Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Thoreau, Ortiz, De Negri, Ellsberg, Sulzberger, Bradlee, Manning, Snowden, et al
  • Cine

    Aquí, Smiley: El topo de Tomas Alfredson (por Carlos Abascal Peiró)
  • Sugerencias

  • Música

    Led Zeppelin (Motheeship)
  • Viajes

  • MundoDigital

    Por qué los contenidos propios de un web son el mayor activo de las empresas en la Red
  • Temas

    Un mundo sin esperanza
  • Blog

    Henri Troyat en el Blog de Juan Antonio González Fuentes
  • Creación

    Entonces llegamos al final, por Joshua Ferris
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
viernes, 09 de junio de 2006
El poeta José Luis Hidalgo antologado
Autor: Juan Antonio González Fuentes - Lecturas[7974] Comentarios[7]
Acaba de aparecer en el mercado la última antología poética de uno de los mejores ppoetas españoles de la posguerra, José Luis Hidalgo.

www.ojosdepapel.com

Juan Antonio González Fuentes

Me han llegado hoy por correo los primeros ejemplares de la antología poética de José Luis Hidalgo que he trabajado para la editorial malagueña Veramar, editorial que como curiosidad, ilustra las cubiertas de sus libros de poesía con una fotografía del poeta cuando era niño. No es ni mucho menos la primera vez que me ocupo de la obra de este poeta, siendo, por ejemplo, el editor de sus Poesía completas que editó la barcelonesa DVD en el año 2000.

La historia de la poesía montañesa, desde los años de la posguerra española hasta mediada la década de los sesenta del siglo XX, es generosa en malogrados, es decir, en poetas que, debido a unas u otras circunstancias, no pudieron dar término a una obra que en sus inicios prometía abundancia de páginas y una nada desdeñable altura. La temprana muerte, como así ocurrió en los casos de Carlos Salomón y Miguel Ángel Argumosa, o la irrupción en la vida de los poetas de otras vocaciones con carácter sustantivo (la vocación religiosa y pictórica en Julio Maruri, la cinematográfica en Marcelo Arroita-Jauregui, o la de editor, galerista y novelista en Manuel Arce…), son algunas de las razones que explican el hecho cierto que en estas líneas apuntamos.

www.ojosdepapel.com

De entre todas aquellas aventuras poéticas truncadas surgidas después de la Guerra Civil española del 36, sin duda la que apuntaba con menos confusión rasgos llamativos de madurez y calidad fue la de José Luis Hidalgo, un poeta al que la muerte se llevó cuando contaba tan sólo con veintisiete años de edad y tres libros de poemas en su haber, el último de ellos, Los muertos, considerado hoy por buena parte de la crítica como uno de los más logrados de aquel periodo de la historia de la poesía en nuestro país.

Como ya he escrito en otro lugar, lo natural es que la vida de un hombre no sea rica en acontecimientos reseñables durante sus primeros 27 años de vida. Sin embargo, la existencia de José Luis Hidalgo no se atiene del todo bien a dicha presunción. Nacido en Torres (Cantabria) en 1919, y muerto en el sanatorio madrileño de Chamartín de la Rosa a comienzos de 1947, las casi tres décadas que vivió el poeta le fueron suficientes para vivir en cuatro ciudades distintas: Torrelavega, Santander, Valencia y Madrid; participar en la Guerra Civil; concluir en Valencia estudios de Bellas Artes; colaborar con artículos y poemas en algunas de las revistas literarias españolas más importantes del momento; ilustrar con sus dibujos publicaciones de variada tipología; dejar inconclusa una novela; obtener una mención en la primera convocatoria del premio de poesía Adonais; exponer sus pinturas y dibujos en el Ateneo de Santander; ejercer como profesor de dibujo en diversas instituciones académicas; colaborar en la consolidación de dos de las revistas literarias más significativas de su tiempo, la valenciana Corcel y la santanderina Proel; cultivar la amistad de escritores, poetas y pintores relevantes en el panorama cultural y artístico español de aquel entonces (Gerardo Diego, Pancho Cossío, Vicente Aleixandre, Gutiérrez Solana, José María Cossío...), o la de algunos de los que estaban llamados a ser relevantes en cuestión de unos años: Bousoño, Blas de Otero, José María Valverde, José Hierro...; y, para poner el necesario punto final a esta ya prolija lista de hechos y actividades, también le dio tiempo a José Luis Hidalgo a publicar tres libros de versos que lo situaron como uno de los poetas jóvenes españoles más auténticos e interesantes surgidos en la posguerra, y uno de los que más y mejores cosas podían esperarse.

Los tres libros de los que acabo de hacer mención unas líneas más arriba son Raíz (1944), que obtuvo mención honorífica en el Premio Adonais de 1943; Los animales (1945); y el último, Los muertos (1947), que apareció póstumo en la colección Adonais por cuestión tan sólo de unos pocos días.

Mi antología propone un primer acercamiento a la poesía de Hidalgo, y en consecuencia, lo que ofrezco al lector es una selección realizada entre los poemas que el propio poeta consideró parte definitiva de su corpus poético, sin incluir muestras de los variopintos ensayos que el autor realizó entre los años 1935 y 1947, pero que, por motivos nunca explicados a fondo, no incluyó en sus libros.

Decidido este primer criterio de selección, mi antología consta de medio centenar de poemas de Hidalgo atendiendo sólo a dos elementos de juicio, ambos estrictamente personales y, en consecuencia, tan susceptibles de encarnizada defensa como de abierta y lacerante crítica. Primero, mi propio gusto como lector de poesía y poeta. Segundo, la intención de darle al lector una buena oportunidad de acercarse con alguna precisión a los diversos temas y asuntos que más interesaron al Hidalgo poeta (los paisajes, Dios, la muerte, la naturaleza, el mar, la ciudad...), y hacerlo también a las distintas formas en las que éste planteaba y resolvía sus poemas.

Los poemas recogidos, creo que son una expresiva muestra del evolutivo quehacer poético hidalguiano a lo largo de su breve existencia; o dicho de otra manera, una antología de las sendas de escritura por las que discurrió la obra de Hidalgo durante el periodo comprendido entre mediados los años treinta del siglo XX y el año de su muerte, 1947.

En este sentido, el lector encontrará en estas páginas, sí, algunos ejemplos de los ensayos poéticos realizados en sus comienzos por Hidalgo y que él mismo seleccionó y publicó en Raíz; ensayos que incluyen piezas surrealistas con tintes neorrománticos, poemas de corte creacionista y sonetos confeccionados un poco “a la manera de Gerardo Diego”. También hallará los once poemas que integran el libro Los animales, libro que le fue dedicado a Gerardo Diego, y creo que como apuntó el autor de Manual de espumas en un comentario escrito al respecto, Los animales fue “uno de los libros más breves, pero también de los más intensos y originales de la joven poesía contemporánea”. Este pequeño “bestiario hidalguiano” sobresale a mi juicio por mantenerse ajeno a los tópicos, mostrando una singular riqueza de imágenes deudoras del superrealismo español de naturaleza aleixandrina, y también de algún modo del creacionismo apuntalado por Gerardo Diego.

Finalmente, quien abra esta antología hallará algunos versos pertenecientes a Los muertos, sin ninguna duda, uno de los poemarios españoles más impresionantes escritos en aquel tiempo; un libro póstumo en el que en mi opinión Hidalgo supo plasmar con ruda austeridad y sinceridad conmovedora el saberse ya consciente memoria de su propio tiempo, de su propia vida y de su propia muerte.

Como podrá comprobar quien consulte la abundante bibliografía existente en torno a Los muertos, se percatará con rapidez de que mucho se ha escrito sobre este libro imprescindible, sobre la relación que se deja entrever con la obra de autores como Unamuno, Kierkegaard o Rilke, sobre el intento baldío de Hidalgo de entablar un diálogo abierto con Dios, sobre el evidente carácter religioso de los poemas, o sobre si estamos ante el trabajo de un fervoroso creyente o ante el de un convencido descreído...

Pero lo que he pretendido con esta antología sólo es, repito, propiciar un primer y fructífero acercamiento a la obra poética de un poeta que vivió en una de las etapas más duras y terribles de nuestra historia reciente, y que murió con sólo veintisiete, como uno más de los muchos malogrados que entonces fueron legión, dejándonos, eso sí, un buen puñado de poemas, algunos en mi opinión inolvidables.

Comentarios
11.06.2006 17:13:48 - adonais
Comentarios ...José Luis Hidalgo fue un gran poeta, uno de los mejores de la posguerra española. Qué pena que muriera tan joven, pues su poesía fue creciendo con cada nuevo libro.

10.03.2007 15:39:51 - Orión de Panthoseas
Comentarios ...Estimado amigo: probablemente tenga usted mucha razón acerca de Hidalgo. Que sea un verdadero éxito. Saludos.

27.03.2007 16:09:40 - rafaela
Comentarios ...

25.05.2008 1:42:49 - Lizímako

Reciban un cordial saludo.

Empiezo por sintetizar lo que quiero decir: he musicalizado un poema de José Luis Hidalgo y quisiera compartirlo con ustedes.

Pero además de sintetizar quisiera contarles cómo llegué a él. No sabía quién era, no le buscaba a él directamente. Soy psicólogo y cantautor y en ese momento (Abril de 2007), buscaba textos acerca del tema de la muerte, para complementar un conversatorio que preparaba sobre el tema; un conversatorio que se llevaría a cabo durante un funeral.

Al poner la palabra "muerte" en Google, salió este maravilloso poema "Algo Más". Lo adopté como columna vertebral del conversatorio y luego empezó a sugerirme su música. Después investigué sobre la persona de José Luis Hidalgo y me sentí sobrecogido por su intensidad y por la forma como me encontré con alguien tan cercano.

Mis conocimientos de música son limitados pero me gusta mucho compartir mis canciones con quienes gustan de ellas.

Me atrevo a invitarles a escuchar "Algo Más" como canción, así como me atreví a musicalizarla.

Está en www.myspace.com/lizimako


31.07.2008 18:47:13 - Rosa Linares



Es un parrafo de un relato corto que escribi en la revista ,Vecinos, del diario montañés.titulado Breve encuentro,unos niños de mi pandilla estaban jugando a espadas y nosotrs las niñas los mirabamos.Entonces ocurrió,enpleno fragor de la batalla los fogosos guerreros tuvieron que apartarse,un joven de unos ventitantos años pasó entre ellos ,era de mediana estatura, con ojos negros profundos y tez heroicamente pálida,todo él desprendia un halo de tristeza y espritualida que me llamó la atención? estaria ya enfermo?. Cuando pasados los años conocí sus bellas poesias y vi su cara en la portada de sus libros estuve segura,aquel chico que cuando niña.durante un instante cautivó mi retina era Jose Luis hidalgo.Posteriormente quise asegurarme y efectivamente vivió en La Llma,tendria entonces venticinco años, todo coincide ,pues como ya he dicho,yotendria nueve y me sacaba dieciseis.Ademas esa primavera de 1944 inauguró una exposición de sus dibujos y pinturas en el Ateneo de Santander,por lo cual vendria a Torrelavega a ver a su familia. seria aquel chico Jose Luis hidalgo ? no lo sé,pero sus versos desgsrrados del mas puro romanticismo y cuyo tema recurrente es la muerte me acompañan.


12.09.2008 21:32:29 - Jose Luis Hidalgo



Visita la página de José Luis Hidalgo.


12.09.2008 21:34:17 - José Luis Hidalgo




Visita la página oficial del poeta José Luis Hidalgo

www.joseluishidalgo.com










  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    El dibujo y la palabra: Dibujos y fragmentos póstumos de Baudelaire (por José G. Cordonié)
  • Publicidad

  • Autores

    Diario anónimo de Valente, un místico voluntario (por Miguel Veyrat)