Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Paul Preston: El zorro rojo. La vida de Santiago Carrillo (reeña de Iván Alonso)
  • Cine

    (500) Días juntos, película de Marc Webb (por Eva Pereiro López)
  • Sugerencias

  • Música

    Crítica de Hey Eugene, CD de Pink Martini (por Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    Por qué los contenidos propios de un web son el mayor activo de las empresas en la Red
  • Temas

    Un mundo sin esperanza
  • Blog

    El Síndrome Oblómov (Blog de Juan Antonio González Fuentes)
  • Creación

    Un millonario inocente, de Stephen Vizinczey (RBA, 2007)
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
jueves, 26 de abril de 2007
Carlos Salomón, o la brevedad del plazo
Autor: Juan Antonio González Fuentes - Lecturas[7276] Comentarios[2]
El último libro de Carlos Salomón es una dolorosa construcción de palabras estremecidas que como toda poesía verdadera acaba transfigurada en lúcida y solitaria nativa a la muerte y sus presagios.

www.ojosdepapel.com

Juan Antonio González Fuentes

Si es cierto que las composiciones finales de los grandes músicos parecen señaladas a fuego por una clara marca de género, exactamente lo mismo podríamos decir de los últimos versos de aquellos poetas a los que en plena juventud les tocó bailar con la muerte, grupo numeroso que sin duda alguna tiene en el romántico inglés John Keats a uno de sus más sólidos y genuinos representantes.

Desconozco si ya existe en nuestro mercado editorial, pero de no ser así, considero una buena idea, que con sumo gusto cedo a los editores inteligentes y sensibles, la publicación de una antología que recoja repertorio poético tan nutritivo por su profunda hondura y clarividencia: hipotética y soñada antología en la que tendría, sin discusión posible, un espacio reservado Carlos Salomón (Madrid, 1923-Santander, 1955), poeta santanderino por vocación y vida, fundador del Grupo Proel, del que, póstumo, hace tiempo vio la luz su poemario La brevedad del plazo (Árgoma, 1995) título que Gerardo Diego no duda en calificar como “verdaderamente impresionante” en el texto que sirve de prólogo a la publicación.

De Carlos Salomón yo conocía sólo los poemas que publicó Manuel Arce allá por el lejano año 1969 en su colección “La isla de los ratones” [véase La isla de los ratones, de Manuel Arce (I) y Las isla de los ratones, de Manuel Arce (y II)]. Se trata de una selección de los versos que más gustaban al joven poeta y que éste dejó preparada cuando ya era perfecto sabedor de su irremediable y pronto final. Entre aquel puñado de poemas figuraban ya algunos muy hermosos que están incluidos en La brevedad del plazo, y cuya primera lectura consiguió hacer de mí un entusiasta defensor del hoy olvidado poeta, vocación que con fuerza se vió revitalizada tras este nuevo y sabroso encuentro en la brevedad del plazo.

No estoy del todo seguro, pero creo que fue Joseph Brodsky quien en alguno de sus libros dejó dicho que escribir poesía es ejercitarse en el morir. Ninguna otra definición encaja de forma más acertada con lo que ofrece Salomón en sus últimos poemas: un sobrio ejercicio poético de cerco a la muerte que es a la vez deseo, acercamiento y rechazo, personal profecía marcada por un crudo acento de renuncia desesperanzada. En el plano de la fatalidad, donde quedan definitivamente instalados los concisos poemas de La brevedad del plazo, punto de partida desde el que el poeta plantea con gran unidad y crudeza un emocionante estado de la cuestión, no siendo otra la cuestión tratada que la del propio poeta enfrentado al supremo instante del adiós, es decir, a la inevitable renuncia cuya esencia dramática empero se revela al aparecer aún cuajada de fiebre y deseo.

Fruto de dicho planteamiento resultan unos versos de rabiosa sinceridad en los que se medita el dolor de vivir, la eterna fugacidad del tiempo, la dura fragilidad del hombre... El último libro de Carlos Salomón es una dolorosa construcción de palabras estremecidas que como toda poesía verdadera acaba transfigurada en lúcida y solitaria nativa a la muerte y sus presagios, única brasa final de esta inmensa y triste hoguera que es la vida.

_____________________________________________________________________
NOTA: En el blog titulado El Pulso de la Bruma se pueden leer los anteriores artículos de Juan Antonio González Fuentes, clasificados tanto por temas (cine, sociedad, autores, artes, música y libros) como cronológicamente.


Comentarios
26.10.2008 20:48:23 - nou savo tarado



aburrido


15.08.2012 23:22:35 - fernanda



como lo isiste










  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    El fin de Eta, de Carmen Gurruchaga
  • Publicidad

  • Autores

    Entrevista a Federico Nogara, autor de Regreso al desconcierto (por Jesús Martínez)