Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Marc Antoni Broggi: Por una muerte apropiada (reseña de Bernabé Sarabia)
  • Cine

    La clase, película de Laurent Cantet (crítica de Eva Pereiro López)
  • Sugerencias

  • Música

    Tonight: Franz Ferdinand, CD de Franz Ferdinand (por Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    Por qué los contenidos propios de un web son el mayor activo de las empresas en la Red
  • Temas

    Gracias, García Luna: el caso de Florence Cassez y las garantías democráticas en México
  • Blog

    Beethoven en el Blog de Juan Antonio González Fuentes
  • Creación

    Desayuno de tedios con café y azúcar (por Zamir Bechara)
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
Pablo-Ignacio de Dalmases: "Islas, sirenas y navegantes" (Ediciones Carena, 2007)

Pablo-Ignacio de Dalmases: "Islas, sirenas y navegantes" (Ediciones Carena, 2007)

    NOMBRE
Pablo-Ignacio de Dalmases

    LUGAR Y FECHA DE NACIMIENTO


    CURRICULUM
Licenciado en Periodismo, en Publicidad y Relaciones Públicas y Master en Hª Contemporánea. Periodista profesional desde 1963, ha sido director del diario La Realidady de Radio Sáhara, Jefe del Gabinete de Prensa de RTVE, Jefe de los servicios Informativos de Radiocadena en Cataluña y editor de numerosos programas de radio y televisión. También ha ejercido como subdirector de las revistas Viajeros y Viajeros Cuba y editor de Destino Cuba y Caribbean Travel News.



Pablo-Ignacio de Dalmases

Pablo-Ignacio de Dalmases


Magazine/Nuestro Mundo
La isla del rey del chocolate
Por Pablo-Ignacio de Dalmases, viernes, 1 de junio de 2007
Las crónicas sociales son generosas en informaciones sobre las excentricidades de ciertos millonarios parvenus, pero la mala fama de algunos no debe extenderse a todo el colectivo. También hay gente que ha sabido hacer dinero y ha tenido la sensibilidad de utilizarlo en finalidades útiles desde el punto de vista cultural o de conservación del medio ambiente. Mencionar el apellido Cadbury es traer a la memoria y a las papilas gustativas el recuerdo del buen chocolate. Pues bien, fue el señor Christophe Cadbury quien decidió invertir parte de su fortuna en comprar la isla de Aride, perteneciente al archipiélago de Seychelles, y cederla a la Real Sociedad para la Conservación de la Naturaleza con el fin de convertirla en una reserva natural.
Situada frente a Praslin, una de las tres islas mayores de este país, Aride es francamente pequeña: tiene una superficie de 68 hectáreas con 1’6 kilómetros de largo por 0’6 de ancho. De origen volcánico, emerge ligeramente sobre el mar, siendo su máxima altura la de Gros la Tête a tan sólo 134 metros. Fue junto a la playa sur que el señor Cadbury mandó construir unas modestas cabañas para sí mismo y sus colaboradores más inmediatos en las tareas naturalistas que se había propuesto, cabañas que se conservan en parte en pie y en las que viven los cuidadores de esta reserva.

Llegamos a Aride desde Praslin en un bote a motor que, a falta de resguardo natural alguno, embarranca sobre la arena, momento desde el que hay que saltar al agua y, según esté la mar, pero por lo general mojados hasta medio cuerpo, se alcanza tierra firme. Lo primero que llama la atención es la abundancia de cangrejos cocoteros, que corren raudos por la arena huyendo de la presencia humana y se entierran en ella, después de haber dejado una huella claramente perceptible de su recorrido. Por cierto, que estos cangrejos son un peligro cuando las tortugas desovan en esta misma playa porque se comen sus huevos y se dice incluso que con sus pinzas son capaces de romper un coco.
Pero Aride es, sobre todo, la isla de los pájaros, gracias a que en ella no hay depredadores. Lo más hermoso de todo es pasear por el sendero interior de Aride junto a los pájaros, ver a las hembras cuidar de sus crías sobre un nido de hierbas recién formado en cualquiera de las ramas que tenemos al alcance de nuestra mano, contemplar como en la espesura del bosque, la algarabía del canto de las aves es deliciosamente ensordecedora

Aride, que como tantas otras islas de este océano fue refugio de piratas y corsarios, no fue colonizada hasta 1851 y sus primeros propietarios devastaron la escasa vegetación con el fin de plantar cocoteros y explotar los huevos que ponían las tortugas marinas y aves migratorias. Pero la naturaleza es sabia y las deyecciones de las aves fueron creando un sustrato nutritivo que permitió el renacimiento de la naturaleza salvaje.

Recorrer una isla de tan reducidas dimensiones como Aride es sencillo. Hay una ruta preestablecida por su zona sur que empieza en Punta Desiré y acaba en Punta Anse, porque los caminos del interior están en zona protegida y por tanto vedados al foráneo no dedicado a tareas investigadoras. En nuestro paseo por Aride, entre ramas de bois citron –un árbol desaparecido de América que Cadbury redescubrió aquí– encontramos mapos, limoneros, manzanos, plátanos, canelos y matas de “citronelle”, hierba que los seychellenses usan para hacer una reconfortante infusión, mientras inofensivas lagartijas y lagartos de hasta 20 centímetros de largo se cruzan en nuestro camino.

Pero Aride es, sobre todo, la isla de los pájaros, gracias a que en ella no hay depredadores. Lo más hermoso de todo es pasear por el sendero interior de Aride junto a los pájaros, ver a las hembras cuidar de sus crías sobre un nido de hierbas recién formado en cualquiera de las ramas que tenemos al alcance de nuestra mano, contemplar como en la espesura del bosque, la algarabía del canto de las aves es deliciosamente ensordecedora. Nos encontramos en la naturaleza en estado puro, donde nada, ni nadie la agrede. La fortuna del rey del chocolate ha encontrado un destino feliz.
  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Tras las huellas de Sabino Arana, de Antonio Elorza (reseña de Rogelio López Blanco)
  • Publicidad

  • Autores

    José Luis Castillejo y la escritura experimental (por Juan Antonio González Fuentes)