Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Fukushima. Vivir el desastre, de Takashi Sasaki (reseña de Ana Matellanes García)
  • Cine

    Millennium 1: Los hombres que no amaban a las mujeres, película de Niels Arden Oplev
  • Sugerencias

  • Música

    Back to Black, de Amy Winehouse (crítica de Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    Por qué los contenidos propios de un web son el mayor activo de las empresas en la Red
  • Temas

    La imaginación histórica. Ensayo sobre novelistas españoles contemporáneos (por Justo Serna)
  • Blog

    ¿Existe Dios? La solución en los autobuses urbanos (por Juan Antonio González Fuentes)
  • Creación

    Pedro L. Angosto: Los tiempo lóbregos
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
lunes, 17 de marzo de 2008
Los años tibetanos de Sherlock Holmes: una novela de Jamyang Norbu
Autor: Juan Antonio González Fuentes - Lecturas[4468] Comentarios[2]
Holmes estuvo muerto dos años tras su enfrentamiento con Moriarty en las cataratas suizas de Reichenbach. Pero el escritor Jamyang Norbu nos cuenta en su libro qué hizo Holmes en ese tiempo en el Tibet

Juan Antonio González Fuentes

Juan Antonio González Fuentes

No es que yo sea una persona obsesiva, o al menos no me juzgo de tal modo, pero cuando un asunto me interesa procuro profundizar en él lo más posible, siempre, claro, en la medida de mis posibilidades. Podría poner algunos ejemplos de este modo de actuar. El amor a la música y la vida de compositores como Verdi o Mahler me ha llevado a tener prácticamente sus obras musicales completas en disco, a atesorar versiones distintas de las mismas partituras, grabaciones raras, a tener diversas biografías, posters, fotografías, catálogos de exposiciones... La pasión por el western hace que tenga decenas de películas en dvd y video, a que tenga diccionarios de actores y directores, enciclopedias, fotografías, libros de todo tipo e, incluso, algo de atrezzo: sabido es por mis amigos que veo las películas revolver en mano.

Pues bien, quien siga con alguna asiduidad estas entregas electrónicas sabrá ya a estas alturas que me apasiona, me fascina el personaje de Sherlock Holmes y todo lo que le rodea y conlleva. Me interesa tanto, que procuro tener y leer no ya sólo las aventuras originales del sabueso detective firmadas por su creador, Conan Doyle, sino incluso los pastiches más o menos afortunados. Son muchos y muy diferentes los autores que, una vez muerto Doyle, continuaron fabulando aventuras protagonizadas por el detective y su amigo Watson. Estas se han escrito en idiomas diversos, se han localizado en lugares casi inverosímiles y finalmente, en ellas se ha mezclado a Holmes con otros personajes fantásticos como por ejemplo Tarzán de los Monos, Superman, Fu Manchú, etc...

Mi última adquisición en este campo de la creación holmesiana lleva por título Los años perdidos de Sherlock Holmes, se debe a la pluma de un autor tibetano de nombre Jamyang Norbu, y está editado en español con traducción de R. Vilagrassa por la editorial barcelonesa Acantilado (2006).

Jamyang Norbu: Los años perdidos de Sherlock Holmes (Acantilado, 2006)

Jamyang Norbu: Los años perdidos de Sherlock Holmes (Acantilado, 2006)

¿Qué cuenta este libro? Bien. Como de muchos es sabido, en 1891 los lectores de las aventuras de Holmes se quedaron completamente anonadados cuando Doyle decidió acabar con el personaje y lo hizo sucumbir a manos del supermalvado y supervillano doctor Moriarty en una legendaria pelea junto a las cascadas suizas de Reichenbach. Sin embargo las protestas del respetable fueron tantas y de tal calibre que el escritor escocés tuvo que reconsiderar su opción y devolver a la vida a su personaje por medio de nuevas historias. Doyle tomó dicha decisión en 1893, es decir, dos años después de “matar a Holmes”. A la hora de resucitar a su personaje, y para explicar la ausencia de dos años, Doyle le hace decir a Holmes hablando con Watson: “Viajé durante dos años por el Tíbet, y pasé un tiempo entretenido en Lhasa”. Precisamente en Lhasa es donde nació en algún momento no determinado del pasado siglo el escritor y “activista” por la resistencia tibetana Jamyang Norbu.

Norbu, fabulando sobre la fábula, cuenta que en el interior de una caja halló un manuscrito escrito por Hurree Chunder Mookerjee, personaje a su vez creado por Rudyard Kipling, y que en dichos papeles Mookerjee cuenta sus viajes con Sherlock Holmes a través de los peligrosos caminos que llevan de China a Simla por la medieval Lhasa y el Himalaya. En esa geografía casi desconocida, con mucho de salvaje y apocalíptica, Holmes interviene en la lucha encarnizada que mantienen el Mal y el Bien por hacerse con el triunfo.

Es decir, Norbu nos ofrece, con la fascinación del quien admira el mundo inventado por Doyle en torno a su detective, la vida de Holmes durante los dos años que, aparentemente, estuvo muerto para todo el mundo, sus seguidores y su fiel doctor Watson. La novela de Norbu no sólo es muy entretenida, sino que es de verdad buena, aunque le sobran en mi opinión las bastante frecuentes referencias a lo “místico” que pueblan sus páginas. ¿Solución si al lector le parecen cargantes? Saltárselas convenientemente claro. Por lo demás, sólo queda disfrutar y estar al tanto de los dos años secretos de Holmes, Sherlock Holmes.


NOTA: En el blog titulado El Pulso de la Bruma se pueden leer los anteriores artículos de Juan Antonio González Fuentes, clasificados tanto por temas (cine, sociedad, autores, artes, música y libros) como cronológicamente.


Comentarios
11.08.2008 1:25:23 - Israel



muy interesante su pagina quisiera enfocaran hacia la musica un poco mas universalmente hablando


11.08.2008 1:25:33 - Israel



muy interesante su pagina quisiera enfocaran hacia la musica un poco mas universalmente hablando










  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Sobre las ideas, sus espectros y poderes
  • Publicidad

  • Autores

    Entrevista a Francesc Rovira, autor de Héroe en la casa de los vientos (por Jesús Martínez)