Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Haruki Murakami: entre oriente y occidente (reseña de Antonio Garrido Domínguez)
  • Cine

    La Nouvelle Vague. La modernidad cinematográfica (por Javier Memba)
  • Sugerencias

  • Música

    Dig Lazarus dig!!!, CD de Nick Cave (crítica de Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    Por qué los contenidos propios de un web son el mayor activo de las empresas en la Red
  • Temas

    Una lúcida reflexión sobre el final del siglo XX
  • Blog

    Historia de fantasmas en el Blog de Juan Antonio González Fuentes
  • Creación

    Poemas de Besos.com, de José Membrive
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
Hirokazu Kore-Eda: <i>Still Walking</i> (2008)

Hirokazu Kore-Eda: Still Walking (2008)

    GÉNERO
Cine

    TEMA
Crítica de la película Still Walking, del director Hirokazu Kore-Eda (por Eva Pereiro López)

    OTROS DATOS
Guión: Hirokazu Kore-eda. País: Japón. Año: 2008. Duración: 108 minutos. Género: Drama. Reparto: Hiroshi Abe (Ryota), Yui Natsukawa (Yukari), You (Chinami), Kazuya Takahashi (Nobuo), Shohei Tanaka (Atsushi), Hotaru Nomoto (Satsuki), Ryoga Hayashi (Mutsu). Producción: Yoshihiro Kato e Hijiri Taguchi. Música: Gontiti. Fotografía: Yutaka Yamazaki. Montaje: Hirokazu Kore-eda. Diseño de producción: Toshihiro Isomi y Keiko Mitsumatsu. Vestuario: Kazuko Kurosawa
















Magazine/Cine y otras artes
Still Walking, película de Hirokazu Kore-Eda
Por Eva Pereiro López, miércoles, 01 de julio de 2009
Still Walking narra un reencuentro entre padres e hijos, y las familias respectivas de éstos, para conmemorar la trágica muerte del hijo mayor quince años atrás. El director japonés Hirokazu Kore-Eda retrata así a los Yokoyama a lo largo de 24 horas, desgranando con sensibilidad, delicadeza y asombrosa facilidad los sinsabores acumulados a lo largo de los años. Un retrato tan japonés como universal en torno a la preparación minuciosa de las comidas.


Como todos sabemos, la familia es un ente singular, un microcosmos resquebrajado muy a menudo por la incomunicación, hecho de silencios, decepciones y anhelos ensordecidos. Recuerda Still Walking a aquella maravillosa Cuentos de Tokio (1953) de Ozu en la que se hacía patente el choque generacional entre padres e hijos cuando los primeros iban a visitar a los últimos.

Después de la impactante e inolvidable Nadie sabe, que logró en 2004 el premio al mejor actor en el festival de Cannes, Kore-Eda explora aquí los equilibrios y desequilibrios de este cuerpo social, los cambios sutiles, los pesares de las largas ausencias, los pequeños conflictos nunca expuestos, con un tempo pausado que impregna el conjunto de un dolor tranquilo y soportable, pero dolor al fin y al cabo.

Still Walking es amarga y bella a la vez, con toques de humor, un homenaje significativo a esa familia de la que provenimos y que, por tanto, no puede más que conmover por el reflejo que cada uno reconocerá en su propio bagaje personal. Tiene el equilibrio natural y sencillo de la buena literatura, la delicadeza necesaria para la perfecta poda de un bonsái, la lentitud propia del cine asiático y la fragilidad de los cerezos en flor. Kore-Eda logra contarlo todo sin aparentemente contar nada. Y eso es propio de un maestro.



Tráiler subtitulado en español de la película Still Walking, del director Hirokazu Kore-eda (vídeo colgado en YouTube por keane43)
  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Las Américas, de Felipe Fernánde-Armesto (reseña de Antonio Sanz Trillo)
  • Publicidad

  • Autores

    Winston Churchill: amo y esclavo de la palabra (por Miguel Ángel Sánchez de Armas)