Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Haruki Murakami: entre oriente y occidente (reseña de Antonio Garrido Domínguez)
  • Cine

    Crítica de Los limoneros, película dirigida por Eran Riklis (por Eva Pereiro López)
  • Sugerencias

  • Música

    Led Zeppelin (Mothership)
  • Viajes

  • MundoDigital

    ¿Realmente hay motivos para externalizar la gestión de un website?
  • Temas

    De censuras, chalados y cartas indianas (por Miguel Ángel Sánchez de Armas)
  • Blog

    César Antonio Molina, poeta y ministro en el Blog de Juan Antonio González Fuentes
  • Creación

    Poemas de Urbano Blanco Cea
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
David Solar: "Un mundo en ruinas" (La Esfera de los Libros, 2007)

David Solar: "Un mundo en ruinas" (La Esfera de los Libros, 2007)

    AUTOR
David Solar

    GÉNERO
Reportaje histórico

    TÍTULO
Un mundo en ruinas

    OTROS DATOS
Madrid, 2007. 484 páginas. 30 €

    EDITORIAL
La Esfera de los Libros



David Solar

David Solar


Reseñas de libros/No ficción
David Solar: Un mundo en ruinas (La Esfera de los Libros, 2007)
Por Rogelio López Blanco, viernes, 1 de junio de 2007
No se puede encontrar un título más expresivo para designar el estado de buena parte de la humanidad cuando concluyó la Segunda Guerra Mundial, en especial tras la liquidación del mosaico étnico y cultural que tanto enriqueció Europa y del que apenas nada quedó.
David Solar, director de la imprescindible revista La Aventura de la Historia, historiador y especialista en relaciones internacionales que ha concentrado sus principales obras en temas relacionados con el Oriente Próximo, la Guerra Civil española y el ocaso del nazismo. En Un mundo en ruinas, un libro acotado en el bienio 1945-1946, en su primera parte busca respuestas a cuestiones tan obvias como insuficientemente tratadas o sólo esclarecidas de pasada: básicamente por qué las cosas tuvieron ese final tan desmesuradamente brutal y cruel, alcanzando el cénit de la vileza absoluta, desde el suicidio de Hitler con el telón de fondo de los alemanes defendiéndose a la desesperada, prolongando sin aparente sentido la muerte y la destrucción en grado masivo (se consideran que en el mes de abril de 1945 murieron en Europa más de 400.000 personas); el trágico final de Mussolini y su amante, con la espeluznante imagen de sus cadáveres expuestos al maltrato público en la marquesina de una gasolinera de Milán; hasta la decisión final de arrojar la bomba atómica sobre dos ciudades densamente pobladas del Japón cuando se estima que había alternativas posibles que no causasen tan extrema devastación y sufrimiento.

Una de las conclusiones que se extrae de la lectura del notable reportaje histórico elaborado por David Solar es la lección que la última contienda mundial arrojó sobre el futuro. Las ondas sísmicas de la desolación causada por la Segunda Guerra Mundial lógicamente también se registraron en el ámbito moral. El Holocausto, las bombas atómicas y los juicios marcan un punto álgido, de no retorno en la historia de la humanidad: los derechos humanos pasarán a ocupar uno de los primeros lugares de atención ante cualquier nuevo conflicto

Sin embargo, como apunta con perspicacia David Solar, el curso de los acontecimientos podrían haber discurrido de otra forma, ilustrando la cuestión con las memorias de personalidades destacadas como Winton S. Churchill, para quien el peligro en 1943 ya no era la destrucción de Gran Bretaña sino la paralización de la guerra o cuando el primer ministro inglés considera que el “camino que eligió Hitler fue mucho más conveniente para nosotros que el que yo temía”. En este sentido, un elemento compositivo de primer orden que emplea magistralmente el autor para buscar explicaciones es el testimonio de los propios protagonistas. El ejemplo de Magda Göbbels aceptando que su destino y el de sus hijos estaba sellado al de su marido, admitiendo que ellos eran el Tercer Reich, es tan estremecedor como significativo de un tiempo y una mentalidad.

Más adelante, David Solar entra de lleno en la vertiente del ajuste de cuentas, de los juicios organizados por los vencedores para castigar a los derrotados por sus crímenes. Aquí el autor, que se había limitado en la primera parte a proporcionar datos, descripciones y explicaciones alternativas, se compromete críticamente ante la forma y el fondo en que se desarrollaron los procesos, poniendo de relieve las incoherencias, la ausencia muchas veces de fundamentos jurídicos, las arbitrariedades e irregularidades que rodearon estos acontecimientos. Aunque David Solar se centra en los dos juicios fundamentales, el que inauguró los procesos de Nuremberg y el de Tokio, no olvida completar el cuadro de referencias aludiendo a los procesos de depuración de los colaboracionistas más significados de varios países como Pétain y Laval (Francia), Antonescu (Rumanía), almirante Horthy (Hungría), Quisling (Noruega), monseñor Tiso (Eslovaquia) o el caso del general soviético Vlassov, que se pasó al bando enemigo para organizar tropas y combatir contra el régimen de Stalin. El último capítulo describe el impacto que la caza y enjuiciamiento de criminales de guerra causó en opinión pública mundial décadas después del conflicto (Eichmann, Barbie, Degrelle, Papon, Pavelic...).

Una de las conclusiones que se extrae de la lectura del notable reportaje histórico elaborado por David Solar es la lección que la última contienda mundial arrojó sobre el futuro. Las ondas sísmicas de la desolación causada por la Segunda Guerra Mundial lógicamente también se registraron en el ámbito moral. El Holocausto, las bombas atómicas y los juicios marcan un punto álgido, de no retorno en la historia de la humanidad: los derechos humanos pasarán a ocupar uno de los primeros lugares de atención ante cualquier nuevo conflicto. No es que no volvieran a violarse, claro está, es que desde ese momento permanecen como un potente foco de luz que ilumina cualquier horror, por encubierto que sea o por perdido que esté en el tiempo. Aunque las atrocidades han proseguido a gran escala, ya no es lo mismo, las víctimas no pueden ser olvidadas, por mucho que se las entierre o margine. No son pura estadística.
  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Una lectura de Epitafio / 18 Cantares de la patria amarga, de Yannis Ritsos
  • Publicidad

  • Autores

    James Joyce, profeta de la nueva moral (por Miguel Ángel Sánchez de Armas)