Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    José Fernando Siale DJangany: En el lapso de una ternura (reseña de José Cruz)
  • Cine

    El cine útil: Las películas de 2011 (por Carlos Abascal Peiró)
  • Sugerencias

  • Música

    “Begin to Hope”, de Regina Spektor
  • Viajes

  • MundoDigital

    ¿Realmente hay motivos para externalizar la gestión de un website?
  • Temas

    Los huérfanos de exilio (por Miguel Veyrat)
  • Blog

    Una clase de Educación para la Ciudadanía en vivo y en directo (Blog J. A. González Fuentes)
  • Creación

    El Incendiario, de Miguel Veyrat
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
Steven Bach: Leni Riefenstahl (Circe, 2008)

Steven Bach: Leni Riefenstahl (Circe, 2008)

    TÍTULO
Leni Riefenstahl

    AUTOR
Steven Bach

    EDITORIAL
Ediciones Circe

    GÉNERO
Biografía

    OTROS DATOS
Traducción de Beatriz López-Buisán. Barcelona, 2008. 455 páginas. 29 €



Steven Bach

Steven Bach

Leni Riefenstahl (1923)

Leni Riefenstahl (1923)


Reseñas de libros/No ficción
Steven Bach: Leni Riefenstahl (Circe, 2008)
Por Bernabé Sarabia, martes, 1 de julio de 2008
La maldición del Tercer Reich ha perseguido hasta más allá de su muerte a Leni Riefenstahl. Esta biografía de Steven Bach, cuya portada reproduce el retrato de la cineasta ya utilizado para la tapa de su libro de memorias, insiste una y otra vez en señalar a la realizadora alemana como una terca colaboradora del régimen nazi. Pese al tono acusatorio que tiñe toda la obra de Steven Bach, conviene advertir al lector que un autor tan poco sospechoso de antisemitismo como el norteamericano Eric Barnouw, profesor de la Universidad de Columbia y autor de un libro de referencia en la historia del cine como es El documental. Historia y estilo (Gedisa, 2005), contemplase a Leni Riefenstahl como una directora de cine políticamente ingenua, aunque premiada en los festivales de cine de Venecia y París por sus conocidos documentales sobre las Olimpiadas de Berlín de 1936.
Es igualmente curioso que se considere a quienes se dedicaron a producir documentales como personas destacadas en la construcción del nazismo. En ese sentido conviene recordar que los ingenieros aeroespaciales que desde la base de Penemünde a orillas del Báltico se consagraron con la construcción de misiles de largo alcance para bombardear Londres fueron llevados a Estados Unidos para trabajar en la NASA. Ingenieros aeroespaciales como Wernher von Braun (1912-1977), creador del cohete Saturno que impulsó el Apolo XI hacia la luna, o Ernst Stuhlinger (1913-2008), no sólo recibieron la nacionalidad norteamericana sino que terminaron sus vidas enseñando en universidades estadounidenses.

Para Leni Riefenstahl no hubo operación Paperclip, maniobra de los servicios de inteligencia americanos para sacar de la Alemania nazi a destacados científicos. Ella era, en cambio, una directora de cine nacida en 1902 en un barrio obrero de las afueras de Berlín. La capital de Alemania era entonces una ciudad de dos millones de habitantes que no tenía la calidad imperial de ciudades como Londres, París, Viena o Roma, poblaciones todas ellas con un glorioso pasado. Su excepcional vida fue un quehacer constante, marcado siempre por su colaboración con el Tercer Reich, hasta que le falló el corazón, en plenas facultades, el año 2003.



Llegada de Hitler a Nuremberg en el Triunfo de la voluntad (1935), de Leni Riefenstahl (vídeo colgado en YouTube por gus0327)

Hija de un lampista autoritario que acabó montando un saneado negocio en un Berlín que en los años treinta crecía con inusitada rapidez, y con un hermano inútil y mujeriego que moriría despanzurrado por una granada en el último tramo de la guerra, Leni Riefenstahl tuvo que espabilarse desde muy pequeña en un mundo hostil y machista. Su ajetreada vida, siempre girando en torno a emociones estéticas, queda registrada con minuciosidad de entomólogo en este volumen.

Steven Bach, autor de una biografía de Marlene Dietrich, no conoció a Riefenstahl, pero su examen de las fuentes documentales es riguroso y su narración está construida de un modo claro y sincero. Por desgracia -no soy el primero en escribirlo- la traducción no está a la altura.



Discurso de Hilter en el congreso de Nurember, Triunfo de la voluntad (1935) de Leni Riefenstahl (vídeo colgado en YouTube por kritikis)

Leni Riefenstahl sigue un orden cronológico dividido en tres grandes partes. En la primera, se muestra la Alemania de la República de Weimar. En Berlín se producen tiros y asesinatos constantemente. Steven Bach escribe: “La escasez de alimentos y la gripe en la posguerra produjeron el colapso de la moral de la preguerra”. En ese ambiente el lector contempla el crecimiento de una chica que cuando pasea por la Kurfürstendamm deja una estela de miradas masculinas. Una joven de diecinueve años, recién salida de un internado, que está decidida a ser ella misma y a triunfar en la vida. Su primera vocación es la danza, pero el cine es el gran espectáculo de la época y Leni Riefenstahl queda fascinada por un género muy del momento: las películas de montaña. Rodadas en los Alpes, las historias de escaladores y esquiadores llenaban los cines como años después lo haría el cine del oeste. Con una mezcla de audacia y astucia que caracteriza la vida de Leni Riefenstahl, se presenta al director por excelencia de los filmes alpinos, el reputado doctor Fanck, y consigue, tras aprender a esquiar y a escalar, sus primeros papeles de actriz.

En la segunda parte Steven Bach establece un paralelismo entre la toma de Alemania por parte de partido nazi y la ascensión a la gloria de una Leni Riefenstahl que ya no está delante de la cámara sino detrás. Aquí vemos a una mujer joven e inteligente que utiliza su belleza como un machete para abrirse paso en la selva que ha crecido en Alemania. Fascina al mismísimo Hitler, y este le encarga dos películas que son imprescindibles en la historia del cine. Primero, en 1935, El triunfo de la voluntad, un documental sobre un congreso del partido nazi en Nuremberg y, después, Olimpiada, otro documental sobre los Juegos Olímpicos de Berlín del año 1936. Con estos filmes Leni Riefenstahl se consagra, entra en el santa santorum del poder alemán. ¿Cómo lo consigue? Para Steven Bach la “genialidad de Leni consistió, en parte, en que se atrevió a hacer cosas que otros no podían o no querían hacer”. Si seguimos leyendo vemos que no se trataba sólo de atrevimiento. Detrás del éxito de Leni Riefenstahl estaban sus infinitas horas de dedicación a las mil tareas implicadas en la producción de una película. Situar cámaras, organizar el rodaje y ocuparse después de la sonorización y del montaje eran tareas de las que Leni Riefenstahl se ocupaba personalmente.

Escenas de las competiciones gimnásticas de Olimpiada (1936) de Leni Riefenstahl (vídeo colgado en YouTube por camolenaar) 

En la tercera parte el lector asiste a los desastres de la guerra y al proceso de desnazificación. Las acusaciones que pesan sobre Leni Riefenstahl son graves y tienen consecuencias. Aislada y sin dinero se defiende con uñas y dientes. No consigue volver a dirigir pero de repente descubre África: se va a Sudán a filmar y fotografiar a la tribu Nuba. Asombra al mundo con sus fotos y, a los setenta y cinco años, se hace submarinista a la vez que registra con sus cámaras los más bellos paisajes submarinos. Tras escribir dos polémicas autobiografías, muere en su casa cogida de la mano de Horst Kettner, su pareja desde 1968 y cuarenta y dos años más joven que ella.

¿Fue nazi Leni Riefenstahl? ¿Contribuyeron sus películas, sus conferencias, sus libros o sus viajes al exterminio de judíos, gitanos y tantos otros? Una lectura atenta, a veces entre líneas, de este volumen indica que efectivamente Riefenstahl admiró a ese cabo austriaco que fascinó a tanta gente, dentro y fuera de Alemania, hasta llegar a producir lo que sin duda fue la gran tragedia de la Europa moderna. Sin embargo, su responsabilidad directa no queda clara en la obra de Steven Bach.



Escenas de los saltos de trampolín de Olimpiada (1936) de Leni Riefenstahl (vídeo colgado en YouTube por davidherkt) 

  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Los habitantes del bosque, de Thomas Hardy (por Ana Matellanes García)
  • Publicidad

  • Autores

    Por los caminos de Proust o la vigencia de la tradición (por Miguel Ángel Sánchez de Armas)