Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Pacto o conflicto en México (por Renward García Medrano)
  • Cine

    Profesor Lazhar (Monsieur Lazhar), película de Philippe Falardeau (por Eva Pereiro López)
  • Sugerencias

  • Música

    Raising Sand, CD de Robert Plant y Alison Krauss (crítica de Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    ¿Realmente hay motivos para externalizar la gestión de un website?
  • Temas

    Conflictos étnicos y gobernabilidad en Guinea (por Muakuku Rondo Igambo)
  • Blog

    Fernán-Gómez, un genio malogrado (Blog de Juan Antonio González Fuentes)
  • Creación

    Entonces llegamos al final, por Joshua Ferris
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
Norah Jones: <i>The Fall</i> (2009)

Norah Jones: The Fall (2009)

    GÉNERO
Música

    TEMA
Crítica de The Fall, CD de Norah Jones (por Marion Cassabalian)

    OTROS DATOS
Lanzamiento: 2009. Discográfica: EMI. Composición: Norah Jones. Producción, grabación y mezcla: Jacquire King. Asistentes: Brad Bivens y Brian Thorn. Musicos invitados: Jesse Harris, Marc Ribot, James Gadson, Joey Waronker, James Poyser, Smokey Hormel, John Kirby, Sam Cohen, Frank Stuart, Marco Giovano, Robert DiPietro, Matt Stanfield, Peter Atanasoff, Dave Wilder, Pete McNeal, Will Sayles, Zac Rae, Sasha Dobson, Lyle Workman, Gus Seyffert. Diseño: Frank Harkins. Fotografía: Autums de Wilde



<i>Come Away With Me</i> (2002)

Come Away With Me (2002)

<i>Feels Like Home</i> (2004)

Feels Like Home (2004)

<i>Not Too Late</i> (2007)

Not Too Late (2007)


Magazine/Música
The Fall, CD de Norah Jones
Por Marion Cassabalian, martes, 05 de enero de 2010
La famosísima y siempre tan esperada Norah Jones saca un cuarto disco, The Fall, decepcionando una vez más a los amantes del jazz, quienes veían en ella la nueva gran voz de este género, después del éxito de su primer álbum en 2002, Come Away With Me. Su cuarta y última entrega carece de personalidad y de relieve, a pesar de la presencia de una voz muy bonita, con este toque tan personal.
El talento de Norah Jones reside sin duda en su voz. Es también una excelente pianista. Estas dos razones explican (entre otras) por qué su primer disco, Come Away With Me, un lindo álbum de jazz, intimo y cálido, en el que ella ponía en valor sus dos principales cualidades, tuvo tanto éxito y la propulsó a una fama tan repentina como extraordinaria en 2002. Estas dos razones también explican por qué su cuarto y último disco en estudio, The Fall, una mezcla de rock y de baladas casi sin piano, no es tan bueno...

Jones cuenta que The Fall representa una ruptura en su vida, una aventura, un desafío al que se lanzó ella misma para ver si era capaz de hacer otra cosa. Capaz lo es. Sobre todo cuando una se llama Nora Jones, gana los Premios Grammys con solo 22 años y vende 20 millones de copias de su primer trabajo (¡y es además hija del maestro indio del sitar Ravi Shankar!). Con esto, poder se puede, pero no significa que se haga bien.



Norah Jones: "Young Blood" (vídeo colgado en YouTube por WitteGeit)

Justamente da un poco de rabia..., rabia por ver que con todos estos puntos a su favor Jones no haya encontrado su estilo y vaya de mal en peor. A pesar de que el éxito internacional que recibió la artista en 2002 resultaba un poco desmesurado, su primer álbum era realmente bonito y distinto (ya todo un desafió en un panorama musical en el que las artistas femeninas se parecen y se confunden) y dejaba presagiar un futuro maravilloso para los fans de esta cara tan bonita.

Sin embargo, su segundo álbum, Feels Like Home (2004), no superó al primero, sino que prosiguió en una senda toda trazada por el éxito, evolucionando ligeramente hacia el country y el soul, pero sin dejarnos ver ninguna sorpresa. El tercer álbum iba a ser el que por fin la consagraría como una de las nuevas voces del jazz, pero Not Too Late (2007) no cumplió con las expectativas y decepcionó una vez más por su sencillez y su falta de relieve. Entonces ¿qué decir de The Fall, que toma un rumbo todavía distinto, acercándose peligrosamente al pop?

Se acabó el jazz, se acabó el piano y se acabó lo que nos había gustado de Norah Jones. Menos mal que sigue teniendo esta voz aterciopelada y ligeramente melancólica que le da su toque de originalidad (y que nos recuerda que ella es la compositora e intérprete de “Come Away With Ne”) y que logró convocar en un mismo álbum al productor de Tom Waits, Jacquire King, y músicos de la talla del guitarrista Marc Ribot (quien tocó con Elvis Costello, Allen Toussaint y Tom Waits, entre muchos otros), los baterías Joey Waronker y James Gadson (Beck y R.E.M.), el teclista James Poyser (Al Geeen) y el guitarrista Smokey Hormel (Joe Strummer, Jonnhy Cash), además de numerosos otros artistas, cada uno participando en dos o tres canciones en el disco.



Norah Jones: "Tell Yer Mama" (vídeo colgado en YouTube por nahuelala)

El primer tema, “Chasing Pirates”, deja clarísimo el cambio de rumbo que tomó la artista en esta cuarta entrega. Es una canción superficial y sin relieve, en la que ni siquiera su voz logra convencernos. La primera sensación es de incredulidad, sigue la decepción: apenas reconocemos que se trata de Norah Jones. Lamentablemente, el tema siguiente, “Even Though”, es del mismo calado y no da muchas ganas de seguir adelante… Por suerte, la tercera canción, “Light As A Feather”, empieza a retener nuestra atención por un sonido semejante al de un violín, pero que parece hecho en realidad con un teclado (sin comentarios).Pero la atención decae con los temas siguientes: son tan simples que carecen de interés. La voz de Jones, y sus dotes a la guitarra acústica, no son desagradables, pero el estilo elegido confunde rápidamente su talento con música de fondo.

Hay que esperar el octavo tema para escuchar algo con más personalidad. “You’ve Ruined Me” deja presagiar una mejoría al final del disco y así es: el noveno tema, “Back to Manhattan”, es lo más próximo a lo que hemos escuchado de Jones hasta ahora y es sin duda el mejor tema de este disco. También se vuelve interesante “Stuck”, el noveno tema, gracias a la guitarra eléctrica de Ribot y por qué no “December”, una balada de navidad en la que Jones retoma el piano. Lamentablemente, los dos últimos temas, “Tell Yer Mama” y “Man of the Hour”, no dejan una muy buena impresión y solo logran darnos las ganas de volver a escuchar su primer álbum…

Norah Jones parece tan atraída por la sencillez que su trabajo se ha vuelto superficial. Se entiende que con 29 años una tenga ganas de cambiar, pero lamentablemente el giro que tomó no es el que esperábamos. Solo nos toca respetar sus decisiones y disfrutar de lo que, por ahora, esta artista nos regala, desde lo más profundo de su corazón.



Norah Jones: "Man Of The Hour" (vídeo colgado en YouTube por nessa199000)
  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    La herencia de Ezster, de Sándor Márai (reseña de José Mª Lasalle)
  • Publicidad

  • Autores

    Yo maté a Carvalho