Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Gloria, película de Sebastián Lelio (por Eva Pereiro López)
  • Cine

    In the Loop, película de Armando Iannucci (por Eva Pereiro López)
  • Sugerencias

  • Música

    Tell Tale Signs, CD de Bob Dylan (por Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    La creación de contenidos web en la era de la economía de la atención
  • Temas

    La Alianza de Civilizaciones y el discurso multiculturalista de la izquierda
  • Blog

    Simon Boccanegra, un Verdi de tintes oscuros en el Blog de Juan Antonio González Fuentes
  • Creación

    Poemas de Urbano Blanco Cea
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
Luci Romero: <i>El diluvio</i> (Amargord, 2012)

Luci Romero: El diluvio (Amargord, 2012)

    TÍTULO
El diluvio

    AUTORA
Luci Romero

    EDITORIAL
Amargord

    PROLOGO
Raúl Quinta

    OTROS DATOS
ISBN: 978-84-15398-27-1. 2012. 52 páginas. 10 €



Luci Romero

Luci Romero

José Ángel García Caballero (Valencia, 1977). Ha publicado el libro de poemas <I>Llaves olvidadas</I> (Renacimiento, 2010; XIII Premio Surcos de Poesía)

José Ángel García Caballero (Valencia, 1977). Ha publicado el libro de poemas Llaves olvidadas (Renacimiento, 2010; XIII Premio Surcos de Poesía)


Reseñas de libros/Ficción
Luci Romero: El diluvio (Amargord, 2012)
Por José Ángel García Caballero, viernes, 4 de mayo de 2012
La humedad que cruza las líneas de El diluvio (Ediciones Amargord, 2012), trazadas por Luci Romero (1) (Córdoba, 1980), enfría, por un lado, los huesos, al mismo tiempo que arropa a través de su propuesta comunicativa.

Porque no hay en estas páginas sombra de profecía o pronóstico: el personaje poético de El diluvio describe la lluvia, busca habitar en ella. Pues sabe que no cesa/ la lluvia tras el frágil augurio. En este sentido, las palabras no constituyen aquí un itinerario hacia la tierra prometida, sino una propuesta de habitabilidad o un mínimo asidero para ella, como ella mismo expresa, la débil frecuencia de pertenecer a algo.

 

Las tres partes que componen el libro (El diluvio; Y ahora, la sed; Alrededores) proponen una cartografía del dolor a partir de la sensación de ansiedad y de ahogo. Aquí, como sugiere Raúl Quinto en el prólogo, la lluvia no destruye y regenera, sino que es una constante donde encontramos en mitad del diluvio, la sed.

 

Así, esa sed parece transitar por carreteras secundarias, donde la soledad se radiografía en la aridez y quietud del paisaje. Como en el poema, La mujer que era:

 

El desierto clama invierno tras la mirilla,

tu sombra planea tanto vértigo, que

esta carretera

 

ya no soporta más peso.

 

Y en este trayecto conversa tanto con clásicos como Keats, grandes escritores del siglo pasado como Valente y Clarice Lispector, como con músicos recientes del panorama indie, como Elvis Perkins o Fanfarlo.

 

Este segundo libro de la autora está repleto de sugerencias, donde se yuxtaponen imágenes a modo de álbum de viajes que va desenvolviendo las capas de nuestra educación sentimental. De este modo, nos invita a la inmersión en Let’s submerge:

 

Fingir, dentro de cada fotografía,

 la ausencia de pisadas, esas que no tienen

forma ni ruido ni dolor.

 

Utiliza un lenguaje narrativo, con poca adjetivación, provocando expectación, intriga (de hecho, uno de los poemas se llama Serie B), a modo de cámara que se va deteniendo en los espacios más singulares de la escena, practicando en algunos momentos el poema en prosa. Propuesta, de la que la autora sale airosa, pues consigue organizar todo este escenario de impresiones dejando en el lector una sensación de naturalidad.

 

Palabra medida, cuidadosamente evocadora, a través de un verso ensamblado en un ritmo muy personal. Hay una búsqueda angustiosa de cadencia, de armonía que presente los acontecimientos. Ella lo expresa muy bien: Se quiebra el doble fondo de cada respiración/ cuando la ausencia de métrica golpea el sueño.

 

Un camino irradiado por la imagen de la mujer que construye historias para sobrevivir a la opresión: Una suerte de Sherezade, que por miedo a morir algún día no deja de enlazar palabras y refundar historias.

 

En definitiva, un delicado caleidoscopio del dolor que atraviesa la memoria del lector, no para herirlo, sino para construir calidez a través del diálogo, del matiz inadvertido. La palabra se hace periscopio, propuesta de oxígeno. Como en el final del poema, Anotaciones al margen:

 

Por eso, en la última noche de los tiempos,

te subes al coche, mientras la brisa aleja el sudor, y atropellas

el plazo que desmienten las ciudades.

 

NOTAS

(1) Es autora del libro de poemas, Autovía del Este (Córdoba, 2007), poemas suyos han sido recogidos en la antología Sais. Diecinueve poetas desde La Bella Varsovia (Ed. La Bella Varsovia, 2010). Fue premio La Voz+Joven 2010.

  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Las relaciones hispano-marroquíes, de Víctor Morales Lezcano (reseña de Rogelio López Blanco)
  • Publicidad

  • Autores

    Entrevista a Juan Hernández Herrero, autor de El léxico de El Quijote (por Jesús Martínez)