Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Entrevista a Francisco Catena, autor de Por el Cielo, Norma Jeane (por Jesús Martínez)
  • Cine

    Aquí, Smiley: El topo de Tomas Alfredson (por Carlos Abascal Peiró)
  • Sugerencias

  • Música

    Christmas In The Heart, CD de Bob Dylan (por Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    La creación de contenidos web en la era de la economía de la atención
  • Temas

    La hojarasca (por Jesús Ortiz Pérez del Molino)
  • Blog

    El arte de Arturo Toscanini en palabras de Stefan Zweig (Blog de Juan Antonio González Fuentes)
  • Creación

    Entonces llegamos al final, por Joshua Ferris
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
Allen Toussaint: The Bright Mississippi (2009)

Allen Toussaint: The Bright Mississippi (2009)

    GÉNERO
Música

    TEMA
Crítica de The Bright Mississippi, último CD de Allen Tousaint (por Marion Cassabalian)

    OTROS DATOS
Lanzamiento: abril 2009. Discográfica: Nonesuch Records (Warner Music Group Company). Músicos invitados: Brad Mehldau (piano en "Winin' Boy Blues") y Joshua Redman (saxo tenor en "Day Dream"). Producción: Joe Henry. Grabación y mezcla: David Killen. Diseño : Sequel Studio. Fotografía: William Claxton y Michael Wilson




Magazine/Música
The Bright Mississippi, CD de Allen Toussaint
Por Marion Cassabalian, martes, 01 de septiembre de 2009
Rodeado de algunos de los mejores músicos de la escena actual (Ribot, Byron, Bellerose, Payton y Piltch) y con dos invitados de lujo (Mehldau y Redman), el pianista estadounidense Allen Toussaint convierte unos viejos clásicos de jazz de Nueva Orleans en nuevos clásicos de hoy. The Bright Mississippi es un disco cálido, íntimo y melancólico, pero sobre todo brillante.
The Bright Mississippi es una obra maestra. Para su primer disco en solitario desde hace más de diez años, el brillante pianista, cantante, compositor y productor discográfico Allen Toussaint se rodeó de algunos de los mejores músicos de la escena actual para interpretar clásicos de jazz, de blues o de swing -depende por donde se mire- tan conocidos como «Egyptian Fantasy» de Sidney Bechet o «Solitude» de Duke Elligton. Pero cuidado, este álbum no es un mero recopilatorio de grandes estándares de jazz como tantos otros, sino un soberbio homenaje al sonido de la vieja Nueva Orleans de mano de unos verdaderos virtuosos, Toussaint incluido.



Presentación de The Bright Mississippi, CD de Allen Toussaint (vídeo colgado en YouTube por StockholmJazzFest)

Esta pequeña joya se debe a Joe Henry, el productor de discos míticos como el Don’t Give Up On Me de Salomon Burke o el álbum benéfico Our New Orleans, entre otros. Moviendo los hilos siempre desde la sombra y la humildad, Henry es sin embargo el principal protagonista de este disco elegante y cálido, ya que supo darle a cada uno de los músicos su lugar, su momento y su oportunidad para brillar.

El mismísimo Don Byron (clarinete) y el gran Nicholas Payton (trompeta) se encargan de los vientos, acompañados, en el decimo tema, por un invitado que no necesita presentación: el saxofonista tenor Joshua Redman. Por su parte, Marc Ribot deslumbra literalmente con su guitarra acústica, apoyado por el excelente bajo de David Piltch. Jay Bellerose (batería y percusiones) marca el ritmo con discreción y precisión, dejando total libertad de expresión al maestro Allen Toussaint, quien le pidió a otro genio del piano, Brad Mehldau, que interpretara el mítico tema «Winnin’ Boy Blues» de Jelly Roll en un dúo tan intimo como magistral.

El primer tema de The Bright Mississippi, el clásico de jazz «Egyptian Fantasy» de Sydney Bechet, es un claro ejemplo de la fluidez y de la agilidad con la que estos genios ponen su arte en común para reinterpretar temas ajenos. A la vez marchosa, alegre y melancólica, esta primera pieza pone enseguida en un ambiente de carnaval en blanco y negro, que solo el famoso fotógrafo William Claxton podía retratar (ver foto de portada). Canciones como la conocidísima «Dear Old Southland» de Raymond Bloch, «Singing The Blues» de J. Russel Robinson y Con Conrad, «West End Blues» de Joe Oliver y Clarence Williams y «Bright Mississipi» del gran Thelonius Monk, son otras de las canciones del álbum en las cuales todos los músicos tienen su lugar y logran recrear una nueva versión con un color propio. Clásicos de ayer reconvertidos en clásicos de hoy.

Pero The Bright Mississipi esconde otros tesoros: unos dúos que ponen de relieve, cada uno en su momento, la magnitud de las cualidades de cada uno de los músicos. «Just a Closer Walk With Thee», el octavo tema cuyo autor se desconoce ya que pertenece al folclore estadounidense, parece una charla entre el piano jazz de Toussaint y el clarinete aterciopelado de Byron. Algo parecido pasa con el décimo tema, «Day Dream» de Duke Elligton y Billy Strayhorn: el pianista invita al melódico saxófono de Joshua Redman para que le acompañe en un dúo tranquilo y casi romántico. Al final del disco, se juntan el piano de Toussaint con la guitarra acústica de Ribot para un cover de «Solitude» (también de Duke Ellington) en un dúo, en una interpretación muy similar a la canción original. Pero la versión del tema «Winin’ Boy Blues» de Ferdinand «Jelly Roll» Morton, o mejor dicho la «conversación» entre los pianos de Allen Toussaint y de Brad Mehldau, otro invitado de lujo, es sin duda el mejor dúo de este álbum por su sensibilidad y su aparente sencillez.

Por otra parte, destacan en The Bright Mississippi dos temas por su originalidad y la increíble muñeca de Ribot: «Blue Drag», primero, del increíble guitarrista Django Reinhardt, pero sobre todo el tradicional «St. James Infirmary», sin duda el mejor cover de este álbum y también el más blusero. Falta por mencionar la canción once, una versión de «Long, Long Journey» de Leonard Feather, el único tema cantado del disco, pero también el menos logrado, a pesar de la voz todavía muy joven y agradable de Toussaint.

A sus 71 años, el pianista tiene todavía energía y carisma suficiente para hacer bailar salas enteras, incluso estando solo en el escenario, sentado detrás de su inseparable piano. España, cuyo público está siempre ávido de marcha y de buena música, es una parada inevitable en sus giras veraniegas por los festivales de todo el mundo. Este verano, Toussaint tocó en el famoso Festival de Jazz de Vitoria y el éxito fue rotundo. Elvis Costello es otro de los que se quedó maravillado por el talento de Toussaint y grabó un disco a su lado en 2006, titulado The River in Reverse.

Difícil no quedarse atrapados por la genialidad, la elegancia, la energía y la bella sonrisa de este pianista inconfundible... sobre todo si está, como en The Bright Mississippi, rodeado de una constelación de virtuosas estrellas.



Elvis Costello y Allen Toussaint: "I Can't Stand & High Fidelity" (España, julio 2007) (vídeo colgado en YouTube por eymerichnapoli)
  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    El futuro según Saramago (por Justo Serna)
  • Publicidad

  • Autores

    Sándor Márai y la herencia centroeuropea