Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    La historia: caos, orden, proceso y contexto (por Justo Serna)
  • Cine

    La sombra del poder, película del director Kevin Macdonald (por Juan Antonio González Fuentes)
  • Sugerencias

  • Música

    Dig Lazarus dig!!!, CD de Nick Cave (crítica de Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    ¿Realmente hay motivos para externalizar la gestión de un website?
  • Temas

    La memoria oculta del PSOE en la Guerra Civil (por Alfredo Semprún)
  • Blog

    Eça de Queiroz: El primo Basilio (Blog de Juan Antonio González Fuentes)
  • Creación

    Los crímenes del número primo (por Reyes Calderón)
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
lunes, 12 de mayo de 2008
“Donde se queman libros, se quema gente". 75 años de la quema de libros por los nazis en Berlín
Autor: Juan Antonio González Fuentes - Lecturas[10514] Comentarios[1]
Hace exactamente 75 años que los nazis quemaron decenas de miles de libros de autores “degenerados” frente a la Universidad Friedrich Wilhelm de Berlín. Allá donde se queman libros, se acabará quemando gente

Juan Antonio González Fuentes 

Juan Antonio González Fuentes


El pasado sábado día diez se cumplieron justo 75 años de uno de los acontecimientos históricos que con mayor precisión dibujaron lo que a no mucho tardar sería una de las mayores tragedias conocidas por la humanidad, y sin duda, uno de los momentos de máxima barbarie vividos por la humanidad.

Ocurrió el diez de mayo del año 1933, solamente tres meses y medios después de que Adolf Hitler y los suyos tomaran el poder político en Alemania. Ante la presencia consagradora del entonces ministro de propaganda y de “ilustración popular” del régimen nazi, Joseph Goebbels, decenas de estudiantes afines al nacionalsocialismo quemaron casi treinta mil libros de escritores considerados como “degenerados” en enormes hogueras frente a la universidad berlinesa Friedrich Wilhelm.

Los libros que sucumbieron en aquel simbólico auto de fe de la barbarie nazi eran de autores como Sigmund Freud, Thomas y Heinrich Mann, Karl Marx, Carl von Ossietzki o Erich Kästner, todos ellos considerados por los nacionalistas del nuevo socialismo nazi escritores antialemanes, propagadores de ideas nocivas para Alemania y su sociedad. La masiva quema de libros en Berlín y en otras importantes ciudades alemanas fue, ya lo he apuntado más arriba, el pistoletazo de salida para la barbarie nazi, aquella que acabó con millones de seres humanos mediante un sistema industrial de torturas y asesinato masivo.

El control de las ideas por parte de los nazis tuvo en el saqueo de los “libros degenerados” de las bibliotecas públicas y universitarias uno de sus capítulos principales. Ya comentó el propio Goebbels que el hombre de la Alemania futura debía tener carácter (para quemar libros, por ejemplo) además de ser, paradójicamente, un hombre de libros, como Hitler, pero de los libros cuya lectura sostiene las ideas previas, no la de los libros que las refutan o los de que las ayudan a analizar críticamente. A las “ideas nocivas”, Goebbels, inventor del marketing moderno, las descalificó con una frase hecha que tuvo su fortuna en aquel momento: “son fruto de un intelectualismo judío exagerado”. Y los nazis no querían ni intelectuales, ni judíos, ni exageraciones…, todo consecuencias de la degeneración.
 
10 de mayo de 1933: 75 años de la quema de libros por los nazis en Berlín 
 
10 de mayo de 1933: 75 años de la quema de libros por los nazis en Berlín

Muchos intelectuales de izquierda, liberales y conservadores demócratas tuvieron que huir de Alemania, y muchos sucumbieron a la represión, la guerra y los campos de concentración. Algunos de los que tuvieron más suerte y pudieron huir, acabaron formando instituciones como la Academia Alemana de las Bellas Artes y las Ciencias en el exilio, creada en la ciudad de Nueva York en 1936 por Hubertus Príncipe zu Löwenstein, con presidencia de dos pesos pesados de la inteligencia y la creación en alemán, el novelista Thomas Mann y Sigmund Freud. Hasta el final de la segunda guerra mundial esta academia mantuvo abiertas sedes en Viena, París y Londres, y tuvo entre sus afiliados a artistas y científicos de la diáspora intelectual como Stefan Zweig, Kurt Weill, Bruno Walter, Walter Gropius, Franz Werfel, Paul Klee, Arnold Schöenberg, Albert Einstein, Bertolt Brecht, Mies van der Rohe

Han pasado 75 años, y un monumento recuerda en el mismo centro de la plaza Bebelplatz, las consecuencias que siguieron a aquella quema de libros del diez de mayo de 1933. La escultura representa una estantería para libros completamente vacía, enterrada en la tierra de donde sobresale y cubierta por una campana de cristal. Justo delante de la escultura hay una placa en la que pueden leerse las siguientes palabras escritas en 1820 por uno de los poetas y pensadores más grandes que ha dado Alemania, el judío, alemán y europeo Heinrich Heine: “Esto fue sólo un preludio. Donde se queman libros, también se quema gente".

Insisto, han pasado 75 años, y Europa y el mundo han seguido viendo como en los conflictos, en las guerras, en las persecuciones…, en aquellos momentos y lugares en los que no hay libertad y se persigue a las personas y a sus ideas, lo primero que desaparecen son las bibliotecas, son los libros nocivos por ser contrarios al poder imperante (recordemos el caso del bombardeo y destrucción de la biblioteca de Sarajevo durante la guerra de los Balcanes).

Vivamos atentos y preocupados. Donde desaparecen los libros, donde sólo hay libros que apuntalan unas ideas concretas, donde sólo se fomenta la publicación de unos determinados libros, donde hay libros (e idiomas, claro) perseguidos o sistemáticamente ninguneados o arrinconados desde el poder (y está ocurriendo en lugares muy, muy cercanos de esta habitación en la que escribo)…, allí se acabará persiguiendo a la gente. Es seguro. 
 

 
NOTA: En el blog titulado El Pulso de la Bruma se pueden leer los anteriores artículos de Juan Antonio González Fuentes, clasificados tanto por temas (cine, sociedad, autores, artes, música y libros) como cronológicamente.

Comentarios
12.05.2008 18:46:57 - Villette

Bien es cierto que la quema de libros parece ser un signo común en la represión ejercida en los regímenes de gobierno imperantes en la historia de algunos países. Se me ocurre a bote pronto la producida en la mal denominada "revolución cultural" de Mao Tse-Tung en China o el reciente saqueo de la Biblioteca Nacional de Bagdad en Irak.

Esto me recuerda las palabras de cierto intelectual, del cual no revelaré su nombre: "La masa, querido amigo, lo primero que hace es destruir los cuadros y quemar los libros"...










  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Luisa Castro: La segunda mujer
  • Publicidad

  • Autores

    Entrevista con Martín Caparrós, autor de Los Living (por Laureano Debat)