Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Las consecuencias estratégicas del secesionismo catalán (por Manuel López Blanco)
  • Cine

    Cuscús, película de Abdellatif Kechiche (por Eva Pereiro López)
  • Sugerencias

  • Música

    White Chalk, de PJ Harvey
  • Viajes

  • MundoDigital

    La creación de contenidos web en la era de la economía de la atención
  • Temas

    Episodio en Kosovo
  • Blog

    El alma incandescente de José Ángel Mañas (Editorial Buscarini) (por Juan Antonio González Fuentes)
  • Creación

    La vista desde Castle Rock (por Alice Munro)
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
Ethan Coen y Joel Coen: No es país para viejos (2007)

Ethan Coen y Joel Coen: No es país para viejos (2007)

    GÉNERO
Cine

    TEMA
Crítica de No es país para viejos, película de los hermanos Coen (por Eva Pereiro López)

    OTROS DATOS
País: USA. Año: 2007. Duración: 122 min. Género: Drama, thriller. Guión: Ethan Coen, Joel Coen. Reparto: Tommy Lee Jones, Javier Bardem, Josh Brolin, Garret Dillahunt, Barry Corbin, Kelly Macdonald, Woody Harrelson, Stephen Root, Barry Corbin, James Brolin. Música: Carter Burwell. Fotografía: Roger Deakins. Montaje: Roderick Jaynes. Vestuario: Mary Zophres

    PREMIOS
Cuatro Oscar 2008: Mejor Película, Mejor Dirección, Mejor Actor, Mejor Guión Adaptado



Josh Brolin

Josh Brolin

Javier Bardem

Javier Bardem

Tommy Lee Jones

Tommy Lee Jones


Magazine/Cine y otras artes
Crítica de No es país para viejos, película de los hermanos Coen
Por Eva Pereiro López, miércoles, 2 de abril de 2008
Anton Chigurh (Javier Bardem) tiene un encargo: recuperar un maletín repleto de billetes verdes del que se ha apropiado un desgraciado sin mucho futuro aunque ambicioso Llewelyn Moss (Josh Brolin), quien lo había descubierto por casualidad mientras cazaba en el desértico y desolado Texas, entre camionetas, un alijo de drogas y varios cadáveres. Moss se cree suficientemente listo como para poder escapar con el dinero sin que corra más sangre.

No es país para viejos es el último largometraje de los hermanos Coen después de la floja Ladykillers (2004). La pausa ha sido larga, tres años, pero la espera ha valido la pena. Basado en la novela homónima de Cormac McCarthy y probablemente tan fiel a ésta como les ha sido posible - los lectores que hayan disfrutado de alguno de sus libros de la Trilogía de la frontera, por ejemplo, reconocerán la perturbadora desolación de los paisajes, los escuetos pero concisos e incisivos diálogos y la violencia inherente aunque siempre distante -, los Coen se han acercado mucho a lo que se espera de un film de acción, aunque lento, un poswestern en el que aquellas emboscadas propias de los enfrentamientos con los indios se han visto sustituidas por la guerra sin cuartel del tráfico de drogas organizado.

Tejas parece sostenerse gracias a acciones ilícitas y sus habitantes viven ávidos y a la vez temerosos de los sucesos sanguinarios en los periódicos. El sheriff Bell (un Tommy Lee Jones sabio y grandioso) identifica enseguida la naturaleza demoníaca de Chigurh que persigue a su presa hasta agotarla, dejando por donde pisa un rastro de sangre interminable. Es la encarnación propia del mal, jugándose las vidas humanas de las personas con las que cruza una mirada a cara o cruz, un dios de la muerte que decide dónde y cuándo. Los monólogos de Bell, espaciados a lo largo del film, narran la desolación y cochambre moral a la que ha llegado el ser humano. Habla, por ejemplo, de un joven al que acompañó a la silla eléctrica sin haber expresado nunca el más mínimo remordimiento.

Javier Bardem es Anton Chigurh, de una pasmosa frialdad, su cara y gestos tan escuetos como su habla resultan escalofriantes, y la pulcritud de sus zapatos y su peluca, perturbadores; sólo un demente puede tener ese aspecto, y a esto se añade el arma inusual que utiliza: una pistola neumática de matadero. Chigurh persigue a Moss y es perseguido, a su vez, por Carson Wells (Woody Harrelson), contratado para acabar con Chigurh, por si acaso éste fallase o decidiese hacerse también con el dinero, y Bell cabalga detrás, anticipando lo que inevitablemente ocurrirá pero sin lograr detener las explosiones de violencia en cadena.

La falta de empatía con los personajes es absolutamente pasmosa, un logro mayor, así como la incisiva y cruda ironía en boca de Bell y la excepcional belleza de los paisajes. El ángel exterminador, Bardem, sin duda, merece su estatuilla. Y los Coen vuelven a brillar en la pantalla como hacía tiempo que no ocurría.

Tráiler en español de No es un país para viejos (vídeo colgado YouTube por Villa221984)


 

  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Tres maneras de estar sola: Mascha Kaléko (reseña de José Ángel García Caballero)
  • Publicidad

  • Autores

    Ngugi wa Thiong’o y el Diablo crucificado (por Miguel Ángel Sánchez de Armas)