Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Marc Antoni Broggi: Por una muerte apropiada (reseña de Bernabé Sarabia)
  • Cine

    Joseph McBride: Tras la pista de John Ford .Centauros del Desierto
  • Sugerencias

  • Música

    Led Zeppelin (Motheeship)
  • Viajes

  • MundoDigital

    Por qué los contenidos propios de un web son el mayor activo de las empresas en la Red
  • Temas

    La imaginación histórica. Ensayo sobre novelistas españoles contemporáneos (por Justo Serna)
  • Blog

    La función del crítico literario, según W. H. Auden (por Juan Antonio González Fuentes)
  • Creación

    Miguel Veyrat: Poniente
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
miércoles, 04 de octubre de 2006
El Pecho de Philip Roth
Autor: Juan Antonio González Fuentes - Lecturas[7443] Comentarios[5]
De inspiración kafkiana es la última obra traducida al español del candidato al Nobel Philip Roth. Su protagonista despierta una mañana convertido en un pecho de mujer de 70 kilos

www.ojosdepapel.com

Juan Antonio González Fuentes

Llega a mis manos la última obra del eterno candidato al Premio Nobel de Literatura, el norteamericano Philip Roth (Newark, New Jersey, 1933). Se trata de la novela corta El pecho (Monadori, Barcelona, traducción de Jordi Fibla, 93 págs).

Este último trabajo de Roth vertido al español, es una historia breve y de evidente inspiración kafkiana: el profesor universitario de literatura David Kepesh, se despierta un día transformado en un pecho de mujer de setenta kilos de peso.

www.ojosdepapel.com

Partiendo de esta alegoría deudora directa de La metamorfosis de Franz Kafka, y también de La nariz de Gogol, aunque de este título en menor medida, como así lo reconoce el propio autor de forma indirecta a lo largo del libro, Philip Roth plasma una rica, compleja y satírica reflexión entorno a la trivialidad y falta de sentido último de la vida en la realidad contemporánea, un tiempo que el protagonista, David Kepesh, denomina con singular intención, casi al final del libro, “la Era de la Realización de Sí Mismo”.

La plasmación de la citada reflexión de Roth, presenta a mi modo de ver dos hilos conductores básicos. Uno es la sexualidad humana y la desarrollada subjetividad con la que suele ser tratada por casi todo el mundo, lo que me ha hecho recordar durante la lectura, algunas secuencias antológicas que al respecto ofrece la obra de otro destacado intelectual judío norteamericano contemporáneo, Woody Allen.

El otro hilo conductor que he logrado detectar en las páginas de El pecho, es el de la inmensa fuerza transformadora de la realidad que puede tener para algunas personas el trato asiduo con la palabra literaria, con la palabra hecha arte, asunto planteado aquí por Roth en términos bastante parejos a los empleados por Cervantes en su Quijote.

www.ojosdepapel.com

Tal es así, que David Kepesh, impenitente lector de Kafka, Gogol o Swift, le llega a decir al doctor que lo trata de su extraño caso de radical metamorfosis: “¿Me ha causado esto la literatura?… En literatura, me encantaba lo extremo, idolatraba a los autores que lo cultivaban, su imaginación y su poderío casi me hipnotizaban… Entonces di el salto. Convertí la carne en palabra. ¿No lo ve? He sido más kafkiano que Kafka… ¿quién es el artista más grande, el que imagina la maravillosa transformación o el que se transforma maravillosamente a sí mismo? El gran arte, como todo lo demás, es algo que le sucede a la gente. ¡Y esta es mi gran obra de arte!”.

A lo largo de toda su existencia, el personaje creado por Philip Roth, ha estado tan en contacto con la palabra literaria llevada a sus extremos, que en una época histórica como la nuestra, dominada completamente por la realización de uno mismo, ha logrado dar el salto definitivo, y, como le ocurre a Don Quijote de la Mancha, se ha transformado en lo deseado, es decir, ha hecho de su carne lo significado por la palabra, lográndose así en su más grande obra de arte, en su más conseguido artificio.

Esta notable sátira de Roth, explícitamente le toma el pulso con eficacia y sabiduría a la cotidianeidad absurda del hombre contemporáneo, y lo hace a través de una metáfora trágica y desoladora, envuelta con el celofán amable de una comedia en sazón surrealista, y a la que quizá le pese un poco la sombra alargadísima de su genial antecedente kafkiano.

________________________________________________________________
NOTA: En el blog titulado El Pulso de la Bruma se pueden leer los anteriores artículos de Juan Antonio González Fuentes, clasificados tanto por temas (cine, sociedad, autores, artes, música y libros) como cronológicamente.


Comentarios
25.04.2008 13:32:55 -

el rio de la plata desemboca en piriapolis ??????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????........NO NO NO NO NO NO XXY


25.04.2008 13:32:58 -

el rio de la plata desemboca en piriapolis ??????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????........NO NO NO NO NO NO XXY


25.04.2008 13:32:59 -

el rio de la plata desemboca en piriapolis ??????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????........NO NO NO NO NO NO XXY


25.04.2008 13:33:02 -

el rio de la plata desemboca en piriapolis ??????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????........NO NO NO NO NO NO XXY


01.07.2009 11:05:08 - lis



Mi comentario sobre el libro que acabo de leer es el siguiente: ¿Cómo es posible que pueda Roth ser candidato al NObel?. Sólo por haber escrito este bodrio que debería itularse "La teta", deberían condenarlo a galeras. Es infantil, carece de profundidad y es incomparable con Kafka. No refleja nada de esta sociedad actual como no sea el cerebro simple de un escritor sin profundidad, que como no sabe hacer el desenlace de esta historia estúpida, acaba con un poema de Rilke que no pega ni con cola. Comparar La teta con La metamorfosis es una barbaridad, y por mucho que haga referncia a la misma en el texto, ya q lo repite hasta la saciedAD,no se le parece ni de lejos.
Conclusión: los norteamericanos no han entendido ni una palabra de nuestra buena literatura europea.










  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Todos los hombres del Führer, de Ferran Gallego (reseña de Rogelio López Blanco)
  • Publicidad

  • Autores

    Ve y dilo en la montaña: James Arthur Baldwin (por Miguel Ángel Sánchez de Armas)