Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Entrevista a Francisco Catena, autor de Por el Cielo, Norma Jeane (por Jesús Martínez)
  • Cine

    La Nouvelle Vague. La modernidad cinematográfica (por Javier Memba)
  • Sugerencias

  • Música

    Clapton, CD de Eric Clapton (por Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    La creación de contenidos web en la era de la economía de la atención
  • Temas

    Cuba, de Hugh Thomas (reseña de Pablo Mediavilla Costa)
  • Blog

    Franz Kafka: el cartero de muñecas en el Blog de Juan Antonio González Fuentes
  • Creación

    Poemas de Eduard Cabré
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
Marc Servitje: "Tom Cruise: nacido el tres de julio" (Ediciones Carena, 2007)

Marc Servitje: "Tom Cruise: nacido el tres de julio" (Ediciones Carena, 2007)

    NOMBRE
Marc Servitje

    LUGAR Y FECHA DE NACIMIENTO
Barcelona, 1977

    CURRICULUM
Profesional del mundo de la comunicación. Tras su paso po la Escuela superior de cine de Cataluña y la Escuela internacional de cine y televisión de los Baños (Cuba), fue asistente de dirección en el largometraje Terra de cannos, de Antoni Ribas, y de Babaaouo, de Manel Cussó-Ferrer. Ha trabajado para Barcelona Televisió y colabora en publicaciones como AB, Muy interesante, GQ, Vanidad. Desde el año 2002 es redactor de la revista Imágenes de actualidad.




Marc Servitje

Marc Servitje


Magazine/Nuestro Mundo
Entrevista a Marc Servitje, autor de "Tom Cruise: nacido el tres de julio" (Ediciones Carena, 2007)
Por ojosdepapel, viernes, 1 de junio de 2007
Hablar de Tom Cruise equivala a recorrer la historia del cine americano de los últimos 20 años, desde de el taquillazo de Top Gun y Días de trueno, pasando por las películas de los cineasta de la talla de Martin Scorsese. Ridley Scott, Oliver Stone, Sydney Pollack, Brian de Palma, Steven Spielberg y Stanley Kubrick, hasta desembocar en "nuestro" Alejandro Amenabar, quien produjo Los otros y compró los derechos de Abre los ojos y su consiguiente remake.
Se ha escrito y hablado mucho sobre Tom Cruise, ¿qué dice usted que no digan los demás?

Ésa es la misma pregunta que me hice yo antes de empezar a escribir este libro. Cuando empecé a investigar sobre él, llegué a la conclusión de que lo que realmente le hacía interesante era su entorno y la gente con la que había trabajado. Pensé que hablar de Tom Cruise equivaldría a repasar el Hollywood de los últimos 20 años, que era un reflejo de un momento muy concreto de la industria del cine y centré parte de mis esfuerzos en describir ese mundo. Así pues, el libro no es sólo una biografía sobre Tom Cruise sino que además ofrece la posibilidad de conocer a fondo los personajes que han sido fundamentales en su carrera, como los productores Don Simpson y Jerry Bruckheimer, Paul Newman, que ha ejercido de mentor, y directores como Stanley Kubrick y Steven Spielberg. Sin olvidar, claro está, la Iglesia de la Cienciología, a la que dedicado un capítulo entero porque creo que existe una idea muy vaga de en qué consiste exactamente.


Hablando de la Cienciología, ¿cómo y cuando empezó a rendirle culto?

Muchos se hacen cienciólogos "por culpa" de un familiar, sea padre, madre, marido o esposa. Y ése fue precisamente el caso de Tom Cruise: su primera esposa era ciencióloga, la actriz Mimi Rogers, quien a su vez tenía un padre cienciólogo y cuyo primer marido también lo era. Cuando su matrimonio entró en crisis, Cruise y Rogers acudieron a un cienciólogo para intentar salvarlo.


Si hace tantos años que es cienciólogo, ¿por qué ha decidido precisamente ahora y no entonces hablar de sus creencias religiosas?

Por dos razones. La primera es que Pat Kinglsey, quien fuera su publicista durante 14 años, le desaconsejaba que hablara de ello, porque temía -como efectivamente ha ocurrido- que acabara incidiendo negativamente en su popularidad. Después de despedirla, ya no quedó nadie que le "parara los pies". La segunda razón es que David Miscavige, el líder de la Cienciología, le alienta a que dé a conocer su religión y que la promueva en el mundo entero. El fundador de la Cienciología, L. Ron Hubbard, siempre tuvo muy claro que las estrellas de cine eran los "vendedores" más eficaces.


Pues parece que esa insistencia en promover la Cienciología, le está pasando factura…

Sí, es cierto. El USA Today publicó una encuesta que revelaba que la mayoría de los norteamericanos preferían cenar con Saddam Hussein antes que con Tom Cruise. Y verdaderamente he notado ese rechazo a la hora de escribir este libro y de hacer la promoción. Lamento que muchos no sepan separar la vida profesional de la privada. Creo que el hecho de que sea cienciólogo o de con quien se acueste es cosa suya y que a nosotros, como público, sólo debería preocuparnos la calidad de sus películas. Que yo sepa no ha cometido ningún crimen. Lo que más me sorprende es que a otras celebridades que sí sabemos que han cometido actos reprochables no se les tenga en cuenta lo que hagan o dejen de hacer en su casa.


¿Cómo definiría a Tom Cruise? ¿Qué rasgos destacaría?

Como dicen los americanos es un self made man, un hombre que se ha hecho a sí mismo. De la nada ha logrado crear un imperio. Ni siquiera tenía a un familiar que fuera actor o actriz, productor, director, etc. que le echara una mano para entrar en ese mundillo. En casa tampoco tenían dinero, así que tampoco podía perder mucho el tiempo jugando a ser artista. Creo que por encima de todo es un trabajador nato, muy disciplinado y con un gran sentido del sacrificio. No es de los que se echan atrás, tiene una fe ciega en sus posibilidades. Y es muy apasionado con su trabajo, sólo así se entiende que, teniendo el dinero que tiene, siga trabajando tanto como el primer día. Por ejemplo, Alejandro Amenábar cuenta que cuando estaba supervisando el montaje de Los otros, también estaba actuando en Minority Report, de Steven Spielberg. No entendía de dónde sacaba el tiempo.


¿Qué es lo que más le ha sorprendido de él?

Supongo que su integridad. En un mundo tan competitivo como el actual, con una alarmante pérdida de valores, me sorprendió que alguien alcanzara la cima sin tener que pisar a los demás. Cuando buscaba información sobre Taps, leí una anécdota que me llamó mucho la atención. Resulta que en un principio iba a interpretar a un personaje meramente testimonial ya que por aquel entonces sólo había intervenido unos pocos segundos en una película llamada Amor sin fin y nadie le conocía. Sin embargo, cuando Harold Ramis, el director, empezó a ensayar con los actores llegó a la conclusión de que Cruise merecía tener un papel más relevante y así se lo hizo saber. Lo más curioso es que de entrada Cruise se negó a aceptar ese papel porque conocía al actor que lo iba a interpretar y no quería hacerle daño. Pero entonces Ramis le dijo: "Lo vamos a despedir de todas formas, así que si tú no quieres hacer ese papel, buscaremos a otro".


¿En qué medida cree que su éxito se debe su físico y no tanto a su talento interpretativo?

Sería un ingenuo si no pensara que su aspecto le ha abierto muchas puertas, pero también es de ingenuos pensar que basta con tener una cara bonita para destacar entre miles y miles de caras bonitas. A mí me parece un actor bastante competente, sólo hay que comparar sus interpretaciones en Taps y Risky Business para darse cuenta, parecen dos personas distintas y entre una y otra película apenas han pasado dos años. Sin embargo, me parece que la exposición mediática a la que está sometido una estrella de su envergadura juega en su contra, porque al público le resulta prácticamente imposible olvidarse de que quien está en la pantalla no es un personaje sino Tom Cruise, el que estaba casado con Nicole Kidman o el que critica a Brooke Shields por tomar antidepresivos. Pero por encima de todo es un tipo muy inteligente que siempre ha sabido anteponer la calidad de las películas en las que iba a intervenir por delante del dinero. Por ejemplo, cuando empezaba, le ofrecieron participar en una película de terror de y para adolescentes. Lo fácil habría sido decir sí y cobrar el cheque, pero en cambio declinó el ofrecimiento y contrató a una nueva agente, Paula Wagner, que entendió sus prioridades. Luego hizo lo imposible por aparecer muy brevemente en Rebeldes porque quien la dirigía era Francis Ford Coppola. Sabía que su papel no le permitiría destacar, pero que la película sí lo haría y que, por extensión, le tomarían más en serio como actor. Decisiones de este tipo son las que determinan la carrera de un intérprete.
  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Galileo y su viaje al centro del Infierno (por José María Matás)
  • Publicidad

  • Autores

    Entrevista a Eva María Ruiz, autora de La verdad Scarlata (Jesús Martínez)