Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Marc Antoni Broggi: Por una muerte apropiada (reseña de Bernabé Sarabia)
  • Cine

    El tratamiento cinematográfico de la historia del psicoanálisis: Freud, Huston y las pasión secretas
  • Sugerencias

  • Música

    Dig Lazarus dig!!!, CD de Nick Cave (crítica de Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    Por qué los contenidos propios de un web son el mayor activo de las empresas en la Red
  • Temas

    Stalin, de Robert Service (reseña de Rogelio López Blanco)
  • Blog

    “¡La duquesa de Langeais ha muerto!” (Un cuento breve para Balzac) (Blog J. A. González Fuentes)
  • Creación

    Poemas de Manuel Crespo
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
Elvira Lindo: <i>Lo que me queda por vivir</i> (Seix Barral, 2010)

Elvira Lindo: Lo que me queda por vivir (Seix Barral, 2010)

    TÍTULO
Lo que me queda por vivir

    AUTOR
Elvira Lindo

    EDITORIAL
Seix Barral

    OTROS DATOS
Barcelona, 2010. 269 páginas. 18 €




Reseñas de libros/Ficción
Elvira Lindo: Lo que me queda por vivir (Seix Barral, 2010)
Por Alejandro Lillo, miércoles, 1 de diciembre de 2010
Elvira Lindo, con Lo que me queda por vivir, ha escrito una novela intimista y emotiva, repleta de humanidad y cariño. Narrada en primera persona, la protagonista es una mujer que plasma por escrito una etapa complicada y ya pasada de su vida. Sola en el Madrid de los años ochenta y con un hijo de cuatro años al que cuidar y educar, la narradora intercala esos recuerdos con los de su propia infancia, vivida en un pueblecito de provincias. El resultado es una sentida reflexión sobre la madurez y la soledad. Pero también una defensa del amor entendido como fuerza capaz de sostenernos en los momentos más delicados y hacernos seguir adelante.
“Confieso que para mí escribir es difícil, y no sólo porque siempre es complicado contar con precisión lo que uno desea, sino porque escribir, tal y como yo lo entiendo, es arriesgarse, arriesgarse a confesar algo de lo que uno no está muy satisfecho (…) Escribir es contar una verdad, aunque esté encubierta por muchas mentiras”. Así comienza Elvira Lindo el prólogo de Tinto de verano (Suma de Letras, 2002), un libro escrito hace casi diez años pero que resulta interesante rescatar para centrar el sentido de lo que Lindo quiere transmitir en su última novela.

Mucho se ha comentado sobre qué parte de lo que se narra en Lo que me queda por vivir se corresponde con la realidad y qué parte es pura ficción, qué parte pertenece al mundo de lo inventado. Es cierto que la protagonista tiene aspectos biográficos comunes con la propia Elvira Lindo, pero especular sobre este asunto parece una discusión estéril. Al fin y al cabo todo novelista, todo autor de una obra de ficción, emplea en mayor o menor grado elementos autobiográficos, experiencias personales, temores, ilusiones, miedos o errores, propios o ajenos que, dándoles forma literaria, sirven para transmitir una verdad. Es esa verdad, propiamente literaria, hecha de retazos y experiencias, de invención y de realidad, la que, si el escritor es talentoso y el trabajo está bien hecho, atraviesa al lector y lo transforma, convirtiéndolo en alguien distinto de lo que era antes. Es lo que sucede con Lo que me queda por vivir.

En la novela confluyen dos sucesos –el nacimiento de un hijo y el fallecimiento de un ser querido- que, aunque diametralmente opuestos en cuanto a emociones y sentimientos, tienen al menos un elemento en común: no estamos preparados para afrontar ninguno de los dos

La protagonista de la novela parece situada en un tiempo próximo a nuestro presente. Su hijo ya es casi un hombre y ella una mujer madura, felizmente casada. Desde ese lugar y ese momento, echa la vista atrás para rememorar un período de la infancia de su hijo Gabi que irá intercalando con sus propios recuerdos infantiles. Nos habla de una mujer que ha sido madre muy joven, con apenas veintiún años, y a la que la propia narradora le cuesta reconocer (“Ella, aquella tan ajena a mí que era yo en esos años”). A la dificultad de criar se suma el problema de hacerlo a edad muy temprana y de emprender esa tarea sola, pues la chica y su pareja –el padre de la criatura- están atravesando un proceso de ruptura y distanciamiento. Además, arrastra un dolor antiguo, un dolor profundo que irá concretándose poco a poco a lo largo de la narración y que está vinculado con el prematuro fallecimiento de su madre.

En la novela confluyen dos sucesos –el nacimiento de un hijo y el fallecimiento de un ser querido- que, aunque diametralmente opuestos en cuanto a emociones y sentimientos, tienen al menos un elemento en común: no estamos preparados para afrontar ninguno de los dos. Y no podremos estarlo nunca, por mucho que lo intentemos. Nueve meses de embarazo parece mucho tiempo para imaginarse la vida con el recién nacido, para ir organizando la llegada de la criatura. Sin embargo, tras el parto, la vida de los padres cambia de manera irremediable e irreversible. Los progenitores no volverán a ser los mismos, su vida no volverá a ser igual. Aunque de signo contrario, tremenda y atroz, con la muerte de un ser querido sucede algo similar. Por larga que sea la enfermedad –no digamos si el fallecimiento es repentino- la muerte siempre nos va a impactar, no hay forma humana de vacunarse o protegerse contra ese dolor, contra esa pérdida.

La protagonista de Lo que me queda por vivir sufre el fallecimiento de su madre casi en el peor momento posible, cuando tiene dieciséis años. La muerte del ser querido siempre es dolorosa y requiere un duelo, un período más o menos largo de asimilación y aceptación de la pérdida, pero con dieciséis años esa desgracia resulta tremendamente difícil de encajar. Unos cinco años después de ese luctuoso acontecimiento sucede otro, feliz y placentero, pero que conlleva una gran responsabilidad: el nacimiento de un hijo. De un hijo que, como vemos en la novela, con cuatro o cinco años la narradora tiene que cuidar sola.

Esa idea del tiempo pasado, de tiempo perdido, que nada puede hacerse para recuperarlo, impregna toda la obra y se convierte en el telón de fondo del relato. Asimilar lo pasado, lo sucedido, no es siempre fácil y conseguirlo es un signo de madurez

Casi todo en esta novela hace referencia al tiempo pasado, al vivido y, como el propio título de la obra indica, al “que me queda por vivir”. Son así distintos momentos los que se mezclan en la novela: los recuerdos de niñez y juventud de la madre intercalados con los de la infancia del hijo. Son unos saltos temporales y espaciales dotados de cierto aire caótico y caprichoso muy bien logrado. Esa idea del tiempo pasado, de tiempo perdido, que nada puede hacerse para recuperarlo, impregna toda la obra y se convierte en el telón de fondo del relato. Asimilar lo pasado, lo sucedido, no es siempre fácil y conseguirlo es un signo de madurez. Es decir, de asunción plena de nuestra responsabilidad y de aceptación de la pérdida.

La idea de pérdida debe entenderse aquí en un sentido muy amplio, pues en la obra de Elvira Lindo se presenta con muchas ramificaciones y pluralidad de significados, aunque todos apuntan en una misma dirección. Por un lado tenemos la pérdida entendida en un sentido temporal. Hablamos de la conciencia de la pérdida de la infancia, como un tiempo pasado y feliz que no volverá, y de la juventud, debido a las obligaciones que una maternidad temprana impone. Mezclada con todas ellas, la narradora también experimenta la sensación de pérdida del hijo. Conforme la criatura se va haciendo mayor, reclama cada vez más independencia, reparte unos afectos que antes estaban reservados a la madre: “Tal vez ella [la actual pareja del padre] viajara también en ese coche. Si fuera así, Gabi, generoso en sus afectos, pasaría su pequeño brazo derecho por el cuello de ella y le acariciaría el nacimiento del cabello. Pensar en eso me nublaba la vista”.

Luego están las pérdidas físicas y emocionales. Algunas vinculadas con los recuerdos de los seres queridos, con las personas que ya no están: “Yo, que he mantenido intactas conversaciones enteras durante años, he perdido las palabras que ella balbuceaba en la ambulancia”. Tanta pérdida no asumida, o no correctamente asumida, tanta soledad, produce cierta sensación de desconcierto, de extravío. La propia narradora está perdida en su vida, no acaba de encontrarse, de conocerse, no sabe bien hacia dónde va, hacia dónde se encamina: “Caminar con un destino me levantaba el ánimo (…), no deambular sino ir en busca de una dirección, no andar como una mujer solitaria, sino como alguien con una tarea que cumplir (…) Tu madre, tan perdida como tú, más perdida que tú, mucho más perdida que tú, tanto que se podría decir que es él, el niño, tú, el que, sin pretenderlo, la guía a ella, a mí, en la oscuridad. Él, tú, sin saberlo, el único motivo de esperanza para buscar una salida, la solución”. Fundamental, pues, el concepto de pérdida, múltiple y variado, que acosa por todos los lados la vida de esta mujer, pero que podría concretarse en este hermoso párrafo:

“Recuerdas mi mano, la mano de tu madre, la mano que nunca se olvida, como yo no he olvidado la mano de mi madre, ese tacto que mi memoria ha logrado conservar entre tantos recuerdos perdidos. Recuerdas a tu madre, firme, dura, poderosa como una roca, así me recuerdas hoy para mi asombro. La madre en la que confiaste ciegamente, aunque no lo mereciera”.

Desde el principio, la narradora es muy exigente consigo misma, carga con una culpa que en el momento de la escritura permanece viva y que de alguna manera la propia escritura elimina

En este párrafo se apuntan dos elementos también fundamentales en la narración. El primero de ellos, turbador y lacerante, es el de la culpa. El segundo, la de la liberación por el amor. Desde el principio, la narradora es muy exigente consigo misma, carga con una culpa que en el momento de la escritura permanece viva y que de alguna manera la propia escritura elimina. Es un desgarro pasado pero latente, que permanece y revive con insistencia, herida sin cicatrizar que se intuye curada –que no olvidada- en el momento en que se plasma por escrito:

“Las madres, las otras madres (…); esas madres que abundaban en la puerta de la guardería y que no eran como yo, que se levantaban los sábados antes de las once para que el hijo no vagabundeara descalzo y solitario por la casa; las madres que llevaban una vida ordenada (…); que antes de irse a la cama tiraban a la basura las colillas que desbordaban el cenicero para que la casa no apestara a tabaco a la mañana siguiente; las madres que llegaban a su hora a la guardería, a llevar a sus hijos y a recogerlos; las madres que no tenían esa cara permanente de disculpa (…) Esas madres, las otras, nunca pasaban horas hablando por teléfono, nunca, ni mataban el rato riéndose a carcajadas con un amigo, que no era el padre, mientras el niño se aburría en el baño, rodeado de espuma y de juguetes flotadores, con el agua ya fría. El niño celoso, que empezaba a llamarla, “¡mami, mamá!”, cuando la oía reír, porque tenía pavor a sentirse excluido. El mismo niño al que luego le latía el corazón cuando volvía a sonar el teléfono (…) porque sabía que la madre lo abandonaría todo, la cena, la máquina de escribir, a él, que era el único ser en este mundo que no la abandonaría nunca, para hablar con el padre”.

Toda esta laceración, todos estos reproches, nacen de la visión que tiene la madre hacia sí misma y de la relación que mantiene con su hijo, cargada de amargura. Esos reproches son parciales y subjetivos y nada tienen que ver con lo que de su madre piensa el hijo, con la perspectiva del niño: “…un día le diría a su madre, diez años después, en un tono que ella no sabría interpretar, que no deseaba otra infancia que la que le había tocado en suerte”. Gabi, el hijo de la narradora, se revela como la tabla de salvación, como la persona en la que la madre se apoya para seguir adelante. Así aparece reflejado en la novela, aunque en ese juicio, como en otros, la narradora se equivoca. Es el amor que como madre siente por su hijo el que la impulsa a seguir adelante: a trompicones quizá, pero adelante. La mujer se salva por ella misma, por su fuerza y su propia lucha, aunque su hijo sea la expresión acabada de todo lo que ella ha amado, de todo cuanto ha perdido.
  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Elegía, de Philip Roth
  • Publicidad

  • Autores

    El silencio como género literario: censura y asesinato de Isaac Bábel (MA S. de Armas)