Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Wise Up Ghost, CD de Elvis Costello and The Roots (por Marion Cassabalian)
  • Cine

    Joseph McBride: Tras la pista de John Ford. Centauros del Desierto
  • Sugerencias

  • Música

    Lhasa, CD de Lhasa de Sela (por Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    Por qué los contenidos propios de un web son el mayor activo de las empresas en la Red
  • Temas

    Contra el olvido
  • Blog

    Shakespeare, su teatro, Cimbelino en el Blog de Juan Antonio González Fuentes
  • Creación

    Inma Chacón: Arcanos
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
The Traveling Wilburys Collection

The Traveling Wilburys Collection

    GÉNERO
MUSICA

    TEMA
Crítica de The Traveling Wilburys Collection, último CD de The Travelling Wilburys (por Marion Cassabalian)

    OTROS DATOS
Lanzamiento: 2007
Discográfica: Warner Music Group Compagny.
Producción: George Harrison y Jeff Lynne
Composición: Bob Dylan, George Harrison, Jeff Lynne, Roy Orbison, Tom Petty (menos “Runaway” de Del Shannon & Max D. Crook y “Nobody’s child” de Cy Coden & Mel Foree).
Grabación: The Traveling Wilburys
Artistas invitados: Jim Keltner (batería), Jim Horn (saxophone), Ray Cooper (percusión), Ian Wallace (tom toms), Dany Harrison (guitarra).




The Travelling Wilburys

The Travelling Wilburys

The Traveling Wilburys

The Traveling Wilburys

The Traveling Wilburys

The Traveling Wilburys


Magazine/Música
Crítica de The Traveling Wilburys Collection, último CD de The Travelling Wilburys
Por Marion Cassabalian, lunes, 03 de septiembre de 2007
Gracias a la casualidad o a la luna llena, como comentó entonces George Harrison, nació en 1987 un super grupo compuesto por cinco de los mejores músicos de los años setenta. En apenas seis semanas, Bob Dylan, Roy Orbison, Tom Petty, Jeff Lynne y el ex Beatle inventaron The Traveling Wilburys y reescribieron la historia del rock’n’roll.
¿Quien podría pretender tener en su coro a Bob Dylan, Roy Orbison, Tom Petty y Jeff Lynne, sino el mismísimo George Harrison? Porque siempre había sido un sueño del ex Beatle o porque había luna llena esta noche, el nacimiento de los Travelling Wilburys fue un proyecto único e irrepetible en la historia del rock. La casualidad y la gran amistad que unía entonces a estos cinco extraordinarios músicos permitió la realización de un disco en homenaje al mejor rock’n’roll del final de los 50 con cinco guitarras y dos de las mejores voces de le época (Orbinson y Dylan). Incluso el fallecimiento de Orbison con The Traveling Wilburys Collection volumen 1 recién concluido y todavía caliente en las tiendas no les impidió componer un volumen 3 en su honor (el volumen 2 nunca existirá).

Hoy, gracias a la colaboración de Olivia Arias, la viuda de Harrison, sale a la luz bajo el título The Traveling Wilburys Collection los dos discos editados en esta época, algunos temas adicionales (como la fantástica “Runaway” de Del Shannon & Max D. Crook) y un sorprendente DVD con lo mejores momentos de la grabación. Ver a estas cinco estrellas sentadas en círculo en la cocina de la retirada casa de Dave Stewart, componiendo letras sacando al azar trozos de frases de una revista de coches es una experiencia única. Tanto como verlos reírse y gastarse bromas mientras dan a luz a un disco que se grabó en menos de dos semanas y que terminó siendo uno de los 100 mejores álbumes de los años 80 según la revista Rolling Stone.

Todo empezó en el año 1987 cuando George Harrison tuvo que componer una cara B para su última composición “This is love” a petición de su discográfica. El ex Beatle se encontraba entonces cenando con Jeff Lynne y el gran Roy Orbison, en el cenit de su carrera en esta época, y les pidió ayuda para cumplir con este encargo. Encantados, los tres músicos se pasaron por la casa de Tom Petty (que se sumó enseguida a esta peculiar tropa) para recoger sus guitarras y decidieron pedirle al mismísimo Bob Dylan su mini estudio casero para empezar a grabar. El hecho de que el eterno trovador estuviera en su casa en este momento es parte de las casualidades extraordinarias que rodearon este proyecto en todo momento.
Parece imposible juntar a cinco músicos tan conocidos y con una personalidad tan propia, pero sin embargo el resultado es sorprendente. La naturalidad con la que se compuso The Traveling Wilburys Vol. 1 se refleja al escucharlo. Parece casi normal oír estas voces tan reconocibles y estos sonidos de guitarra tan propios en un mismo tema

Escuchar la grabación de “Handle with care” con la voz de Harrison primero, seguido de Orbison y luego de Dylan da escalofríos. La idea de sacar un disco entero a partir de esta primera experiencia nació por sí misma sin tener que pensárselo demasiado. Era evidente que algo increíble estaba pasando en la historia del rock. Lo único imprescindible para llevar a cabo este proyecto era lograr hacer coincidir las agendas. Y así fue como se vivieron escenas como las de Jeff Lynne tocando la batería en la nevera de la casa de Stewart, Bob Dylan grabando un tema improvisando de forma espontánea la letra o los cinco músicos riéndose a carcajadas en el estudio por una simple frase repetida varias veces por Roy Orbison.

Parece imposible juntar a cinco músicos tan conocidos y con una personalidad tan propia, pero sin embargo el resultado es sorprendente. La naturalidad con la que se compuso The Traveling Wilburys Vol. 1 se refleja al escucharlo. Parece casi normal oír estas voces tan reconocibles y estos sonidos de guitarra tan propios en un mismo tema. La complicidad entre los músicos fue tal que decidieron utilizar seudónimos que les unirían como supuestos hermanos de Charles Truscott Wilbury Sr. para firmar este primer disco que contiene pequeñas joyas como “Handle with care”, “Not alone any more” y “Tweeter and the monkey man”. Así fue como Dylan pasó a llamarse Lucky Wilbury, Harrison, Nelson Wilbury, Orbison, Lefty Wilbury, Petty, Charly T. Junior y Lynne, Otis Wilbury.

A pesar de la muerte de Roy Orbison el 6 de diciembre de 1988 de un ataque al corazón, el grupo grabó un último disco bajo seudónimos distintos, aunque conservando el apellido Wilbury. El segundo álbum, titulado Traveling Wilburys Vol. 3, sería el último trabajo de esta peculiar banda en la que todos componían, producían y eran intérpretes. El video que grabaron (ver DVD) del tema “The end of the line” es un claro homenaje póstumo a unas de las mejores voces de la historia del rock y un compañero de ruta muy querido por todos ellos.

Esta reedición es un homenaje a los grandes del rock’n’roll. Músicos que supieron reinventarse siempre siendo fieles a sí mismos. Una pequeña joya.
  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Sobre las ideas, sus espectros y poderes
  • Publicidad

  • Autores

    La crítica teatral completa de Mariano José de Larra (Rafael Fuentes Mollá)