos y camina hacia un arte de referencia mundial. Un arte con una larga historia, un arte singularísimo y torrencial y como todo arte contemporáneo ha de ir acompañado de un corpus teórico que explique a los no iniciados el significado de los ritos, los movimientos y los ritmos que fluyen de él. Si cada arte, como lo definía mi admiradísimo maestro Cesáreo Rodríguez-Aguilera es una religión incruenta, es indudable que los sacerdotes y sacerdotisas son los artistas, pero, como tampoco hay religión sin teología, también el flamenco necesita de sus teóricos: flamencólogos, historiadores, músicos, analistas: yo los llamo los apóstoles del flamenco. No hay arte sin su ciencia y no hay ciencia sin teóricos y no hay teóricos sin doctrina y no hay doctrina sin libros. Y en ese último escalón es donde se inscribe la importancia de Ediciones Carena y de otras editoriales que han apostado por llenar el vacío teórico que amenazaba los cimientos de nuestro arte.
Faustino Núñez: Guía comentada de la música y el arte preflamencos (1750-1805) (Ediciones Carena, 2008)
 
Faustino Núñez: Guía comentada de la música y el arte preflamencos (1750-1805) (Ediciones Carena, 2008)

Ediciones Carena, siendo una editorial pequeña, no renuncia a aportar su granito de arena para insuflar vitalidad a este “cuerpo místico-flamenco”. En nuestro catálogo no faltan quienes han buceado lúcidamente en el pasado de este arte como Cristina Cruces en su El flamenco y la música andalusí, o la incansable disciplina de Faustino Núñez investigando año tras año para aportar un raudal de luz sobre la música que se hacía en España en la segunda mitad del siglo XVIII en su impagable Guía comentada de la música y el baile preflamencos (1750-1808); Agustín Gómez, a modo de evangelista, desvela el basamento estético en el que se sustenta nuestro arte en su De estética flamenca. Francisco Hidalgo nos ha aportado tres libros luminosos sobre las andanzas del flamenco en Cataluña y parte del extranjero en su libro Como en pocos lugares. Noticias del flamenco en Barcelona; ha indagado en las relaciones entre intelectuales catalanes y andaluces en su Sebastià Gash: el flamenco y Barcelona, y ha seguido los pasos de la sin par Carmen Amaya, en su biografía Cuando duermo sueño que estoy bailando (agotada y en fase de reedición). La comedia flamenca de Eugenio Cobo indaga en la presencia del flamenco en los tablaos durante la segunda mitad del siglo XIX y primera del XX; Jose Manuel Gamboa resucita al Sernita y, con él, a aquella durísima época de hambre, señoritos y emigración (Sernita de Jerez ¡Vamos a acordarnos!). Jose Luis Ortiz Nuevo puso en jaque a los “flamencólicos” y demás fauna tridentina con su Alegato contra la pureza (actualmente agotado y en fase de repesca). Entre las planchas de la imprenta y las manchas de las tintas están adquiriendo forma dos nuevas propuestas: El Cante de las Minas: notas a pie de festival en el que Francisco Hidalgo da luz y recoge la alegría del uno de nuestros más singulares festivales de flamenco: el de La Unión.

En el último, la alemana Nadine Cordowinus nos aporta riquísimas reflexiones sobre el flamenco visto y vivido desde fuera Tradición y experimentos en el baile flamenco: Rosa Montes y Alberto Alarcón. En otro género: el de la novela flamenca, Ediciones Carena también ha aportado una original recreación, Soleá, esta vez a cargo de Mara Lea Brown, del ambiente de nuestros pueblos flamencos allá por los cincuenta-setenta.
 
Estas aportaciones que nosotros humildemente canalizamos con todo el cariño y la pasión, y ahí está Pilar, haciendo de la colección su propia vida, van a tener continuidad. Pero, aparte de eso, estoy convencido de que pueden insuflar en sus lectores –sean o no aficionados al flamenco- el arte de vivir intensamente, el gozo en la inmersión sentimental, el éxtasis mágico de su majestad el duende habitando fugazmente las galerías de su alma. Porque el flamenco no está sólo en los tablados, está también en las páginas que transpiran las llamas negras del arte hondo.


NOTA: En el blog titulado Besos.com se pueden leer los anteriores artículos de José Membrive, clasificados tanto por temas (vivencias, creación, sociedad, labor editorial, autores) como cronológicamente.

Comentarios
26.09.2008 13:34:38 - PEDRO CALLEJAS BARROSO



Soy un aficionado al flamenco que desconocía la editorial CARENA. Aplaudo su iniciativa de publicar libros de flamenco, ya que al ser un arte minoritario hay que ser valiente para ariesgar el dinero con la publicación de libros sobre dicho arte. Mi enhorabuena y a seguir por el mismo camino.
Mi dirección es la siguiente:

C/ La Palma Nº 5. 14620 - El Carpio (CÓRDOBA). Si teneis catálogos de vuestra editorial, por favor, remítídmelos. Muchas gracias.










  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    El mensaje del muerto, de Florence Marryat (por Ana Matellanes García)
  • Publicidad

  • Autores

    “Aquellos eran tiempos”. El pasado y la identidad en la obra de Antonio Muñoz Molina