Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Vladímir Vysotski: Zona Desmilitarizada
  • Cine

    Crítica de Los limoneros, película dirigida por Eran Riklis (por Eva Pereiro López)
  • Sugerencias

  • Música

    Dig Lazarus dig!!!, CD de Nick Cave (crítica de Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    Por qué los contenidos propios de un web son el mayor activo de las empresas en la Red
  • Temas

    La memoria oculta del PSOE en la Guerra Civil (por Alfredo Semprún)
  • Blog

    Henri Troyat en el Blog de Juan Antonio González Fuentes
  • Creación

    El abrazo de Fatma, de León Moré (Ediciones Carena, 2007)
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
jueves, 11 de noviembre de 2010
El léxico del Quijote, de Juan Hernández Herrero: vigencia y necesidad del humanismo como base del arte
Autor: José Membrive - Lecturas[6161] Comentarios[0]
La presentación en Salamanca del libro “El léxico del Quijote” del doctor y cardiólogo don Juan Hernández Herrero me llenó de optimismo y me confirmó que el humanismo que su Universidad, pionera en occidente, importó, cultivó y recreó sigue oxigenando el corazón de sus gentes y constituye el arma básica para el relanzamiento social en todos los aspectos

José Membrive

José Membrive

La presentación en Salamanca del libro El léxico del Quijote del doctor y cardiólogo don Juan Hernández Herrero me llenó de optimismo y me confirmó que el humanismo que su Universidad, pionera en occidente, importó, cultivó y recreó sigue oxigenando el corazón de sus gentes y constituye el arma básica para el relanzamiento social en todos los aspectos.

El humanismo plasmado en la Italia del Alto Medievo, en realidad había sido cocinado en la Grecia y Roma clásica y precocinado en Egipto y África, como demuestra Eugenio Nkogo en su libro Síntesis sistemática de la filosofía africana (Ediciones Carena) y constituye la columna vertebral de la Civilización humana. Las bases de conocimiento matemático, astrológico y humanista que cimentan las primeras civilizaciones africanas se extendieron a la cultura mesopotámica, que se irradió hacia China y, desde allí hacia América, y floreció a occidente a través de Egipto, Grecia y Roma. Allí estaban en germen todo el cuerpo teórico sobre el que se asentó no sólo una civilización, sino un concepto de dignidad humana que se plasmó en el arte y en el pensamiento renacentista.

Pero el humanismo nace como un delicado germen en un mundo estructurado bajo parámetros de nuestros ancestrales abuelos, los primates, en donde el individuo es impensable al margen del grupo y éste se constituye en doble campo de batalla: una interna en la disputa del caudillaje y otra externa, en la disputa territorial.

En su germen, el humanismo proclama la legitimidad de la autonomía personal para indagar y decidir su propio destino. Frente a las armas mortíferas anteriores, el humanismo esgrime el arte como materia de indagación y, al mismo tiempo, de seducción. Para el humanismo la única guerra válida para salir adelante es la ético-estética. Y el viaje a Salamanca me ha confirmado no sólo la vigencia, sino la urgente necesidad de oponer el humanismo a tanto despropósito y mezquindad de este “desarrollo” que, cuanto más avanza, cuanto más riqueza genera y acumula, más hambre y pobreza expande entre las amplias capas de la población.

La poesía fue y está destinada a ser la punta de lanza del humanismo y éste es la base, la columna, el sostén irrenunciable de nuestra civilización, pero el humanismo se plasmó en dos escuelas poéticas, la salmantina y la sevillana, dos formas de entender la vida, Fray Luis de León frente a Fernando de Herrera: concisión, realismo, llaneza, frente a esteticismo recargado. La primera desembocaría en la mística y en el conceptismo, la segunda en el culteranismo. Ambas, en su evolución, acabaron por asfixiarse. Ni el neoclasicismo ni mucho menos el romanticismo con su tópico exotismo lograrían resucitar la poesía humanista hasta que en el siglo XX (hablo siempre del ámbito hispano), a través de Rubén Darío, los Machado, Juan Ramón Jiménez y la brillante generación del 27 que llevarían la poesía a sus originarios cimientos humanistas.

Esta excesiva introducción se justifica para argumentar mi intuición salmantina de que del actual marasmo social y mental en el que se debate la sociedad sólo puede salirse apelando al humanismo, principalmente en su vertiente salmantina de profundidad de pensamiento, sencillez vital y expresiva y retorno a la naturaleza, o lo que es lo mismo al cultivo de la intimidad, de la fortaleza interior.



Juan Hernández Herrero: El léxico del Quijote (Ediciones Carena, 2010)

En fin nada nuevo en la historia. Ante la hipercorrupción del imperio romano, la fuerza de la razón de las primeras comunidades cristianas no pudo impedir la razón de la fuerza de las tribus germanas y eso costó a occidente diez siglos de oscurantismo. Pero lo que no permite nunca la naturaleza es que un cuerpo social o físico se mantenga siglos y siglos en estado de descomposición permanente: siempre que un organismo se debilita hay otro acechando para ocupar su lugar. Frente a la corrupción medieval nace un humanismo, tal vez uno de los primeros en reaccionar fuera San Francisco de Asís, oponiendo el espíritu de la pobreza, de la sencillez, del amor, al afán de lucro desmedido que afectaba a todos los estamentos sociales.

La sensación es que estamos viviendo otra “edad de hierro” en la que una mentalidad cretina, enloquecida por su desmedido afán de lucro, ha calado en unos cuantos impresentables que no dudan en fortificar sus paraísos fiscales a costa de convertir el resto del planeta en “infiernos laborales”. La crisis económica es una mera consecuencia de la pérdida de la brújula humanista.

Y todo esto viene a cuento porque en Salamanca, a quien artísticamente yo nunca había entendido (¿Cómo se puede hacer arte sublime con palabras sencillas? ¿Cómo se puede aspirar al bien, renunciando a los bienes? ¿Cómo puede retirarse del mundo aquel que busca conocerlo indagando en las verdades?), encontré de nuevo el hilo de Ariadna que me podía sacar de mi propio marasmo.

Juan Hernández Herrero, autor de El léxico del Quijote, tuvo la culpa, culpa que comparte con Asunción Escribano, Catedrática de Lengua y Literatura Españolas en la Facultad de Comunicación de la Universidad Pontificia de Salamanca, autora, entre otros del poemario Metamorfosis, que ofició como presentadora del libro, con el editor Fernando Benito y con los numerosos asistentes, en su gran mayoría lectores de Cervantes que era el ausente oficiante del masivo encuentro.

Juan Hernández es un eminente cardiólogo que intuyó que el Quijote, el gran corazón de la cultura humanista hispana, comienza a padecer alguna dificultad a la hora de impulsar su sangre humanista a todos los tejidos sociales y decidió intervenir con un libro en el que trata de lubricar las palabras, expresiones y refranes que el paso del tiempo ha cubierto de robín. Es una idea muy práctica, no se adentra en los grandes enigmas de la metafísica quijotesca. Es una persona inteligente que, en sus vacaciones, se pone a darle vueltas al Quijote y a extraer conceptos que el tiempo ha deteriorado para reflotarlos, hacerlos comprensibles y, si cabe, incorporarlos, con su antiguo brillo, al lenguaje de la actualidad. Es un libro que viene muy bien a cualquier lector del Quijote, incluso un libro que puede leerse en sí mismo para ampliar vocabulario y acercarnos al mundo y a la obra cervantina.

Pero eso es solo una parte del gran autor, la otra está por escribir: su humanismo pleno, contagioso, sencillo, profundo… salmantino en definitiva. Después del acto, un cervantista me decía que había llegado el momento de la dignidad, de que alguien, sin consultar encuestas, se lanzara al ruedo social con la dignidad de Don Quijote… que habíamos llegado, como sociedad, a cuotas de infamia insostenibles, pero que Cervantes seguía vivo. Fue en la cena con la familia de Juan, cuando me sentí partícipe de una familia grande, una familia de un humanismo desbordante y allí estaba el hilo de Ariadna para salir del enésimo laberinto: el humanismo, vivo, radiante, pasado, presente y futuro. El humanismo en versión salmantina afila sus armas para la cuarta salida del Quijote. Esta vez su campo de acción es el planeta y sus escuderos seremos muchos. No habrá una nueva derrota en la playa de Barcino, porque por ahí pasea Juan Hernández.


NOTA: En el blog titulado Besos.com se pueden leer los anteriores artículos de José Membrive, clasificados tanto por temas (vivencias, creación, sociedad, labor editorial, autores) como cronológicamente.


Comentarios









  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    La pérdida de El Dorado, de V. S. Naipaul (reseña de José María Lasalle)
  • Publicidad

  • Autores

    Entrevista Esmeralda Berbel, coordinadora de 27 de septiembre. Un día en la vida de los hombres