Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    José Fernando Siale DJangany: En el lapso de una ternura (reseña de José Cruz)
  • Cine

    Un profeta, película de Jacques Audiard (por Eva Pereiro López)
  • Sugerencias

  • Música

    Las mudanzas del cante en tiempos de Silverio Franconetti (por Guillermo Castro Buendía)
  • Viajes

  • MundoDigital

    Por qué los contenidos propios de un web son el mayor activo de las empresas en la Red
  • Temas

    Explicar la globalización
  • Blog

    Visconti en el Blog de Juan Antonio González Fuentes
  • Creación

    El Incendiario, de Miguel Veyrat
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
Leopoldo Abadía: La crisis ninja y otros misterios de la economía actual (Espasa, 2008)

Leopoldo Abadía: La crisis ninja y otros misterios de la economía actual (Espasa, 2008)

    TÍTULO
La crisis ninja y otros misterios de la economía actual

    AUTOR
Leopoldo Abadía

    EDITORIAL
Espasa

    OTROS DATOS
Madrid, 2008. 205 páginas. 17,90 €




Reseñas de libros/No ficción
Leopoldo Abadía: La crisis ninja y otros misterios de la economía actual (Espasa, 2008)
Por Bernabé Sarabia, miércoles, 1 de abril de 2009
Pese al optimismo de Rodríguez Zapatero y del aparato del Estado en manos del PSOE y sus aliados, la crisis económica mundial está afectando a España de modo muy severo. El nuestro será el primer país de la zona euro en registrar una inflación negativa del -0,1% si se confirma el dato del mes de marzo ofrecido por el Instituto Nacional de Estadística. El Gobierno descarta que la economía esté en deflación –caída general y continuada de precios- pero lo cierto es que los analistas de FUNCAS o de otros servicios bancarios de estudios no son nada optimistas. La intervención del Banco de España en Caja Castilla La Mancha (CCM), en manos de un destacado miembro del PSOE, es un indicador muy negativo de la situación.
En sus últimos informes el Fondo Monetario Internacional prevé un 2009 desastroso. En Washington se afirma que estamos en el peor año desde la II Guerra Mundial. El Foro Económico Mundial, recientemente reunido en Davos, dibuja también un panorama desolador. España ha entrado en recesión, como Alemania, Italia o Irlanda. Consultar el Boletín Económico del Banco de España o las publicaciones de los servicios de estudios de bancos y cajas es constatar la fatal pérdida de impulso económico de la economía y la dificultad que tienen los expertos para dar con las políticas fiscales o monetarias que requiere esta brutal crisis.

Este horizonte económico y sus derivadas personales y sociales están dando lugar a una abundante y, en ocasiones, precipitada publicación de libros. Textos como los de Paul Krugman El retorno de la economía de la depresión y la crisis actual (Crítica, 2009), José Poal Marcel ¡Llegó la crisis! (Granica, 2008), Robert J. Shiller El estallido de la burbuja (Gestión 2000, 2008) o el de George Soros El nuevo paradigma de los mercados financieros (Taurus, 2008) son libros urgidos por las circunstancias y las necesidades editoriales. Libros, por qué no decirlo, que con las prisas y la falta de perspectiva están escritos sin apoyo bibliográfico, con escasas referencias y de casi nulo valor predictivo.

En febrero del 2008 Abadía comenzó a tomar conciencia de la magnitud de la crisis económica a través de las fuentes en las que se ha apoyado para escribir La crisis ninja: un periódico generalista, otro económico y el semanal norteamericano Time

Del centón más o menos urgente, por ahora, de publicaciones en torno a la crisis sobresale por gracia y claridad expositiva la de Leopoldo Abadía. La crisis ninja y otros misterios de la economía actual está ya en la sexta edición, y subiendo, en parte porque su autor ha entrado en el circuito mediático de la mano del programa televisivo de Buenafuente. No obstante, conviene advertir desde el principio que además de la enorme capacidad comunicativa de Abadía su libro está lleno de aciertos. Nada más entrar en sus páginas el lector percibe que el autor presenta con honestidad su trayectoria profesional, sus fuentes de información, su método y el plan de su obra. Nacido en Zaragoza en 1939, Abadía se doctoró en ingeniería, pasó una temporada en la Business School de la Universidad de Harvard y fue profesor durante treinta y un años del Instituto de Estudios Superiores de la Empresa (IESE) de Barcelona. En la actualidad sigue presidiendo el Grupo Sonnenfeld de consultoría y formación. Sus doce hijos le han dado, por ahora, treinta y ocho nietos.

En febrero del 2008 Abadía comenzó a tomar conciencia de la magnitud de la crisis económica a través de las fuentes en las que se ha apoyado para escribir La crisis ninja: un periódico generalista, otro económico y el semanal norteamericano Time. A estas lecturas les aplicó su método: “Entender, cortar y pegar”. “Me puse una condición: no escribir nada (no copiar nada, sería más exacto) si no lo entendía”. Cortando, pegando, ordenando y creando una trama sencilla y narrativamente muy eficaz es como Abadía ha construido un libro que describe muy bien gestación de la crisis y que al final resulta también un excelente libro de autoayuda para sortear los malos tiempos.

Ninja es el acrónimo que utiliza Leopoldo Abadía para designar a aquellos que en Estados Unidos pedían dinero a los bancos sin tener ni sueldo ni trabajo ni propiedades (no income, no job, no assets). Gentes que, como muy bien explica Abadía, obtenían créditos hipotecarios por más valor que el de la casa que deseaban comprar (el dinero sobrante se utilizaba para comprar un coche, irse de vacaciones o gastarlo en diversión). Con un negocio inmobiliario viento en popa y muchos ninjas, los bancos incrementaban sin cesar su volumen de negocio. Con tantos créditos concedidos necesitaban más y más dinero, y para obtenerlo creaban paquetes con sus deudas y los sacaban a la venta en los mercados financieros. Las agencias calificadoras aprobaban esos paquetes a pesar de que en su interior iban hipotecas de alto riesgo de impago, las famosas hipotecas subprime. Al caer el mercado inmobiliario y las casas valer menos, los ninjas no pueden pagar. Los bancos se asustan, dejan de prestar dinero y la economía –globalizada- se ralentiza.

Si se lee o escucha a economistas o analistas financieros de postín se tiene la impresión de que todos se han vuelto marxistas y que aplican a pies juntillas aquella idea de Marx según la cual la estructura determina la superestructura. El factor humano parece olvidado o sepultado bajo el peso del dinero

Se cierra este ameno e ingenioso volumen con una apelación ética dedicada sobre todo a los sinvergüenzas tipo Madoff, pero también al común de los mortales. No puede decirse que Abadía se prodigue en su crítica a las personas de carne y hueso que han contribuido con su actuación personal a la crisis económica, pero en comparación con otros autores ya es algo.

Si se lee o escucha a economistas o analistas financieros de postín se tiene la impresión de que todos se han vuelto marxistas y que aplican a pies juntillas aquella idea de Marx según la cual la estructura determina la superestructura. El factor humano parece olvidado o sepultado bajo el peso del dinero. Se olvida que las finanzas están sostenidas por personas que desde hace años han caído en el viejo pecado capital de la avaricia. La retribución de la cúpula de la CCM creció en los últimos años de un modo desproporcionado. Sus ingresos aumentaron un 83% desde 2004 hasta 2007. Su presidente, Juan Pedro Hernández Moltó, consiguió que su sueldo dejara de estar limitado por ley y en 2007 se duplicó el salario. En realidad esto no es más que una gota en el océano de los abusos que se están cometiendo en el privilegiado mundo de las altas finanzas.

Y ya en la últimas páginas, Abadía se lanza a dar un variado conjunto de consejos para afrontar esta crisis, crisis –volvamos a su advertencia- de la que se desconoce su magnitud real y su duración. Primer y principal consejo: comprar únicamente aquellos productos financieros que ofrezcan claridad. El cliente potencial debe ser capaz de entender lo que compra. Junto a ello se ha de ser optimista y prudente, buscar trabajo con imaginación sin rendirse nunca. De momento, dejar tranquilos los ahorros y no distraerse.
  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Epistolario de María Zambrano a Gregorio del Campo (por Rogelio Blanco Martínez)
  • Publicidad

  • Autores

    El silencio como género literario: censura y asesinato de Isaac Bábel (MA S. de Armas)