Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Mala, CD de Devendra Banhart (por Marion Cassabalian)
  • Cine

    "Arrebato" de Iván Zulueta (Blog de Juan Antonio González Fuentes)
  • Música

    Together Through Life, CD de Bob Dylan (por Marion Cassabalian)
  • Viajes

    Pablo Ignacio de Dalmases: Viajes por las 19 Españas. Las huellas de los piratas en Fuerteventura
  • Reseñas

    Elegía, de Philip Roth
  • Autores

    Arthur Koestler: el judío errante (por Miguel Ángel Sánchez de Armas)
  • Temas

    La caída del Muro de Berlín (por Mikel Buesa)
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
Manuel Chust y José Antonio Serrano (eds.): Debates sobre las independencias iberoamericanas (Iberoamerica Ediitorial Vervuert, 2007)

Manuel Chust y José Antonio Serrano (eds.): Debates sobre las independencias iberoamericanas (Iberoamerica Ediitorial Vervuert, 2007)

    NOMBRES
Manuel Chust Calero y José Antonio Serrano

    CURRICULUM Manuel Chust
Profesor de la Universidad Jaume I de Castellón. Especialista en la trascendencia de las Cortes de Cádiz en América, en las independencias en Iberoamérica y en la construcción del estado nación en México. Es coeditor, entre otros, de Doceañismos, independencias, constituciones (2006). Dirigió el III Congreso Internacional sobre “Las independencias en Iberoamérica” en 2004. Es director del Centro de Investigación de América Latina (CIAL) de la Universidad Jaume I y actualmente presidente de AHILA

    CURRICULUM José Antonio Serrano
Profesor investigador de El Colegio de Michoacán. Especialista en historia política y social de México y España entre 1750 y 1850. Autor, ente otros, de Igualdad, uniformidad, proporcionalidad. Contribuciones directas y reformas fiscales en México, 1810-1846 (2007). Junto con Marta Terán organizó el primer Congreso Internacional “Las Guerras de Independencia en la América española” (México, 1999)



Manuel Chust Calero

Manuel Chust Calero


Tribuna/Tribuna libre
Debates sobre las independencias iberoamericanas
Por Manuel Chust Calero y José Antonio Serrano, jueves, 04 de septiembre de 2008
Pensar y revisar las Guerras de Independencia en la América española es el principal objetivo del volumen, Debates sobre las independencias iberoamericanas (Iberoamericana Editorial Vervuert, 2007), del que, además de autores del capítulo que viene a continuación, son editores Manuel Chust Calero y José Antonio Serrano, y en el que, por primera vez, se reúne una pluralidad de balances historiográficos acerca de lo historiado en cada uno de los países de América Latina. El periodo que aquí se abarca, las cuatro últimas décadas, es especialmente importante porque fue entonces cuando se produjo un vuelco en las investigaciones sobre ese proceso histórico fundamental del pasado latinoamericano. En estos años se instaló, no sin contratiempos, el revisionismo historiográfico. Los autores de los capítulos, a partir de un más que amplio manejo de artículos, libros, ensayos y de tesis de grado no publicadas, presentan, analizan y polemizan con las ideas centrales más importantes que marcaron el debate por lo menos desde los años sesenta del siglo xx. Esperamos que sirva de punto de referencia teórica, conceptual e interpretativa, así como de base de actualización bibliográfica, de uno de los temas que sin duda será de relevante interés para la comunidad de historiadores de ambos hemisferios.

UN DEBATE ACTUAL, UNA REVISIÓN NECESARIA

No es un tema fácil, tanto por su enorme literatura como por su carga emotiva, política e ideológica. No obstante creemos que es muy pertinente el ofrecer al lector un estado de la cuestión sobre los estudios de las independencias en toda Iberoamérica.

El consenso historiográfico: patria, pueblo y héroes

A finales de los años cincuenta funcionaba un consenso historiográfico en la mayor parte de las academias iberoamericanas que, en palabras de Julio Sánchez, era aceptado por izquierdas y liberales, por «blancos» y «colorados». En algunos países, como en Argentina, México y Perú se había forjado desde el siglo XIX; en otros, en años más recientes, en la primera mitad del siglo XX. Pero en todas las historiografías de estas repúblicas se coincidía en varias ideas centrales. En primer lugar, el nacionalismo que impregnaba toda la explicación y que se tradujo en un metarrelato, hegemónico entre los historiadores dedicados a las guerras de independencia. Para los estudiosos de la lucha entre realistas e insurgentes, entre gachupines y patriotas, la independencia era explicada desde el convencimiento de que «analizaban» la gesta nacional, la forja de la nación. Un discurso que se volvió hegemónico y que tenía el sentido de unificar la historia de sociedades altamente diferenciadas étnica y socioeconómicamente, así como con amplios contrastes regionales. Se buscó y se encontró la «feliz síntesis» étnica, cultural, social y territorial, como señala Gabriel Di Meglio para el caso de Argentina.

Las guerras de independencia interpretadas desde el nacionalismo se convirtieron en el sustrato histórico común de las naciones iberoamericanas. Éstas fueron el inicio de su historia contemporánea. Y, en esto, no hay mucha diferencia con la Europa occidental.

Y el discurso sobre la nación generó, o al menos alentó, otros corolarios que asentaron este consenso historiográfico. Aconteció el concepto «pueblo », a la vez que desaparecieron, o ni siquiera se consideraron, cada uno de los grupos sociales y étnicos existentes. El «pueblo», ese ente homogéneo y sin fisuras, mejor, con algunas mínimas fisuras que se identificaban con los «realistas españoles», fue el que persiguió la independencia de la nación «300 años oprimida». El «todos a favor». En este sentido, los realistas fueron considerados durante décadas los «no nacionales», es decir, el término realistas se adjudicó unilateralmente a peninsulares y en algunos casos a grupos indígenas que se habían opuesto a la «independencia nacional».

Era una interpretación maniquea de la independencia, entre buenos y malos, entre patriotas y traidores, también entre vencedores y vencidos. Construcción de la nación que alumbró la historia patria. Legado de largo alcance. Los peninsulares estaban en las filas del absolutismo por cuestiones de nacimiento, familiares, políticas y redes económicas vinculadas al colonialismo: burócratas, eclesiásticos, militares, comerciantes monopolistas, plantadores, etc. Prevaleciendo en todos los casos el valor de su nacimiento por encima de los intereses o vínculos. En el caso de los indígenas era más simple el análisis. La mayor parte de las comunidades indígenas quedaron al margen de las independencias porque era una guerra entre criollos y peninsulares, y porque estaban enajenados, en especial por su ignorancia, «adocenamiento» y alienación monárquica y católica, fruto de trescientos años de colonialismo.

Y el pueblo y la nación fueron acompañados por los héroes, el otro corolario del consenso historiográfico. O también surgieron los héroes y del pueblo emergió la nación. Los dirigentes insurgentes y patriotas tuvieron amplia fuerza explicativa, al punto de que historiografías sobre la independencia como la de Paraguay –como recuerda Nidia Areces– se centraron durante mucho tiempo en la pugna entre francistas y antifrancistas, contando la primera entre sus adeptos más entusiastas al propio dictador Stroessner.

Pero los héroes no fueron sólo alimento de dictaduras; lo interesante, como señalamos párrafos arriba, es que también fueron respaldados tanto por liberales como por conservadores, y en otros países, por escritores e historiadores de izquierda y de derecha. Éste es un tema difícil de tratar porque desborda el ámbito académico y se relaciona directamente con el uso que se ha brindado a los héroes en el mundo político y con el arraigo en la memoria colectiva bien cimentada por los libros de historia patria durante casi doscientos años. Y para un caso más que actual, el culto a Bolívar de la Venezuela de Hugo Chávez. Somos conscientes de que, al presentar en forma general las tres principales ideas rectoras del consenso historiográfico, podemos sacrificar los amplios matices y su análisis puntual. No obstante, creemos que es importante asentar estas generalizaciones para situar los cambios que se produjeron en las siguientes décadas.

Los años sesenta: le nueva agenda de investigación

A partir de la década de los sesenta comenzaron a ser cuestionadas las ideas rectoras del consenso historiográfico. Al respecto vale la pena hacer una pequeña digresión. Cuando convocamos a colegas europeos e iberoamericanos a emprender un análisis historiográfico sobre el tema de las guerras de independencia suponíamos que el punto de arranque debería ser en los años sesenta, cuando –pensamos– se había transformado la concepción histórica sobre este período. Después de leer los artículos aquí publicados, las suposiciones se convirtieron en certezas. En los años sesenta se puso en marcha lo que Alfredo Ávila y Virginia Guedea denominan, para el caso mexicano, la «historiografía revisionista». En estos años coincidieron muchos factores académicos, pero sobre todo políticos, económicos y sociales –tanto nacionales como internacionales--, que tuvieron impacto en los historiadores latinoamericanos, europeos y norteamericanos que investigaron la guerra de independencia. Aquí sólo apuntamos algunos de los factores que ayudaron a que enraizara la historiografía revisionista y los consideramos desde su impacto en la comunidad de historiadores.

Así, visto desde la perspectiva de las universidades, en primer lugar se puede afirmar que llegó una nueva generación de historiadores, que ante todo eran eso, historiadores universitarios que adquirieron el oficio y el manejo de las metodologías y técnicas historiográficas en las escuelas o facultades de historia y en los pocos centros de investigación que existían. Esta nueva generación de historiadores e historiadoras hicieron gala de su oficio y emprendieron un análisis de las fuentes que habían sido utilizadas para estudiar la lucha entre patriotas y realistas, lo que les llevó a cuestionar el amplio margen de maniobra, o para decirlo de manera más directa, la carencia de rigor con que habían sido utilizados los documentos primarios. Primero el análisis de fuentes y después las interpretaciones. No creemos exagerar si señalamos que en estos años se cultivó un positivismo fructífero. Los documentos con amplio aparato crítico se convirtieron en una de las principales labores emprendidas por los historiadores. Referentes que a partir de los sesenta serían el punto de apoyo ineludible para los interesados en investigar las guerras de independencia.

Y a finales de los sesenta y principios de los setenta también sucedió otro fenómeno que marcaría el desarrollo de la comunidad de historiadores, en particular los interesados en el período que se abre en 1808 en la mayoría de los países iberoamericanos: la multiplicación de alumnos en las carreras de ciencias sociales, como las de Historia, Antropología, Sociología y Ciencia Política. Fenómeno demográfico definido como baby boom, que se tradujo en un mayor número de historiadores con diploma universitario: se aumentaron las tesis, artículos, libros y reseñas sobre las independencias. Hecho que queda demostrado en la bibliografía general que acompaña a este número de los Cuadernos de AHILA.

Y a los iberoamericanos se sumó la oleada de historiadores extranjeros. También a partir de los años sesenta se multiplicaron los libros, tesis y artículos sobre la temática de las guerras de independencia escritos por europeos, en particular franceses y británicos –muy pocos españoles– y norteamericanos. Dos acontecimientos internacionales, en gran parte, ayudan a explicar el creciente interés por la historia de Iberoamérica: el proceso de descolonización posterior a la Segunda Guerra Mundial y el triunfo de la Revolución Cubana. Es bien sabido que en Estados Unidos, después de 1961, se destinaron muchos apoyos privados y públicos a las universidades para que se fundaran o se fortalecieran los Latin American Area Studies. Apoyos que contaron con una pluralidad de becas para que desde Estados Unidos se estudiara Iberoamérica o para que los estudiantes iberoamericanos se formaran en las universidades norteamericanas. La coyuntura política después de la Revolución Cubana impactó, y de qué forma, en la académica.

También tendremos que destacar que, en esta oleada de historiadores «profesionales» que comenzó desde los setenta, hubo muchos que se acercaron a las temáticas de la independencia desde una formación en ciencias sociales, especialmente antropólogos, sociólogos e, incluso, pedagogos y no tanto desde una formación stricto sensu de historiadores. Lo cual, evidentemente, va a incidir no sólo en su método de análisis histórico y conclusiones, sino también en los temas escogidos: étnicos, raciales, de género, educación, formación intelectual, movimientos sociales. Si bien es indudable el aporte general de análisis y contenidos, algunos de ellos adolecieron del manejo cuidadoso del tiempo y del espacio. Herramientas inherentes a la Historia.

Por supuesto que el incremento sustancial del número de historiadores no es el dato fundamental que permitiría identificar a una nueva generación de universitarios con título interesados en la guerra entre realistas e insurgentes. No es una razón suficiente, pero es un dato que se debe tener muy en cuenta.

El tema fundamental es que a partir de los años sesenta cambió la agenda de investigación. Fueron muy distintas las ideas rectoras que guiaron las investigaciones. Una primera explicación de este cambio de rumbo se encuentra en los debates generados por la teoría de la dependencia y por las diversas corrientes del marxismo. Este tema de por sí ameritaría un escrito específico, que estamos elaborando, por lo que aquí sólo señalaremos consecuencias relacionadas con el impacto de esa teoría en la agenda de investigación sobre las guerras de independencia.

Al calor del debate alimentado por la teoría de la dependencia proliferó el uso, e incluso el abuso, de conceptos como revolución, dependencia, grupos con intereses enfrentados, clases sociales, grupos y fracciones de clase, etc. Y se plantearon interrogantes que tocaban los puntos fundamentales sobre la comprensión de los procesos de las guerras de independencia: ¿de verdad aconteció una revolución, o sólo fue una reforma en donde primaron las continuidades coloniales (se empezó a acuñar el concepto de sociedad poscolonial) con un mínimo cambio político? ¿La dependencia sólo cambió el vértice de la Monarquía española –simplificada en la voz «España»– a las nuevas potencias atlánticas? ¿Qué cambió y qué continuó después de la independencia, o, para ser más precisos con las preocupaciones de los marxistas y los dependentistas, algo cambió con respecto a las estructuras económicas y sociales coloniales? El marxismo –o habría que decir los marxismos– calificaban a las masas sociales como simples actores sociales que seguían pasivamente a los líderes insurgentes y patriotas, criollos con intereses diferentes a éstas. ¿El conflicto era de clases, entre criollos –dueños de los medios de producción– y los grupos populares, en aras de la unidad a favor de la independencia y en contra de la opresión española?

Así, consideramos que la teoría de la dependencia y los debates de las distintas corrientes marxistas marcaron en gran parte la agenda de investigación en los años sesenta y setenta, si se toma como punto de referencia el conjunto de la historiografía sobre la guerra de independencia. Esta afirmación general se puede matizar cuando se toma como perspectiva cada una de las historiografías nacionales editadas en este libro. En Perú, Ecuador, Venezuela, Bolivia y Colombia, y no se diga en Guatemala y El Salvador, como destaca Xiomara Avendaño, esas dos teorías marcaron los temas dedicados a la investigación histórica. En cambio fue muy distinta la situación historiográfica en México. En este país, el debate se centró en las investigaciones sobre la Revolución de 1910, y la historiografía sobre la guerra de independencia de 1810 siguió otros caminos hilvanados por otras temáticas.

La lectura de los artículos aquí publicados permite plantear el tema de la geografía de la recepción, claramente diferenciada en ocasiones de los debates teóricos e historiográficos en los países de Iberoamérica. O mejor dicho, una geografía con tiempo, ya que esperamos que los artículos alienten a repensar las razones de las distintas recepciones en diferentes momentos de los años sesenta y setenta.

Pero si la geografía de la recepción historiográfica fue diversa, lo que se constata en estos artículos es que todos confluyeron en cuestionar, aunque también frecuentemente en rechazar, los principales temas que habían forjado el consenso historiográfico. Y, en primer lugar, el vínculo insustituible entre nacionalismo y guerra de independencia. Sobre todo a partir de los años setenta vinieron a replantear, e incluso a rechazar, el relato nación, el «discurso providencialista» que consideraba que a partir de 1808 se había emancipado la nación. Y escribimos con cautela «replantear», «rechazar», «cuestionar», porque las investigaciones que se emprendieron en estos años no tenían como fin último acabar con ese discurso que había sido hegemónico.

Del derrumbe, las consecuencias

Desde nuestro punto de vista, cinco vertientes de investigación minaron a la larga las principales bases de sustento del consenso historiográfico: primera, la historia  regional; segunda, el cuestionamiento de la ineluctable independencia; tercera, el debate sobre el desempeño productivo de las estructuras económicas de los siglos XVIII y XIX; cuarta, los aportes de la historia social, y por último, el «desmonte del culto a los héroes».

La región se va a convertir en un actor central de estudio y de explicación de las guerras de independencia. Y la visión que surge deja a un lado la frase unánime de «todos juntos por la nación y la independencia», para dar paso a las diferencias sociales, económicas, políticas y étnicas de las regiones. Esta perspectiva historiográfica destaca, incluso a pesar suyo, las diferencias entre las regiones de Guayaquil y Quito, Maracaibo y Caracas, Guatemala y El Salvador, la Costa Caribe y la Costa Grande, Buenos Aires y Montevideo. Y de las diferencias regionales se pasó a la diferencia de los proyectos políticos. No fue la búsqueda de la independencia y la nación lo que unificó a todos los grupos sociales y étnicos, ni los mismos contenidos programáticos. Del consenso se pasó al disenso, de la unidad a la diversidad, o incluso a lo muy diverso, al punto de poderse hablar, no sólo para Ecuador y Bolivia, de un archipiélago de la historiografía sobre las guerras de independencia, como coinciden en resaltar Juan Marchena y Armando Martínez.

Y para desmontar lo nacional se cuestionó su vínculo mellizo, la independencia. Éste fue el segundo punto de distancia con respecto al consenso historiográfico. Y como consecuencia se abrieron dos líneas de investigación concurrentes: una, la que puso en tela de juicio «los movimientos preinsurgentes », y la otra, la que destacó los proyectos autonomistas de algunos grupos de criollos que no habían aún alcanzado el rango de «patriotas». En este último tema se indicó que no sólo eran dos los grupos en la lucha, por lo menos eran tres, independentistas, realistas y también autonomistas gaditanos. Los dos últimos grupos existieron y no estaban condenados al fracaso, o, visto desde otra perspectiva, los independentistas no eran los únicos predispuestos a ganar, incluso a pesar suyo; lo que se había de explicar era, entre otros temas, por qué triunfó finalmente el proyecto independentista y por qué los otros dos proyectos en liza no lo hicieron. En conclusión, se relativizó la independencia, al quitarle su fin ineluctable, y se consideró con amplias posibilidades de victoria a los otros dos contendientes.

Aunque aquí volvemos a apelar a la geografía y a los tiempos de la historiografía de la independencia. Como muy bien señala Carlos Contreras, no es extraño que en el Perú de principios de los años setenta se retomara el debate sobre la relación entre criollos e independencia, considerando, primero, que los realistas habían dominado en el virreinato peruano durante la mayor parte del tiempo anterior a la proclamación de la independencia, y que en 1971 se conmemoraban los 150 años de la misma, lo que suscitó la discusión entre la comunidad de historiadores nacionales y extranjeros. Lo que al mismo tiempo alentó el debate fue la afirmación de que la elite criolla peruana no estaba preparada para acabar con un orden que les era muy afín, ya que «estructuralmente» no podía darse el lujo de terminar con un sistema que le aseguraba su preeminencia social, política y económica. En Venezuela, el estudio de los realistas fue de la mano con las investigaciones de historia regional, como señala Inés Quintero. En las regiones de Coro, Maracaibo y Guayana –las primeras en declararse leales a la Regencia y las últimas en unirse a la República– se emprendieron investigaciones que buscaron desentrañar a qué intereses económicos y sociales concretos y reconocibles respondían los proyectos políticos de autonomistas y realistas. Si bien en México se publicaron varios artículos sobre la propaganda leal al gobierno virreinal, el ejército y las milicias novohispanas, fue a mediados de los ochenta cuando se incrementaron los estudios sobre los realistas y su participación en los ejércitos de Su Majestad.

En segundo lugar, lo que nos importa destacar aquí es que el estudio de los otros proyectos que se defendieron durante las guerras en gran medida vino a poner en cuestión lo inevitable de la independencia y, con ello, el necesario proceso de emancipación de la nación.

En tercer lugar, a la historia regional y a los replanteamientos de los «otros proyectos», se añadieron los debates acerca de los desempeños productivos de las estructuras económicas de los virreinatos, capitanías y provincias de la América española a lo largo del siglo XVIII y primeras décadas del siglo XIX. Lo que ahora nos importa es rescatar de los resultados de estos debates y polémicas la idea de que también vinieron a relativizar el peso de transformación de las independencias nacionales. En efecto, observadas desde los resultados de investigación del siglo XVIII, las proclamaciones de independencia no aparecían como puntos de ruptura y cambios profundos. Más que una ruptura habrían primado las continuidades sociales y económicas, que, con todo, eran los fundamentos de cualquier sociedad. Muy en sintonía con la teoría de la dependencia se comenzó a hablar de un estado poscolonial, en que las herencias del siglo XVIII eran notorias en el siglo XIX. E, incluso, en el XX.

En cuarto lugar, los estudios sobre la historia social de la América española constituyeron otro camino en el que se vino a replantear tanto la relevancia de los líderes insurgentes como el concepto de «pueblo», otra de las ideas rectoras del consenso historiográfico, como hemos señalado. Lo esencial era estudiar las bases sociales de la insurgencia y no sólo a sus dirigentes. Importaba más saber por qué se habían rebelado los grupos populares que la ideología de los líderes, que había sido uno de los principales campos de estudio de los investigadores durante el consenso historiográfico. Las investigaciones se abocaron a indagar las razones económicas y las contradicciones sociales que permitieron que los llamados de Bolívar, San Martín, Sucre, Santander, Artigas, Francia y Morelos tuvieran eco social. Primero había que identificar las «causas estructurales», más que precisar, hasta diseccionarlas, las ideas motoras de los Padres de la Patria. Y también alcanzó mayor relevancia saber quién o mejor dicho, quiénes eran el «pueblo». Campesinos, arrendatarios, pequeños propietarios, pequeña burguesía, capitalistas, indígenas, negros, mulatos, zambos, castas, etc. Lo importante era caracterizar las bases sociales de los rebeldes. Se puso el énfasis en los grupos socioeconómicos y étnicos, es decir, en la ideología de las sublevaciones más que en las ideologías de los sublevados. Un tema que será retomado con fuerza a finales de los años ochenta.

Y con la historia social se empezó a «desmontar el culto a los héroes», como señala Inés Quintero para Venezuela. Dos fueron las líneas que se siguieron en las historiografías iberoamericanas. Por una parte, se reformularon las acciones y las ideas de Bolívar, Artigas, Francia e Hidalgo o Morelos, que, como señalamos al principio de esta introducción, fueron en algunos países, como en Paraguay, el eje principal de la historiografía sobre la independencia. No sólo se analizaron, y reanalizaron, los documentos básicos, como la Carta de Jamaica, sino que se investigaron, con algunas de las preguntas generadas por los marxistas y la teoría de la dependencia, la reforma de Artigas, las ideas ilustradas de Francia o de Miranda. En México, el debate se centró sobre los referentes ideológicos de Hidalgo. La polémica se prodigó en si sus proyectos políticos tenían origen en el «enciclopedismo protoliberal » o en la «teología positivista». No es necesario decir que de esta polémica mayúscula los héroes no salieron inmunes. Por lo menos estas controversias generaron que la «Historia de Bronce», como denominó Luis González «al estudio reverencial de las estatuas», quedará relegada a un espacio reducido dentro de la historiografía sobre las guerras de independencia.

En suma, a partir de la lectura de los artículos aquí publicados, queda claro que los sesenta y, sobre todo, los setenta fueron años en que se produjo la inflexión historiográfica en la gran mayoría de los países de Iberoamérica. En países como Argentina, Perú, Guatemala y El Salvador fue entonces cuando se formularon las agendas de investigación de los años posteriores. Sin duda leyendo cada uno de los artículos se identificarán con precisión los distintos ritmos historiográficos, como los de Paraguay, Uruguay y México. Además, fue en los años setenta cuando se publicaron obras capitales, que hasta la fecha siguen siendo de consulta obligada, y se replantearon en todos los casos, o se rechazaron en gran parte, las ideas rectoras del consenso historiográfico.

No obstante es pertinente puntualizar algunas de las consecuencias del derrumbe del consenso historiográfico, que hasta la fecha siguen gozando de una fuerza especial. O, contemplado desde otro punto de vista, en las nuevas agendas de investigación se dejaron de lado diversos temas y propuestas interpretativas:

1. Se ha producido una reducción del «foco» temático en el estudio de los grandes hombres, de los grandes héroes, o de los grandes libertadores. En los últimos, el tema ha sido «rescatado» –y creemos que ésta es la palabra precisa– por parte de la novela histórica, que ha recuperado la biografía como tema de análisis histórico. Héroes, con todo, que han dejado de ser «dioses» para aparecer más humanos. Estudio de los libertadores que también ha promovido el interés por el estudio de las heroínas.

2. Como hemos planteado anteriormente, la nación, su alumbramiento, ha dejado de ser el único referente para los historiadores. A ella se suman los procesos históricos, los sujetos sociales y los grupos regionales ocluidos durante demasiado tiempo por el manto nacional. Surge el estudio de la región, sus movimientos particulares, su génesis, y lo hace en muchas de las ocasiones desde los parámetros antagónicos al nacionalismo triunfante, casi siempre de la capital. No es extraño que en un contexto en el que los procesos autonomistas de algunas partes de América –Santa Cruz en Bolivia, Zulia en Venezuela, Guayaquil en Ecuador– coincidan en este tema de gestación de la nación con explicaciones periféricas y singulares.

3. También notamos un especial decaimiento de las interpretaciones que trataban la independencia como una guerra de «liberación nacional». Sin profundizar, es posible que pueda estar en relación con la desaparición de los movimientos guerrilleros –a excepción de Colombia– y su propuesta central de liberación nacional mediante la guerra de guerrillas, al igual que en muchos territorios de la América hispana doscientos años atrás. Tendremos también que relacionarlo con el auge –lo explicamos más adelante– de los procesos políticos democráticos de los ochenta y noventa, y los estudios históricos de los procesos electorales y el rescate del valor de la ciudadanía.

4. La tesis de John Lynch sobre el «neoimperialismo» como explicación de las independencias ha sido cuestionada por estudios empíricos que demuestran que las reformas carolinas fueron más permeables de lo que se interpretó. La irradiación de las tesis de François-Xavier Guerra, en primer lugar, y el declive de la causa de «liberación nacional» para dejar paso a otras interpretaciones, finalmente han ganado la partida a la tesis de Lynch, que, al menos para la historiografía española y los estudiantes universitarios españoles, fue hegemónica durante muchos años. Al contrario, paradójicamente, que la tesis de Guerra, que ha pasado casi desapercibida o tuvo un mínimo impacto en la península.

Las últimas dos décadas

En parte es cierta esa frase de que menos nos conocemos en cuanto más nos aproximamos a nosotros, en este caso, a nuestro tiempo. Para los últimos cinco lustros, esto es, desde la década de los ochenta hasta estos primeros años del nuevo siglo, es mucho más complicado ubicar la relación entre los múltiples contextos y el discurso historiográfico sobre las guerras de independencia. Sin duda los artículos aquí publicados permitirán explicar con mayor claridad las razones y los conceptos que han guiado la investigación histórica en estos últimos años. En la última parte de esta introducción sólo nos proponemos destacar las líneas de investigación que consideramos, a partir de la lectura de estos artículos y de nuestras propias reflexiones, que han concentrado los afanes de los historiadores especialistas en este tema, y también enumerar algunas de las circunstancias que en parte explican la relevancia alcanzada por aquellas áreas de estudio.

Es indudable que la denominada «ola democratizadora» de finales de los ochenta y principios de los noventa tuvo un gran impacto en los temas de investigación, no sólo de la historiografía, sino en general, de las ciencias sociales latinoamericanas y latinoamericanistas. Cayeron las dictaduras en diversos países de América del Sur, incluso la paraguaya, y en México, a partir de 1988, dio inicio la transición política. La vía armada a la revolución fue descartada, en algunos casos por convicción, en otros por necesidad, por un muy amplio sector de los movimientos sociales y de los partidos de izquierda. Ambos fenómenos, no necesariamente relacionados, sí confluyeron para situar en primer plano la construcción de las instituciones democráticas. Si en 1975 Lorenzo Meyer, historiador y politólogo mexicano, se quejaba de que el tema de la democracia era una carencia evidente en la teoría e investigaciones de las ciencias sociales, la misma cuestión se convirtió en omnipresente a partir de finales de los ochenta. Lo que importaba era «pensar» la construcción de las instituciones democráticas y los temas adjuntos más importantes, como la relación entre instituciones representativas y grupos sociales y políticos o, para utilizar el concepto que se convirtió en canónico, la sociedad civil.

El colapso de las dictaduras repercutió de manera inmediata en los caminos seguidos por las historiografías de los países que sufrieron esas plagas. El fin de la larga dictadura militar en Brasil permitió que el tema de la independencia perdiera su primario fin utilitario, en este caso de justificación de los gobiernos militares, y que la comunidad de historiadores pudiera «desideologizar» su propia práctica académica, como señala Joao Paulo G. Pimenta. En Argentina también se despolitizó el debate. En Paraguay y Uruguay el resultado fue que los historiadores se concentraron en investigar la historia del siglo XX, y ocuparon un lugar secundario las investigaciones sobre la guerra entre realistas e insurgentes. Por consiguiente, las comunidades de historiadores fueron diapasones sensibles al derrumbe de los gobiernos militares, y también a los temas abiertos por la «normalización democrática». En Perú también fue evidente el replanteamiento por parte de los investigadores de las ciencias sociales acerca de las instituciones democráticas, pero por otras razones. Como una reacción a Sendero Luminoso se estudió la «democracia formal» como un mecanismo «virtuoso» –son palabras de Carlos Contreras– que podían transformar las estructuras sociales.

En las explicaciones sobre el desarrollo de las historiografías independentistas de los últimos decenios también será necesario reparar en las mutaciones teóricas y metodológicas que cobraron fuerza, al menos desde los años ochenta, en la comunidad de historiadores latinoamericanistas. Nos referimos a las críticas, que lograron una gran resonancia y aceptación, a los postulados de la teoría de la dependencia, a los marxismos y a la escuela de los Annales. Tres teorías que sin duda habían marcado las investigaciones históricas desarrolladas sobre el pasado de Iberoamérica. Sería temerario y absurdo por nuestra parte presentar en unas cuantas líneas las críticas, fundadas muchas de ellas, que se les atribuyeron a esas tres teorías. Nos parece que un concepto sirvió como resumen de ellas: eran teorías «estructuralistas». El concepto de centroperiferia había ocasionado que se buscaran las explicaciones del cambio histórico de Iberoamérica en los vaivenes del mercado mundial y en la economía de enclave. Tanto los cambios de las relaciones sociales y políticas, como la configuración del Estado colonial y de los estados se explicaban como función subordinada de los cambios en la estructura del mercado mundial. El «economicismo» de los marxistas había considerado, y así se había investigado el pasado latinoamericano, la estructura económica como la instancia en «último término», y la superestructura como un epifenómeno de aquélla. Y la larga duración, la historia «casi inmóvil», se buscó en las series históricas y en las continuidades de las estructuras sociales y económicas.

Normalidad democrática y crítica a las teorías estructuralistas, si bien son fenómenos no relacionados, su confluencia y combinación sí que impactó en el desarrollo de las historiografías independentistas. Por lo menos en un punto creemos que es evidente el resultado de esa combinación: el regreso del autor, para utilizar la frase de Alain Touraine, y con ello la historia de «lo político» entendido como el estudio de las negociaciones, simétricas o asimétricas, entre «instituciones» y grupos sociales, pueblos, colectivos, clases sociales o agencias.

Algunos temas de los últimos tiempos

Desde nuestro punto de vista, cuatro líneas de investigación han concentrado los afanes y debates sobre la independencia. Dos de entre ellas, el liberalismo gaditano y la ciudadanía-representación política, son temáticas relativamente nuevas, y las otras dos, realistas e historia de los grupos subordinados, son áreas de investigación que surgieron a partir de los años sesenta y que actualmente tienen una renovada y amplia fuerza.

Las elecciones y la ciudadanía han sido una de las temáticas que con mayor profusión se han prodigado en los últimos tiempos. Hay toda una bibliografía amplia, plural y consolidada sobre este tema. Especialmente en lo que se refiere al caso rioplatense y mexicano. Destacan los estudios, por su importancia y relevancia en el momento de publicación, de Jaime E. Rodríguez, Antonio Annino, François-Xavier Guerra, José Carlos Chiaramonte, Hilda Sábato y Virginia Guedea, por citar algunos nombres pioneros. Temática electoral que vino acompañada de la de la representación y de toda una conceptualización del valor de la ciudadanía, de la concepción de vecino y su participación política en el nuevo régimen republicano, etc. Concepto y «prácticas» electorales que se rescataron temáticamente, en especial en el contexto del liberalismo gaditano y los procesos electorales que desencadenó.

Para México y Centroamérica, sin ser un tema novedoso, stricto sensu, sí que en los últimos años ha tenido y sigue teniendo una revitalización notoria. En este último caso, Mario Rodríguez advirtió de su importancia en los ochenta y lo rescató el grupo de historiadores que trabajan con Arturo Taracena. Para el caso mexicano, Nettie Lee Benson fue pionera en la década de los cincuenta, cuando apreció la centralidad e importancia que para la historia de la independencia mexicana y su formación como Estado-nación tuvieron las Cortes de Cádiz y la participación de notorios diputados, tanto en éstas como en las de Madrid. Fueron sus discípulos, en especial Jaime E. Rodríguez, quienes prosiguieron su magisterio. Tema y temática que han logrado una gran consolidación en el panorama historiográfico novohispano, a distancia de otras historiografías sudamericanas y, por supuesto, de la española, la cual sigue haciendo prácticamente caso omiso de la importancia que para la historia «española» tuvieron los «otros» territorios de la monarquía española.

El tema del liberalismo gaditano está siendo recuperado para Sudamérica en las últimas décadas. A destacar los estudios de Ana Frega para Uruguay o Braz Brancato y Marcia Berbel para Brasil.

Con todo, habrá que matizar, describir y consensuar el concepto «liberalismo » para la significación historiográfica en Iberoamérica. Concepto histórico demasiado impregnado en este territorio de su evolución histórica en el siglo XIX y especialmente del XX, en donde los análisis de las ciencias sociales y políticas lo han identificado, con razón, con oligarquía e imperialismo. Concepto, el de liberalismo, que también fue histórico en nuestro análisis. Y por lo tanto dinámico, mutable y en evolución, tanto en el espacio como en el tiempo. Pero como apuntan las investigaciones propias y ajenas, el liberalismo gaditano impregnó un amplio espectro del proceso de construcción de los estados-nación. Y su trascendencia no se limitó sólo a la participación de sus diputados, sino a la aplicación de sus decretos, a la politización de la sociedad, a la interacción que provocaron sus ondas sísmicas tanto preactivas –en la insurgencia– como reactivas –en el absolutismo colonial–, a los procesos electorales que desencadenaron, a la importancia en la organización de ayuntamientos, milicias nacionales, y –quizá es lo que habrá que investigar en las próximos años– a la interacción entre esta «tercera vía» y la insurgencia, porque no hubo compartimentos estancos, ni mucho menos.

Por lo menos, esta línea de investigación ha contribuido a renovar las tesis historiográficas ancladas en el maniqueísmo dicotómico de insurgentes-realistas, contribuyendo a enriquecer más el análisis del abanico de posibilidades históricas. Y, por supuesto, a desechar la tesis de la «inevitabilidad» de la independencia.

En segundo lugar, en las últimas décadas se ha registrado un creciente interés por investigar la «otra parte». Aquellos que no formaron parte de la historia patria, aquellos que no construyeron la nación, ni sus glorias, ni sus gestas. Es más, aquellos que durante muchos años fueron omitidos y vilipendiados. Y este interés manifiesto por los «realistas», si bien el término necesitaría matizaciones, es muy interesante para su rescate y estudio.

Es notorio que en estas últimas décadas se aprecia, en primer lugar, una superación de la tesis maniquea de la historia patria: no sólo fueron indios y peninsulares los «realistas», entre las filas de los criollos hubo partidarios de reformar el sistema absolutista sin por ello continuar con los planteamientos coloniales ni tampoco llegar a la independencia. Entre el colonialismo y la insurgencia hubo un crisol de opciones políticas que algunos historiadores empiezan a matizar y advertir. Es la razón de los estudios de las redes sociales y políticas que se mantuvieron al margen o constituyeron posiciones intermedias o autonomistas. Por otro lado, hay un rescate desde la historia social de los grupos y comunidades indígenas, diversas y heterogéneas, por comprender sus posiciones políticas en la coyuntura independentista.

Con todo, existe una revaloración de «la historia de los vencidos», y un interés por estudiar estos grupos diversos, sus problemas, sus conflictos y sus motivaciones complejas, que evidentemente no se explican sino desde una complejidad de factores históricos y económicos, más que por el descarte de tópicos simplistas que unilateralmente los condenaron al olvido bajo el tamiz de la «traición» o enajenación.

Es evidente que el tema de las clases populares y su condición social, étnica y racial, está de «moda» y es una de las temáticas que más producción historiográfica ha tenido en las dos últimas décadas. La preocupación por la historia social, las historias de la vida privada y cotidiana, los grupos excluidos, la historia de género y la cuestión étnica y racial, ha dado lugar a una pluralidad de estudios muy importantes por toda Iberoamérica sobre el papel de las clases populares en la independencia. Así, los temas sobre las comunidades indígenas como sujetos y como objeto de estudio se han multiplicado. Y sus interpretaciones también. Dado que muchos de estos estudios se encaminan a retratar el posicionamiento activo en la independencia o a justificar su pasividad, por el carácter de una guerra nacional y no étnica, o a denunciar su marginación, mayor si cabe, en el posterior estado-nación posindependentista. Muchos de estos estudios, deudores de la antropología anglosajona, han conseguido mantenerse fuera de la onda expansiva de ésta, que caracterizaba bucólica e idealmente a la sociedad india. De ahí, y aunque no sólo por esta razón, la aversión de parte de esta historiografía al concepto «liberal» o «liberalismo» como término pernicioso.

Al igual que el rescate de la problemática étnica, al que se han sumado los actores negros, mulatos y mestizos, completando un arco iris que da mucho más color a las anteriores historias en blanco y blanco. También es de destacar que estos estudios han profundizado en la vertiente anticolonial y antiliberal que se fraguó en la independencia. Es decir, clases populares que intervinieron y se movilizaron bajo un prisma no necesariamente patriótico o «realista» sino por intereses concretos pertenecientes a sus grupos y etnias y no encuadradas en un estereotipo nacional y nacionalista, en donde quien no se incorporaba al discurso paradigmático de la nación, por fuerza estaba contra ella. Es decir, tuvieron no sólo una actuación «consciente» sino también «explicable», por no hablar de legítima. Notorio cambio de interpretación y rescate de grupos sociales marginados y excluidos, no sólo socialmente sino históricamente. Es un buen ejemplo de ello el reciente estudio de Eric Van Young para el caso de la insurgencia mexicana desde la vertiente no social sino desde la explicación cultural. Como también son de destacar los trabajos de Alfonso Múnera para el caso cartagenero.

Una conclusión

Para concluir, sólo nos resta decir que estamos satisfechos de publicar artículos de reconocidos especialistas sobre las guerras de independencia. En los capítulos de este Cuadernos de AHILA es más que evidente el amplio y erudito manejo y análisis de artículos, libros y ensayos, y también de tesis de grado no publicadas. En cada uno de los artículos se identifican las ideas centrales más importantes que marcaron el debate historiográfico, por los menos desde los años sesenta del siglo XX. Pero no sólo eso, también se valoran y se polemiza con los autores aquí revisados, lo que brinda elementos para entender la labor investigadora e historiográfica de los propios autores de estos capítulos. En otras palabras, los capítulos editados ayudarán a explicar a los propios especialistas sobre el estudio de las independencias que aquí exponen sus razones y argumentos, su toma de posición y sus líneas de investigación. Y, por último, en cada uno de los capítulos se propone una agenda de investigación con miras al bicentenario. Estamos seguros de que para investigar es necesario revisar, repensar continuamente las tradiciones historiográficas, con el fin de afinar los temas de investigación. Por eso cerramos estas páginas con las palabras con las que abrimos esta introducción: revisar, para conocer e investigar.



Nota de la Redacción: Este texto corresponde al capítulo dedicado al estado de la cueastión del libro de Manuel Chust Calero y José Antonio Serrano Ortega (eds.), Debates sobre las independencias iberoamericanas (Iberoamericana Editorial Vervuert, 2007). Queremos hacer constar nuestro agradecimiento a Iberoamericana Editorial Vervuert por su gentileza al facilitar la publicación de dicho texto en Ojos de Papel.

 

  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • MundoDigital

    ¿Realmente hay motivos para externalizar la gestión de un website?
  • Blog

    Rusia invade Georgia: los progres miran hacia otro lado (Blog de Juan Antonio González Fuentes)
  • Creación

    Miguel Veyrat: Poniente
  • Publicidad

    Bufete Dolores Sanahuja abogado laboralista de empresas, altos dircectivos y autónomos (Barcelona)