Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Fukushima. Vivir el desastre, de Takashi Sasaki (reseña de Ana Matellanes García)
  • Cine

    Crítica de Hace mucho que te quiero, película dirigida por Philippe Claudel (por Eva Pereiro López)
  • Sugerencias

  • Música

    Tonight: Franz Ferdinand, CD de Franz Ferdinand (por Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    Por qué los contenidos propios de un web son el mayor activo de las empresas en la Red
  • Temas

    Doctor House (por Bernabé Sarabia)
  • Blog

    Blanco, heterosexual de clase media: estoy jodido! (Blog de Juan Antonio González Fuentes)
  • Creación

    Javier Egea: Poesía completa (Volumen II)
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
miércoles, 23 de julio de 2008
El mirar atrás de Javier Marías (una autobiografía a través de los otros o Aquella mitad de mi tiempo...)
Autor: Juan Antonio González Fuentes - Lecturas[5620] Comentarios[1]
Este mirar de Javier Marías no es ni cursi, ni ñoño, ni frío, ni burlón, ni agrio... Es un mirar entrañable, es decir, con entrañas. Por así decirlo, este mirar de Javier Marías creo que sólo se retrata con la media sonrisa burlona y noble de quien ha entendido, si no todo, sí muchas cosas. La sonrisa que sólo sabían sacar los grandes actores de la época dorada cuando tras la cámara estaba todo un maestro
Juan Antonio González Fuentes 

Juan Antonio González Fuentes

Mi compañero de página y fatigas, Justo Serna, ha reseñado ya en este número de julio de Ojos de Papel el último libro de Javier Marías, Aquella mitad de mi tiempo (Al mirar atrás), publicado en atractiva edición por Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores. Durante mi última estancia en Madrid compré el libro por cinco motivos, aunque dudé en hacerlo por casi igual número de ellos. Empezaré señalando las dudas: no soy un asiduo lector de los trabajos de Javier Marías, no me gustan las compilaciones de artículos, y la reseña de Justo Serna no me lanzaba de cabeza a su lectura. Ahora voy con las motivaciones, aunque algunas sean bastante peregrinas: me apasionan cada vez más las páginas biográficas y memorialistas, conozco personalmente al autor del prólogo (el hermano de Javier, Miguel), me encanta la fotografía de la cubierta (tres niños disfrazados distraídamente de cowboys, imagen que yo tengo parecida junto a mis hermanos), conozco a algunos personajes del relato (Luis Antonio de Villena, por ejemplo), necesitaba un libro para ir leyéndolo durante el viaje de vuelta en tren, y la lectura de la reseña de Justo Serna me dejó algunos indicios de que quizá el libro sería de mi agrado.

No he terminado aún la lectura del libro, pero quedan ya pocas páginas, quiero decir que desde luego ya tengo una idea formada al respecto. Este es un libro sobre la muerte, sobre las muertes de amigos y de seres queridos de Javier Marías y sobre las reflexiones que al socaire de dichas muertes le han ido naciendo en forma de escritos con ese algo de volanderos que tienen todos los escritos destinados a las revistas y demás prensa periódica. Marías ha construido en estas páginas una especie de autobiografía en negativo, es decir, se ha contado así mismo a través de la desaparición de los otros, de los demás, y lo hace con dulzura, con ternura y una pizca de melancolía, pero sin caer para nada en la noñería empalagosa y atosigante.

En este sentido el libro de Marías, construido de forma oblicua por Inés Blanca como “seleccionadora” de los trabajos, está escrito en un tono de voz que se me antoja ideal para el empeño, logrando que el lector se sienta un poco como un viejo amigo del autor al que éste, después de mucho tiempo sin contacto, le pone al tanto de su vida recordando la despedida de personas que fueron importantes en la vida de ambos.

Javier Marías: Aquella mitad de mi tiempo. Al mirar atrás (Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores, 2008)

Javier Marías: Aquella mitad de mi tiempo. Al mirar atrás (Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores, 2008)

Marías habla fundamentalmente de sí mismo en este volumen que, según su hermano Miguel, de momento viene a cumplir el papel de ese libro de recuerdos o de memorias que lo más probables es que jamás vea la luz. El truco o recurso literario de Marías para hablar de sí es poner personas interpuestas para hablar de ellas pero siempre en relación a sí mismo, al papel que esas personas han desempeñado, de un modo u otro, en su vida. Así este es un libro elaborado párrafo a párrafo con la suma de los recuerdos e impresiones de Javier Marías sobre otras personas, muchas de ellas ya fallecidas. Lo que ocurre es que el resultado final de la suma de los datos y experiencias referidas a unos y a otros, la imagen final que surge cuando se han unido convenientemente todas las piezas del puzzle es la de Javier Marías, la memoria indirecta de sí mismo.

Entiendo que quien haya leído hasta aquí este comentario lector, sobre todo si no es seguidor acérrimo de Marías, decida no acercarse al libro ni por asomo. “O sea –puede pensarse-, ¿que el tal Marías en esencia nos cuenta los recuerdos que tiene de gente muerta para autorretratarse? Pues vaya”.

En gran medida está en lo cierto quien haya llegado a dicha conclusión, sólo que nadie, creo, debe juzgar este libro por lo que en mi opinión sólo es un legítimo hilo conductor, un recurso narrativo que, además, a mí me parece bastante inteligente y acertado. El asunto final del libro, lo que lo hace flotar e incluso navegar ligero y eficaz en el proceloso mar de la literatura actual, es su forma de mirar, entender, sopesar, querer..., el tiempo pasado de uno mismo, la propia historia y la de los que de alguna forma tienen en ella papeles reseñables. Sí, mirar el propio tiempo, saber echar un vistazo atrás para contemplar y pensar el tiempo que a uno ya se le ha ido, ese tiempo que cuando a uno le da por mirar por vez primera, generalmente, ya es más de la mitad del tiempo que uno cree que le queda.

Y este mirar de Javier Marías no es ni cursi, ni ñoño, ni políticamente correcto, ni hagiográfico, ni en exceso fantasioso, ni revanchista, ni dulzón, ni triste, ni nostálgico, ni frío, ni burlón, ni agrio... Es un mirar entrañable, es decir, con entrañas. Un mirar con las medidas justas de ironía, cariño y dulzura, simpatía, sentido común y sentido del humor, sentido incluso bastante menos común que el otro. Por así decirlo, este mirar de Javier Marías no puede retratarse ni con lágrimas ni con carcajadas, ni con lamentos ni con alborozos locos..., creo que sólo se retrata con la media sonrisa burlona y noble de quien ha entendido, si no todo, sí muchas cosas. La sonrisa que sólo sabían sacar los grandes actores de la época dorada de Hollywood cuando tras la cámara estaba todo un maestro.


NOTA: En el blog titulado El Pulso de la Bruma se pueden leer los anteriores artículos de Juan Antonio González Fuentes, clasificados tanto por temas (cine, sociedad, autores, artes, música y libros) como cronológicamente.


Comentarios
24.07.2008 12:48:11 - Justo Serna



Lanzarse de cabeza

Agradezco a Juan Antonio González Fuentes la mención que hace de mi reseña de Aquella mitad de mi tiempo. Al mirar atrás. En ella reflexiono sobre el papel de la muerte y de los muertos en la evocación de Javier Marías. Veo que el blogger insiste sobre el particular. No es rara esa coincidencia. de algún modo, el volumen de Marías es un repertorio sentido de notas necrológicas, un diario de pérdidas.

Dice Juan Antonio: "no soy un asiduo lector de los trabajos de Javier Marías, no me gustan las compilaciones de artículos, y la reseña de Justo Serna no me lanzaba de cabeza a su lectura". Me habría preocupado seriamente si esa reseña mía le hubiera lanzado de cabeza a su lectura.

De cabeza, no: prefiero poner en duda, detener ese acto reflejo, que tiene mucho de alocado. Es deseable frenar lo irreflexivo. Creo que, a la postre, algo así sucede en la lectura de Juan Antonio: "y la lectura de la reseña de Justo Serna me dejó algunos indicios de que quizá el libro sería de mi agrado". Uf, un alivio.

La lectura crítica es un rastreo de indicios, precisamente: una pesquisa de lo valioso o aceptable. Nada más.










  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Elegía, de Philip Roth
  • Publicidad

  • Autores

    Entrevista a Remedios Falaguera, autora de ¡Pide el cambio! (por Jesús Martínez)