Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Henry y Cato, de Iris Murdoch (reseña de Ana Matellanes García)
  • Cine

    Cuscús, película de Abdellatif Kechiche (por Eva Pereiro López)
  • Sugerencias

  • Música

    Roll On, CD de J. J. Cale (por Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    ¿Realmente hay motivos para externalizar la gestión de un website?
  • Temas

    La imaginación histórica. Ensayo sobre novelistas españoles contemporáneos (por Justo Serna)
  • Blog

    Poemas en prosa desde Milán (por Juan Antonio González Fuentes)
  • Creación

    Entonces llegamos al fina, por Joshua Ferris
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
lunes, 22 de febrero de 2010
Vaticano`s Blues: los diez mejores discos de la historia del rock para la iglesia católica
Autor: Iván Alonso - Lecturas[5348] Comentarios[0]
El Vaticano ha recomendado los diez mejores discos de rock de la historia que más se acercan, según ellos, a los principios de la Iglesia




Iván Alonso es historiador y periodista

El Vaticano se pone la chupa de cuero. A través de L´Osservatore Romano ha publicado la lista de los diez mejores discos de rock de la historia, según los guardianes de los misterios y lo arcano. Algo así como lo que Cristo y su cuadrilla escucharían un sábado por la noche en el puticlub de Nablús de María Magdalena echando unas cañitas. Un top ten para que los buenos cristianos además de darle al gregoriano y sublimarse con esos cantos de misa llenos de vanas promesas de regreso, triunfo y redención, también apliquen su fe al vibrante rock y se dejen arrebatar por una guitarra eléctrica. Ya sabíamos todos que Jimmy Hendrix predicaba con su instrumento una fe más sincera y celestial que la del Evangelio, pero en la colina romana se acaban de enterar hoy.

La lista es flojita, no hay punkis, ni rastro de metaleros (con lo místicos que son) y para mí eterna desgracia tampoco están The Who, ni The Byrds, ni siquiera los Rolling Stones con lo pegados que ellos han estado siempre a las potencias extraterrenales, sección ángeles caídos. Una lástima. El primer puesto lo ocupan, para variar, The Beatles con su álbum Revolver. Parpadeo. De otra cosa no sabré, pero de ese disco sí y no puedo parar de sonreír como un fauno pensando en la confiada beata dominical que salga fortalecida del sermón sabiendo que ya puede escuchar la música del diablo con todas las bendiciones papales de su santidad y se dirija a una tienda, o al Spotify, a pincharse en vena el disco empapado en LSD de los Beatles.



The Beatles: "Yellow Submarine" (vídeo colgado en YouTube por AbbeyRoadForever)

Lo primero que oirá nada más ponerlo será la diatriba, muy cristiana, contra los recaudadores de impuestos de George Harrison llamada ‘Taxman donde se espera que “al morir cuentes las monedas que cierran tu ataúd”, una falta de confianza en la resurrección de la carne católica muy evidente. Tras Eleanor Rigby’ (esta sí la pueden escuchar hasta en la Universidad de Navarra) en ‘I’m Only Sleeping’ podrá atender la confesión de un John Lennon que ruega que le dejen dormir un rato más para, por ejemplo, escaquearse el domingo de ir a misa. ‘Here, There and Everywhere’ y ‘Yellow Submarine’ parecen adecuadas, e incluso elevadas, pero tras su blanca inocencia perviven la llamada febril al amor carnal (y no espiritual) y el canto naïf de una peña contenta porque se toman una pastilla ‘submarino amarillo’ y se van a flipar a un reino propio durante unas horas. Por si no les queda claro, cinco pistas más adelante se lo vuelven a subrayar con trazo grueso en ‘Doctor Robert’, simpático galeno que dispensa tripis a mayor gloria de los encuentros en la tercera fase con la Virgen María o, si nos ponemos, Jahvé y su tropa de comandantes alemanes del año 39.

Es, por tanto, saludable que el papado se abra por fin al chute generalizado y recomiende a su rebaño que se coloquen, follen como diablos en el monte y lo manden todo al carajo. La lista también incluye el disco Thriller de Michael Jackson, Pink Floyd y Oasis. No creo en el cielo (y mucho menos en el cielo que nos venden estos trileros de los respetables terrores humanos a la parca), pero si existiera y allí están Jacko, Lennon, Harrison y Syd Barret se tienen que estar partiendo por habérsela colado por fin a los del arpa celestial. El eterno señor todopoderoso que mira con indiferencia las matanzas que provoca su mundo en lugares como Haití, ahora ameniza sus días de silencio con los impulsos guitarreros de Carlos Santana y su buen rollo carcelario ahumado en maría. Quién sabe, igual el rock expande la mente del ‘only the one’ y amado padre y se decide a bajar su legendario brazo para castigar por fin a los malos cantantes de pachanga y darle el poder y la gloria eterna a Iggy Pop. Lo estamos esperando. 

***


Últimas colaboraciones (FEBRERO 2010) de Iván Alonso en la revista electrónica Ojos de Papel:

LIBRO: José María Mijangos: Soul Man (Lengua de Trapo, 2009)



NOTA: En el Blog de Iván Alonso se podrán leer los textos clasificados tanto por temas (artes, autores, cine, música, sociedad y periodismo) como cronológicamente.

Comentarios









  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Yokai, monstruos y fantasmas en Japón, de Andrés Pérez Riobó y Chiyo Chida (Satori, 2012)
  • Publicidad

  • Autores

    James Joyce, profeta de la nueva moral (por Miguel Ángel Sánchez de Armas)