Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Wise Up Ghost, CD de Elvis Costello and The Roots (por Marion Cassabalian)
  • Cine

    (500) Días juntos, película de Marc Webb (por Eva Pereiro López)
  • Sugerencias

  • Música

    Puerto Presente, CD de Macaco (crítica de Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    ¿Realmente hay motivos para externalizar la gestión de un website?
  • Temas

    Flexibilidad laboral frente a despidos (por Dolores Sanahuja Cambra)
  • Blog

    Thelonius Monk en español (blog de Juan Antonio González Fuentes)
  • Creación

    Edgar Borges: El hombre no mediático que leía a Peter Handke
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario




    GÉNERO
CINE

    TEMA
Crítica de la película Crash, del director Paul Haggis (por Eva Pereiro López)

    OTROS DATOS
Países: USA y Alemania.
Año: 2004.
Duración: 100 min.
Género: Drama.
Reparto: Sandra Bullock, Don Cheadle, Matt Dillon, Jennifer Esposito, William Fichtner, Brendan Fraser, Terrence Dashon Howard, Thandie Newton, Chris "Ludacris" Bridges, Ryan Phillippe, Larenz Tate.
Guión: Paul Haggis y Bobby Moresco.
Música: Mark Isham.
Fotografía: James Muro.
Montaje: Hughes Winborne.
2006.

















Magazine/Cine y otras artes
Crítica de la película "Crash", del director Paul Haggis
Por Eva Pereiro López, domingo, 2 de abril de 2006
Colisionan en Crash varias historias que transcurren en la cosmopolita y deshumanizada ciudad de Los Angeles: un poli blanco racista que suele sobrepasarse (Matt Dillon), dos inspectores, él negro (Don Cheadle) y ella hispana (Jennifer Espósito), dos ladrones de coches – negros, uno de ellos hermano menor del inspector- (Chris “Ludacris” Bridges y Larenz Tate), el fiscal general de la ciudad – blanco (Brendan Fraser)- y su aburguesada e histérica mujer (Sandra Bullock), un cerrajero mexicano y su hija – que tiene miedo de las balas -, una familia iraní dueña de una tienda, un asiático que se dedica a traficar con inmigrates ilegales y, finalmente, un director de televisión negro (Terence Howard) y su bella mujer (Thandie Newton) en un todoterreno equivocado...
Crash es un caleidoscopio de una ciudad tan cosmopolita como enajenada, donde los conflictos raciales están a flor de piel y brotan como una reacción alérgica violenta. De hecho, parece que la violencia es el único diálogo humano posible, el único contacto viable. Crash incomoda. Un personaje tan repugnante como el interpretado por Dillon (brillante) es, sin embargo, capaz de buenas acciones, y su preocupación por la enfermedad de su padre hace de él un ser humano sensible.

En esta película nadie es lo que parece. Todos los personajes están sujetos a sus condiciones particulares y se ven afectados por los estereotipos que la sociedad ha creado para cada uno de ellos, en sus juicios, sus actos y sus creencias. Así, un inmigrante se burla del acento de otro y al iraní lo llaman Osama.
Al canadiense Paul Haggis no se le podía pedir más en éste, su primer largometraje. Realizado con un presupuesto mínimo teniendo en cuenta las cifras que se suelen manejar, Crash está construida muy en la línea de Destinos cruzados del gran Altman

No hay en Crash verdades absolutas. No se salva nadie: las reacciones racistas, violentas, de rabia lo tiñen todo. Ni argumentos ni inteligencia sirven contra la explosión de los prejuicios en ciertas situaciones. La impunidad de los abusos policiales y sus tejemanejes habituales, lo políticamente correcto, la impotencia, pero incluso la decrepitud de la vejez, la soledad y la insatisfacción personal colisionan desmigajando una sociedad perdida, aterrorizada por el miedo, egoísta y despiadada. Ferozmente inhumana. “¡Despierto enfadada todos los días y ni siquiera sé por qué!” - le dice la mujer del fiscal general a una amiga por teléfono. Acaba de sufrir un atraco a punta de pistola y está furiosa, obsesionada con la seguridad y el color de la piel, pero su comentario va mucho más allá: su racismo indiscriminado disfraza su insatisfacción personal, como el de tantos otros personajes de esta colisión, una válvula de escape que permite descargar la presión.

Al canadiense Paul Haggis no se le podía pedir más en éste, su primer largometraje. Realizado con un presupuesto mínimo teniendo en cuenta las cifras que se suelen manejar, Crash está construida muy en la línea de Destinos cruzados (del gran Altman, al que le han concedido el Oscar honorífico), aunque los temas tratados no tengan nada que ver – en 1993, Altman se centró sobre todo en la vida de varias parejas. Magníficamente escrita por él mismo (su último guión, Million Dollar Baby, tenía ya una inestimable calidad) después de sufrir un atraco a mano armada en su propio coche, Haggis dirige con una eficacia explosiva. Tanto, que los académicos, residentes todos ellos en LA, han debido tener más de un escalofrío visionando su trabajo. Y Crash ha sorprendido a muchos arrebatándole a Brokeback Mountain de Ang Lee la tan preciada estatuilla.

Llena de recovecos, Crash merece más de una visualización. Vaticina un futuro no muy lejano del clima social en las grandes urbes europeas. Si es que no ha llegado ya.
  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Josu Ternera. Una vida en ETA, de Florencio Domínguez
  • Publicidad

  • Autores

    Hacer la calle: entrevista al periodista Pablo-Ignacio de Dalmases (por Jesús Martínez)