Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Wise Up Ghost, CD de Elvis Costello and The Roots (por Marion Cassabalian)
  • Cine

    The Visitor, película de Tom McCarthy (por Eva Pereiro López)
  • Sugerencias

  • Música

    Led Zeppelin (Mothership)
  • Viajes

  • MundoDigital

    La creación de contenidos web en la era de la economía de la atención
  • Temas

    Los medios y la opinión pública (por Miguel Ángel Sánchez de Armas)
  • Blog

    Poesías completas de Sylvia Plath (Bartleby editores) (por Juan Antonio González Fuentes)
  • Creación

    Inma Chacón: Arcanos
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
Antony and the Johnsons: The Crying Light (2009)

Antony and the Johnsons: The Crying Light (2009)

    GÉNERO
Música

    TEMA
Crítica de The Crying Light, último CD de Antony and the Johnsons (por Marion Cassabalian)

    OTROS DATOS
Lanzamiento: enero 2009. Discográfica: Secretly Canadian. Mezcla y grabación: Bryce Goggin y Greg Calbi. Diseño: Antony Hergarty y Joie Iacono. Fotografía: Naoya Ikegami, Johanna Constantine y Felix Cervantes



Antony and the Johnsons: I'm a Bird Now (2005)

Antony and the Johnsons: I'm a Bird Now (2005)

Antony and the Johnsons (1998)

Antony and the Johnsons (1998)


Magazine/Música
The Crying Light, CD de Antony and the Johnsons
Por Marion Cassabalian, lunes, 2 de marzo de 2009
Después de un segundo disco que estremeció al mundo de la música por su delicada belleza y la prodigiosa voz de su carismático líder, la banda, mitad estadounidense mitad inglesa, Antony and the Johnsons, saca su tercer álbum, The Crying light, tan bello y sobrecogedor como el anterior, pero con un toque menos melancólico.
Es difícil decir si la gran originalidad de Antony and the Johnsons reside en la voz de su cantante, tan hermosa como peculiar, la extrema sensibilidad con la que se exprime o la sorprendente sinceridad y la crudeza de su mensaje.



Boy George y Antony and the Johnsons interpretan “You Are My Sister” (vídeo colgado en YouTube por SandraMeirelles)

Antony Hegarty compone, toca el piano y sobre todo canta, imprimiendo su sello personal a cualquiera de sus interpretaciones. Nació en Inglaterra en 1971 pero creció en los Estados Unidos, más concretamente en la ciudad de Nueva York, a donde se mudó cuando tenía 20 años para estudiar teatro experimental en la universidad. Su carrera musical empezó en esta época, cuando Antony se juntó con Julia Kent (violonchelo), Todd Cohen (batería), Jeff Langston (bajo), Maxim Moston (violín) y Rob Moose (guitarra y violín) para formar un grupo de performance llamado Black Lips Performance Club que actuaba en los after hours de los cabarets de la Gran Manzana. Casi todos estos músicos han acompañado a Antony a lo largo de su aventura musical (Cohen fue reemplazado por Parker Kindred a la batería y a las percusiones y Doug Wieselman toca ahora el saxo), convirtiéndose en The Johnsons, unos fieles compañeros a la altura de la prodigiosa voz y el increíble carisma de su líder.

Antony es un artista y un personaje desconcertante. Su voz y su forma de expresarse transmiten una gran fragilidad alcanzando incluso un punto de inquietud, mientras sus letras son claras, transparentes y particularmente directas. Su mirada introvertida contrasta con sus declaraciones abiertas sobre su transexualidad. El cantante cultiva esta apariencia ambigua, usando camisas largas como vestidos y el pelo largo y suelto. Incluso su voz se podría llegar a confundir en algunas ocasiones con la voz de una mujer. De todas formas, la sobrecogedora sensibilidad con la que canta y las bellas melodías que compone y toca con el piano traducen una confianza y una cualidad artística sin equívoco.



Antony and the Johnsons interpretan “Aeon” (vídeo colgado en YouTube por phillyzero)

El primer trabajo de la banda, titulado Antony and the Johnsons, se editó en el 1998, cuando David Tibet (Current 93) los fichó para su discográfica Durtro. Tres años después, sacaron un EP, "I Felt In Love With a Dead Boy", que llegó a los oídos del mismísimo Lou Reed quien, hipnotizado por la voz de Antony, le pidió inmediatamente su colaboración en su álbum The Raven. Para su siguiente EP, "The Lake", se invirtió el favor y fue Antony quien le pidió su participación al autor de "It's a Perfect Day".

Pero fue en el 2005, con su segundo álbum I'm a Bird Now, cuando Antony and the Johnsons conmovió al mundo de la música. Musicalmente hermoso, del primer tema hasta el último, este disco es una bomba de sentimientos, un canto a la heridas abiertas, un grito a la identidad. Con temas como "My Lady Story" o "For Today I'm a Boy" , Antony parece encontrar en la música una forma de expresar lo evidente, de reivindicar su forma de ser. En este álbum, Antony cuenta con la colaboración de excelentes músicos como Devendra Banhart (a escuchar sin falta), Rufus Wainwright y el legendario Boy George, en la preciosa canción "You´re My Sister". Este álbum fue alabado por la crítica y el público, quienes decidieron entregarles el prestigioso Mercury Music Prize del mismo año y la nominación a mejor cantante en los Brit Awards.



Antony and the Johnsons interpretan "Another World" (vídeo colgado en YouTube por SecretlyJag)

El tercer y último álbum de la banda, inspirado (¿quien sabe por qué?) en la figura de Kazuo Ohno, fundador de la danza japonesa Butoh (en la portada), se titula The Crying Light. Es un disco parecido al anterior, pero con un toque más elegante y ligeramente menos melancólico. De hecho, las letras de algunos temas son menos íntimas, ya que Antony evoca su preocupación por el devenir del planeta y su amor por la naturaleza en canciones como "Another World", "Daylight in the Sun" y "Everglade". Otra temática que aparece en este álbum es la relación del cantante con su familia, especialmente con su madre, que menciona en varias canciones como "Her Eyes Are Underneath the Ground" y "Kiss My Name". Y por supuesto, no podían faltar las hermosas canciones de amor, como "One Dove", "The Crying Light", "Dust and Water" o la estremecedora "Aeon" en la que Antony le grita sus sentimientos al hombre que ama, sin saber bien si se trata de un padre, de un hijo o de un amante... Y aunque es casi imposible elegir, hay un tema que sobresale, un tema titulado "Epilepsy Is Dancing", que suena aparte, como suspendido por su belleza y las emociones que parecen caer como gotas de cristal que bailan en el aire antes de romperse en el suelo.

Además de su extrema originalidad en un mundo musical cada vez más globalizado, Antony and the Johnsons logra, como pocas bandas, cantar los sentimientos sin ser empalagoso, expresar heridas sin caer en la tristeza, sacar una sonrisa melancólica al que lo escucha, sea cual sea el estado de animo en el que esté.



Antony and the Johnsons interpretan "If It Be Your Will" de Leonard Cohen (vídeo colgado en YouTube por Oggmonster)
  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    El mensaje del muerto, de Florence Marryat (por Ana Matellanes García)
  • Publicidad

  • Autores

    Diálogo con Héctor Rosales sobre el libro Los árboles son bosque (por Jesús Martínez)