Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Paul Preston: El zorro rojo. La vida de Santiago Carrillo (reeña de Iván Alonso)
  • Cine

    Crazy love, el amor ciego de Linda Riss y Burt Pugach (Blog de Juan Antonio González Fuentes)
  • Sugerencias

  • Música

    Las mudanzas del cante en tiempos de Silverio Franconetti (por Guillermo Castro Buendía)
  • Viajes

  • MundoDigital

    ¿Realmente hay motivos para externalizar la gestión de un website?
  • Temas

    México, D.D.O. (por Miguel Ángel Sánchez de Armas)
  • Blog

    ¿Tintín racista? (Blog de Juan Antonio González Fuentes)
  • Creación

    Dacia Maraini: La larga vida de Marianna Ucrìa (Galaxia Gutenberg, 2013)
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
jueves, 8 de mayo de 2008
El monstruo Josef Fritzl. Reflexiones instantáneas ante el horror
Autor: Juan Antonio González Fuentes - Lecturas[4855] Comentarios[4]
El monstruo Josef Fritzl lo es en su profundidad inhumana

Juan Antonio González Fuentes 

Juan Antonio González Fuentes

Escucho en las noticias de televisión que el monstruo austriaco Josef Fritzl le ha dicho a la policía de su país que no se considera un monstruo, puesto que pudo haber matado a su hija y a los hijos que tuvo con ella, fruto de las continuas violaciones a las que la sometió a lo largo de la friolera de 24 años, y no lo hizo. El monstruo Fritzl está convencido que los rastros de idiota humanidad que le quedan en su mente, lo alejan sin equívoco de la categoría de monstruo, presunción que en mi opinión subraya los rasgos monstruosos del citado monstruo. La humanidad de Fritzl hace que su monstruosidad sea mucho más repugnante e incomprensible que los rasgos monstruosos de Alien, Drácula, el Hombre Lobo o Frankenstein, grandes monstruos a los ojos humanos que no lo son tanto, precisamente, por no tener la condición de humanos o de haberla perdido sin consentimiento.
 
Son tan evidentes los hechos y circunstancias que hacen de Josef Fritzl un monstruo sin paliativos y sin excusas, que exponerlos o comentarlos, además de una pérdida de tiempo, puede acabar convirtiéndose en una humanización del sujeto que, con sinceridad, creo que no merece. Pero del caso abierto Josef Fritzl, tan espeluznante que traspasa la frontera de lo creíble, hay dos cuestiones que sí me invitan a la reflexión, reflexión que deseo compartir con ustedes.
 
Quizá uno de los elementos que contribuyen a dejar más boquiabierto al personal en casos de esta índole monstruosa, es pensar que se producen en medio de lugares que son paradigmas de civilización, nivel económico y cultural, democracia y alto nivel de vida. De forma quizá injusta nuestra mente localiza la posibilidad geográfica de tamaña barbarie en lugares remotos y primitivos, nunca en el mismo centro de la civilizada y desarrollada Europa, más concretamente en Austria, el país de los valses de Strauss y los cafés con pastelería fina.
 
Josef Fritzl
 
Josef Fritzl
 
Y sin embargo Austria es el país en el que nacieron Hitler y también el psicoanálisis, el país que repugnaba al nativo Thomas Bernhard precisamente por su condición de gran sepulcro blanqueado. A este respecto siempre recuerdo la irónica maldad de otro vienés genial, Billy Wilder, quien comentaba que Austria tuvo la habilidad de hacer del alemán Beethoven un vienés, y del austriaco Hitler un alemán. ¿Por qué sociedades tan sofisticadas, ricas y cultas como la austriaca engendran en su seno monstruos tan inapelables como Hitler o Fritzl? ¿Es la barbarie humana un virus capaz de crecer y desarrollarse en todas las condiciones, incluso en las que supuestamente le son menos favorables?
 
Otro asunto que me inquieta y sobre el que creo merece la pena hacer reflexión es el del entorno de impunidad en el que estos monstruos se desenvuelven; un entorno que imagino fomentado, alimentado y crecido por el silencio, el miedo y la pérdida de trato humano y vecindad. Me refiero al hecho de que una niña pueda desaparecer de su casa dejando una carta como explicación; que pueda ser secuestrada por su propio padre y escondida en los bajos de una casa familiar durante 24 años; que tenga siete hijos en ese escenario de horror; que se amplíen las habitaciones de dicho escenario, que en ellas se instalen lavadores y televisores, conducciones eléctricas, desagües, agua, camas...; que aparezcan en la puerta de casa supuestos hijos de la hija desaparecida y sean incorporados sin muchas preguntas a la familia; que puedan sostenerse con el sueldo de un electricista jubilado hijos y más hijos, con sus ropas, comidas...; que el padre secuestrador y violador tuviera ficha policial como violador y no fuera investigado a fondo por la policía eficiente de un país tan civilizado y eficiente como Austria, etc, etc...
 
Y que todo este cúmulo de sucesos se desarrollasen a lo largo de más de dos décadas sin que nadie, nadie se percatara de nada: ni la propia mujer del monstruo, ni el resto de hijos, ni los vecinos, ni los amigos, ni la policía... ¿Nadie?, ¿nadie de verdad? El caso me recuerda al que cuenta Daniel Mendelsohn en su espeluznante libro Los hundidos, reseñado por mi en estas mismas páginas. Cuenta Mendelsohn la historia de cómo parte de su familia judía fue masacrada en un pueblo hoy perteneciente a Ucracia por los nazis. Sucumbieron todos sus familiares. Pero en aquel pueblo, aproximadamente en 1942-43, había más de siete mil judíos si no recuerdo mal, de los cuales, en 1944, sólo vivían 3. Pues bien, cuando él se acercó al pueblo para investigar in situ qué había pasado, nadie sabía absolutamente nada, nadie conocía el destino de los siete mil muertos, nadie contaba a las claras qué sucedió y cómo fueron cómplices silenciosos del horror.
 
El caso del monstruo Fritzl me resulta semejante: ¿24 años de horror constante en un escenario minúsculo y cerrado sin que nadie se percatase de nada? Imposible, no me lo creo. La aparición impune de un monstruoso Fritzl, significa necesariamente que el horror habita un amplio escenario cercano, que en él, gracias al silencio o al mirar cobarde hacia otro lado de todos, se alimenta el corazón demencial de la fiera. El monstruo Fritzl no es fruto de un solo doctor Frankenstein, su aparición la ha permitido un doctor Frankenstein colectivo
 

 
NOTA: En el blog titulado El Pulso de la Bruma se pueden leer los anteriores artículos de Juan Antonio González Fuentes, clasificados tanto por temas (cine, sociedad, autores, artes, música y libros) como cronológicamente.

Comentarios
05.06.2008 19:43:31 - elsasan

muy buena reflexión


05.06.2008 19:43:36 - elsasan

muy buena reflexión


22.06.2008 7:17:00 - Lily



Comparto su opinión, es lo que yo pienso también.
Me preocupa el caso, no me gustaría que quedara en el olvido, o que traten de disimularlo. Deben darse acciones correctivas para la sociedad austriaca.
Asimismo, los ciudadanos de los llamados países en vía de desarrollo, cuando quieren viajar a Europa muchas veces son maltratados en los aeropuertos como si fueran delincuentes.
Ser un país desarrollado no significa sólo tener más tecnología, ser un país desarrollado, significa ser un país que respeta los derechos humanos.
Europa, en especial Austria, ha demostrado que NO ES UN PAÍS DESARROLLADO, puesto que NO RESPETA LOS DERECHOS HUMANOS, es indiferente a la violencia.
Les gustaría que los tratemos mal cuando quieran venir en plan de turismo a los países en vías de desarrollo?.
Los países "subdesarrollados", no lo somos en realidad, sólo somos países con tecnología moderada, pero como SERES HUMANOS, los países de sudamérica somos en realidad los verdaderos países DESARROLLADOS, que valoramos a los seres humanos.
Disculpe el tono de mi relato, pero me indigna realmente este caso de Austria, que tiene varios monstruos detectados.

UN PAÍS DESARROLLADO ES AQUEL DONDE EL VALOR PRINCIPAL ES EL RESPETO A LA PERSONA, EN ESPECIAL A LOS NIÑOS Y JÓVENES, DONDE LA SOCIEDAD SE INTEGRA, DONDE LOS VECINOS SE PREOCUPAN POR LOS DEMÁS, DONDE LAS FAMILIAS SE QUIEREN DE VERDAD.

SEÑORES DE EUROPA Y AUSTRIA TIENEN MUCHO QUE APRENDER, ESTÁN EN VÍA DE DESARROLLO, CAMBIEN.
Lily


22.06.2008 7:17:03 - Lily



Comparto su opinión, es lo que yo pienso también.
Me preocupa el caso, no me gustaría que quedara en el olvido, o que traten de disimularlo. Deben darse acciones correctivas para la sociedad austriaca.
Asimismo, los ciudadanos de los llamados países en vía de desarrollo, cuando quieren viajar a Europa muchas veces son maltratados en los aeropuertos como si fueran delincuentes.
Ser un país desarrollado no significa sólo tener más tecnología, ser un país desarrollado, significa ser un país que respeta los derechos humanos.
Europa, en especial Austria, ha demostrado que NO ES UN PAÍS DESARROLLADO, puesto que NO RESPETA LOS DERECHOS HUMANOS, es indiferente a la violencia.
Les gustaría que los tratemos mal cuando quieran venir en plan de turismo a los países en vías de desarrollo?.
Los países "subdesarrollados", no lo somos en realidad, sólo somos países con tecnología moderada, pero como SERES HUMANOS, los países de sudamérica somos en realidad los verdaderos países DESARROLLADOS, que valoramos a los seres humanos.
Disculpe el tono de mi relato, pero me indigna realmente este caso de Austria, que tiene varios monstruos detectados.

UN PAÍS DESARROLLADO ES AQUEL DONDE EL VALOR PRINCIPAL ES EL RESPETO A LA PERSONA, EN ESPECIAL A LOS NIÑOS Y JÓVENES, DONDE LA SOCIEDAD SE INTEGRA, DONDE LOS VECINOS SE PREOCUPAN POR LOS DEMÁS, DONDE LAS FAMILIAS SE QUIEREN DE VERDAD.

SEÑORES DE EUROPA Y AUSTRIA TIENEN MUCHO QUE APRENDER, ESTÁN EN VÍA DE DESARROLLO, CAMBIEN.
Lily










  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Lola López Mondéjar: Lazos de sangre (reseña de José Cruz Cabrerizo)
  • Publicidad

  • Autores

    Mira por dónde, de Fernando Savater (reseña de Justo Serna)