Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Fukushima. Vivir el desastre, de Takashi Sasaki (reseña de Ana Matellanes García)
  • Cine

    Yo soy el amor (Io sono l’amore), película de Luca Guadagnino (por Eva Pereiro López)
  • Sugerencias

  • Música

    The Traveling Wilburys Collection
  • Viajes

  • MundoDigital

    La creación de contenidos web en la era de la economía de la atención
  • Temas

    La sociología frente a Auschwitz
  • Blog

    Walt Whitman en el Blog de Juan Antonio González Fuentes
  • Creación

    Luis Antón del Olmet: Historias de asesinos, tahúres, daifas, borrachos, neuróticas y poetas
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
jueves, 8 de abril de 2010
Disparar a Roberto Bolaño leyendo Crepúsculo y Harry Potter
Autor: Iván Alonso - Lecturas[5646] Comentarios[2]
“Lector mal-herido” es un blog literario de la posmodernidad, es decir, lo mismo te desmenuzan entre gracietas una novela que te ponen la foto de unos árabes pipa en mano, como si eso por sí sólo significara algo o diera una idea de sí mismos. Hace unos días les dio por meterse con una de las vacas sagradas literarias, Roberto Bolaño, y me encanta. Aunque a mí sí me gusta el novelista chileno desaparecido, me interesa leer otras opiniones distintas, ver en qué discrepa mi manera de entender a un autor y la que tienen otros, ávidos lectores supongo. Pero como quiera que soy seguidor del finado, y que además he escrito una crítica muy elogiosa de su obra póstuma, “El Tercer Reich”, voy a usar de la misma libertad que ellos tienen para ironizar con el de Blanes para hacer un tanto yo con ellos


Iván Alonso es historiador y periodista

Lector mal-herido es un blog literario de la posmodernidad, es decir, lo mismo te desmenuzan entre gracietas una novela que te ponen la foto de unos árabes pipa en mano, como si eso por sí sólo significara algo o diera una idea de sí mismos. Hace unos días les dio por meterse con una de las vacas sagradas literarias, Roberto Bolaño, y me encanta. Aunque a mí sí me gusta el novelista chileno desaparecido, me interesa leer otras opiniones distintas, ver en qué discrepa mi manera de entender a un autor y la que tienen otros, ávidos lectores supongo. Pero como quiera que soy seguidor del finado, y que además he escrito una crítica muy elogiosa de su obra póstuma, El Tercer Reich, voy a usar de la misma libertad que ellos tienen para ironizar con el de Blanes para hacer un tanto yo con ellos

Dicen el o los reseñadores –van de rollo anónimo, otra nueva hazaña posmoderna- que la obra de Bolaño se beneficia de una feliz boda con el público. Aquí su comentario empieza mal, atufa a envidia de bancada de colegio, a desprecio acomplejado por el aplicado de la clase. En realidad no sé a qué boda con el público se refieren, pero esta tendría pocos invitados. Invito a cualquiera de ellos a que hagan un viaje en transporte –público, valga la redundancia- y que cuenten cuántos Bolaños ven entre las manos del pueblo valiente y justiciero. Como el metro es el auténtico sondeo de lectura que reconozco, les desanimo de entrada. No he visto nunca a nadie leer a Bolaño en el suburbano, y sólo una vez, en la cola de matriculación de una escuela de idiomas –terreno iroqués, abonado por tanto para los kraken culturales-, vi a un tipo leyendo 2666. Eso es todo. En realidad Bolaño es un best-seller sí, pero de élites. Se me podrá discutir si de la élite cultureta o de esa élite que se reúne en un bar oscuro entre nubes de porros y vasos de cerveza malteada. Da igual. El asunto es que ni en los autobuses ni en las listas de ventas verán nunca a Bolañito y sus detectives salvajes. Y si no me creen que bajen de la limusina literaria y dejen de rodearse ya de la mafia intelectual mamporrera.

Roberto Bolaño

Roberto Bolaño

El asunto sigue y abordan la extensión de 2666. Dicen, no sin cierta gracia, que la novela está escrita pensando en “voy a escribir una novela de 1.000 páginas” y llena de cosas intrascendentes, cotidianas. Ignoro de qué tremendos y homéricos asuntos llenarían estos sujetos sus novelas, pero también pasan muchas cosas en las novelas de Robin Cook, de Paulo Coelho y de Tom Clancy y, seguro, no les tienen tanto aprecio. Parece que les ofende la descripción de la normalidad, de la vida anodina de una persona. Me sorprende esa afirmación conociendo sólo parte de la literatura del siglo XX, en la que escritores igual de peñazos o geniales que el chileno nos enseñaron a seguir con cierta pasión el día cotidiano de un hombre en Dublín, las divagaciones intelectuales de los pacientes de un sanatorio en Suiza o cómo lo tremendo se puede agazapar en el alma de unos sureños de Estados Unidos estafados por la historia y su propia brutalidad. Pero claro, igual ellos prefieren las aventuras de Harry Potter donde, está garantizado, pasan un montón de cosas interesantes por página cuadrada y, cuando menos te lo esperas, las escobas vuelan, los hechizos triunfan y los malos pierden. Fascinante.

Por último, como posmodernamente se aburren –y con esta palabra acaba su crítica, por cierto- resumen rápidamente que lo de Bolaño es escribir por escribir y que no tenía otro plan que tirar hacia delante llenando cuartillas. Aquí es donde el lector avezado de la obra del chileno, no el bolañista de secta sino el voluntarioso seguidor, se echa a reír y llega a compadecer a los mal-heridos de marras. Porque pensar que una novela como Los detectives salvajes, con su cuidada planificación estructural en forma de un diario interrumpido, con su cuerpo formado por piezas narrativas que se ensamblan en un complicado puzzle, es fruto de una improvisación, del delirio de un autor megalómano que sólo escribía por escribir como otros mean, delata falta de lecturas, más ganas de provocar que de quemarse las pestañas en un sofá pasando páginas.

Mal de nuestro tiempo este de hacer juicios a priori porque el caletre no te da para terminar una novela tan torrencial como imperfecta como es 2666 que, si supieran un poco, si hubieran leído, el escritor afincado en Cataluña no tuvo tiempo de revisar, ni casi concluir, y fue entregada a las planchas con la genialidad y deficiencias que cualquier lector medianamente atento podrá identificar. Pero nada, si los lectores mal-heridos se aburren, y se aburren mucho al parecer, tengo una lista de libros que igual les divierten, que son muy populares y que, seguro, les levantarán el espíritu. Por lo que parece la saga Crepúsculo es de lo más amena, la chavala que aparece en la película está muy buena por lo menos, y seguro que ahí no tendrán descripciones cotidianas, ni nada que en realidad suene más o menos posible, veraz o que, directamente, no de vergüenza ajena. También las novelas de zombies se están vendiendo muy bien y, bueno, frente al tostón de Sentido y sensibilidad, donde hay más parrafadas en torno a meriendas con té y pastitas que las que ellos podrían aguantar, tenemos ahora una versión con muertos vivientes al más puro estilo George A. Romero que vaya usted a comparar. Canela en rama. Oiga.   
 

***


Últimas colaboraciones (Abril 2010) de Iván Alonso en la revista electrónica Ojos de Papel:

LIBRO: Kenzaburo Oé: Renacimiento (Seix Barral, 2009)

LIBRO (marzo 2010): Roberto Bolaño: El Tercer Reich (Anagrama, 2010)

LIBRO (febrero 2010):
José María Mijangos: Soul Man (Lengua de Trapo, 2009)



NOTA: En el Blog de Iván Alonso se podrán leer los textos clasificados tanto por temas (artes, autores, cine, música, sociedad y periodismo) como cronológicamente.

Comentarios
15.04.2010 16:32:51 - pepsi



Pues digo yo, que no he leído a Bolaño, que no hablaré de lo que desconozco. Pero algo que jamás me gustó es que para ensalzar una obra haya que tirar por los suelos a otra. Hablar de Crepúsculo sin saber de monstruos y su evolución en las letras y el cine, más del por excelencia, vampiro, para decir qué tonterías sobre la protagonista femenina del film, es lamentable. A nivel literario los libros de Stephenie Meyer no son, desde luego, una joya pero cuentan bien lo que hay que contar, y ahora mismo esa mini-revolución creada en el género tiene su puntito de comparación con la que en su día produjo Bela Lugosi a la figura de Drácula. Para deleitarse solo con la palabra ya hay otros. Cosa que me encantaría, por cierto, que algún grande le diera por escribir sobre este género tan "despreciado". ¡Bufff!, Romero. Romero es un grande del Terror. Sus películas de zombies son muy buenas. Lleva marcando durante décadas los escenarios, la sociedad, los miedos, el desarrollo de los come-cerébros. Sí, señor: «Mal de nuestro tiempo este de hacer juicios a priori».


03.05.2010 18:28:12 - Iván Alonso



Pues te equivocas, porque sí he leído 'Crepúsculo' y la sensación es la de una absoluta pérdida de tiempo, y me niego a creer que tenga nada que ver con Romero, el gran George A. Romero, por una parte, ni con Bela Lugosi por otra, ni que supongan evolución alguna en nada, salvo en las cuentas de la escritora y su editorial.
La frase, por tanto, te la devuelvo: "Mal de nuestro tiempo es este de hacer juicios a priori".










  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Del Imperio a la decadencia, de Henry Kamen (reseña de Inés Astray Suárez)
  • Publicidad

  • Autores

    “Es la economía, estúpido”: entrevista a Muakuku Rondo Igambo (por Jesús Martínez,)