Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Vladímir Vysotski: Zona Desmilitarizada
  • Cine

    Joseph McBride: Tras la pista de John Ford .Centauros del Desierto
  • Sugerencias

  • Música

    Puerto Presente, CD de Macaco (crítica de Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    La creación de contenidos web en la era de la economía de la atención
  • Temas

    Los huérfanos de exilio (por Miguel Veyrat)
  • Blog

    El Chino, de Henning Mankell (por Juan Antonio González Fuentes)
  • Creación

    "Poniente" de Miguel Veyrat (Bartleby Poesía), una bienvenida a la literatura del siglo XXI
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
miércoles, 3 de enero de 2007
Flannery O'Connor cuenta cuentos del Sur
Autor: Juan Antonio González Fuentes - Lecturas[8644] Comentarios[0]
Un libro formidable escrito por una muchacha que mientras narraba su visión del mundo, veía crecer en la tranquilidad de su pueblo a los pavos que le daban de comer. Imprescindible en cualquier biblioteca que se precie.

www.ojosdepapel.com

Juan Antonio González Fuentes

¿Son compatibles la cría de pavos y la literatura? Pues parece que en principio no hay ningún problema. Al menos así lo demuestra la vida de la escritora norteamericana Flannery O’Connor.

Nacida en el sur del país, concretamente en la ciudad de Savannah (Georgia) en 1925, y fallecida cuando The Beatles rodaban bajo las órdenes de Richard Lester la película A hard day’s night, es decir, en 1964, O’Connor estudió en el State College femenino de Georgia y en la Universidad de Iowa, aunque pasó prácticamente todo lo que le quedaba de vida en la pequeña ciudad de Milledgeville, también en el estado de Georgia, dedicada a la escritura y a la cría y engorde de pavos. Bichos que crió, imagino, destinados mayoritariamente para servir de alimento a sus compatriotas en fechas tan señaladas como Navidad o Acción de Gracias.

www.ojosdepapel.com

Flannery O’Connor

Como quizá no podría ser de otra manera, la obra narrativa de Flannery O’Connor está ambientada en el Sur de los EE.UU, en paisajes agrarios y casi deshabitados en los que de repente surgen pequeñas ciudades reducto de predicadores ambulantes, de familias campesinas ignorantes, egoístas y ávidas, de negros y blancos enfrentados en unas relaciones racistas y tradicionales.

Se trata en definitiva de una realidad y de unos personajes locales caracterizados por lo que podríamos denominar la narrativa sudista después de William Faulkner, en la que la escritora revela la divinidad humana más huérfana bajo la piel de la pura perversidad, lo grotesco, lo cainita y la locura.

www.ojosdepapel.com

Flannery O’Connor: Cuentos completos (Lumen, 2006)

Bajo el título de Cuentos completos, y con un radiante prólogo de Gustavo Martín Garzo, la editorial barcelonesa Lumen ha editado un volumen que reúne las dos recopilaciones de relatos publicados por la autora con los títulos Un hombre bueno no es fácil de encontrar y Las dulzuras del hogar. En estos relatos traducidos ahora al español es donde O’Connor hace aparecer su personal y católica visión teológica de la existencia, desplegando una variopinta y brillantísima amalgama de imágenes poéticas, símbolos, arquetipos, que son un eficaz y excepcional punto y a parte con respecto a sus historias de desheredados sureños.

Un libro de cuentos formidable escrito por una muchacha que mientras narraba su visión del mundo, veía crecer en la pasmosa tranquilidad provinciana de su pueblo a los pavos que le daban de comer. Imprescindible en cualquier biblioteca que se precie.

________________________________________________________________
NOTA: En el blog titulado El Pulso de la Bruma se pueden leer los anteriores artículos de Juan Antonio González Fuentes, clasificados tanto por temas (cine, sociedad, autores, artes, música y libros) como cronológicamente .


Comentarios









  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Del Imperio a la decadencia, de Henry Kamen (reseña de Inés Astray Suárez)
  • Publicidad

  • Autores

    Ve y dilo en la montaña: James Arthur Baldwin (por Miguel Ángel Sánchez de Armas)