Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Mala, CD de Devendra Banhart (por Marion Cassabalian)
  • Cine

    “Todas las familias felices se parecen”. La vida de Tony Soprano (por Justo Serna)
  • Sugerencias

  • Música

    Letter to the Lord, CD de Irma (por Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    Por qué los contenidos propios de un web son el mayor activo de las empresas en la Red
  • Temas

    ¿Repensar el islam? (por Ignacio Sánchez Sánchez)
  • Blog

    Discurso de Jesús Laínz en la Diada Catalana 2008 (Blog de Juan Antonio González Fuentes)
  • Creación

    Poemas de Besos.com, de José Membrive
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
Diego Valverde Villena

Diego Valverde Villena

    NOMBRE
Nicanor Gómez Villegas

    LUGAR Y FECHA DE NACIMIENTO
Villasevil de Toranzo (Cantabria), 1969

    CURRICULUM
Es Director del Colegio Mayor Universitario Isabel de España (Universidad Complutense), realiza colaboraciones en prensa y revistas especializadas. Es Doctor en Hª Antigua y Máster en Filología Hispánica. Amplió estudios en centros especializados de Roma, París, Bonn y Dublin. Su área de investigación es la Antigüedad Tardía. Ha publicado el libro Gregorio de Nazianzo en Constantinopla. Ortodoxia, heterodoxia y régimen teodosiano en una capital cristiana (Madrid, 2000)




Tribuna/Tribuna libre
La materia valverdiana
Por Nicanor Gómez Villegas, miércoles, 02 de abril de 2008
Diego Valverde Villena (San Isidro, Lima, Perú, abril de 1967) es un poeta virreinal cuya obra merece mucha atención. Daré referencia a continuación de los libros de poesía que ha publicado hasta la fecha: El difícil ejercicio del olvido (La Paz, Bolivia, 1997), Chicago, West Barry, 628 (Sueltos de la Selva Profunda, Logroño, 2000), No olvides mi rostro (Huerga y Fierro, Madrid, 2001), Infierno del enamorado (Valladolid, 2002), Sir Hasirim (Ediciones del Caracol Descalzo, Madrid, 2006) y El espejo que lleva mi nombre escrito (Darat al Karaz, El Cairo, 2006; traducción al árabe de una antología de sus poemas). Además de esta producción poética Diego Valverde ha realizado con asiduidad labores de traductor de obras literarias desde el alemán, francés, inglés, italiano y portugués al castellano. Se ha ocupado, entre otros, de Rudyard Kipling, George Herbert, John Donne, Arthur Conan Doyle, Paul Éluard, Valery Larbaud, Nuno Júdice, Jorge de Sousa Braga y Paul Celan.

En este breve  apunte quiero dar cuenta de la materia de la que extrae su poesía. La materia valverdiana, utilizando este tecnicismo de la ciencia filológica, es un acervo de miles de versos leídos siempre en su lengua original. Pero un acervo poético leído con una mirada especial, una mirada épica, como alguien ha dicho acerca de la poesía de Julio Martínez Mesanza, poeta que ha montado guardia en las mismas garitas que Diego Valverde Villena. En sus propias palabras: “las mitologías, las literaturas y las historias se convierten en acrósticos, en referencias a mi íntima búsqueda”. Un filólogo, el lector del poema de Borges, cuyas noches también están llenas de Virgilio, extrae su poesía desde el brocal de este pozo. Podríamos proponer el título de otro poema de Borges como lema de Diego Valverde Villena: “Al iniciar el estudio de la gramática anglosajona”.

Una tensión, un contrapunto, entre la materia de nuestro poeta nórdico (pues si Jaime Siles es nuestro poeta alemán, Diego Valverde Villena es nuestro poeta nórdico) y una realidad urbana, postmoderna, incluso bladerunneriana, de soledad pespunteada por las libaciones en la mesa de Odín y los encuentros amorosos regidos por el azar

La materia valverdiana: un mundo épico, de campos de batalla al alba, de mitos y de héroes, también de tumbas. Una poesía, la suya, que hay que leer con La rama dorada y con Snorri Sturlusson siempre a mano. Peculiar palimpsesto sus poemas en los que cada lectura añade, cual capas de cebolla, una nueva pátina de significado. Leer los poemas de Diego Valverde Villena es recordar todo lo que se ha leído antes de llegar a ellos. Estamos ante un poeta peregrino, un conmilitón de Sir Orfeo y Sir Tristán, que encuentra su filtro de amor en las miradas con las que se mide en ese otro campo de batalla, las calles de las grandes ciudades, único lugar en el que puede vivir.

Una tensión, un contrapunto, entre la materia de nuestro poeta nórdico (pues si Jaime Siles es nuestro poeta alemán, Diego Valverde Villena es nuestro poeta nórdico) y una realidad urbana, postmoderna, incluso bladerunneriana, de soledad pespunteada por las libaciones en la mesa de Odín y los encuentros amorosos regidos por el azar. Del campo de Marte al campo de Venus, donde el vocabulario del encuentro amoroso es el del combate y del acero de los poemas épicos anglosajones y las sagas irlandesas, de los combates de amor de los certámenes de trovadores y Minnesinger: lanzas, venablos, azagayas, lorigas, el mordisco del muérdago. En palabras del autor, “en cada roce con el acerado Amor, me voy dejando jirones de mí”.

Un magnífico poeta del amor y del acero. Un filólogo que lee y  que declama, pero sobre todo que siente y que escribe sus exvotos al eterno femenino -ese que según el Doctor Fausto tira de nosotros y nos eleva-, al que persigue  en las calles de la gran ciudad, para que, como en la oración de Maqroll el gaviero, no olviden -no olvidemos- su rostro.


 

  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    La cuestión religiosa en la Segunda República
  • Publicidad

  • Autores

    Ve y dilo en la montaña: James Arthur Baldwin (por Miguel Ángel Sánchez de Armas)