Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Wise Up Ghost, CD de Elvis Costello and The Roots (por Marion Cassabalian)
  • Cine

    Dennis McDougal: Jack Nicholson. Biografía (T&B Editores, 2010)
  • Sugerencias

  • Música

    Mr Love and Justice, CD de Billy Bragg (crítica de Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    ¿Realmente hay motivos para externalizar la gestión de un website?
  • Temas

    De censuras, chalados y cartas indianas (por Miguel Ángel Sánchez de Armas)
  • Blog

  • Creación

    Quietud en el aire, por Alejandro Krawietz
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario




    GÉNERO
EXPOSICIÓN

    TEMA
Spyros Meletzis. La rebeldía antifascista, 1942-1944

    OTROS DATOS
Comisarios: Nicolás Sánchez Durá y Nina Kassianou.
Lugar: Museu Valencià de la Il·lustració i la Modernitat (C/Quevedo, 10. 46.001 Valencia).
Fechas: 17 de enero al 22 de abril de 2007.
Observaciones: todas las fotografías de la exposición son "vintage", es decir, que no son copias hechas para la ocasión, sino que están reveladas por el propio Meletzis en los años 40 (muchas de ellas, no todas, son las que reveló para la exposición de Atenas en 1944).




Spyros Meletzis

Spyros Meletzis

Grecia

Grecia









































Nina Kassianou y Nicolás Sánchez Durá: &quot;Spyros Meletzis. La rebeldía antifascista 1942-1944&quot; (Pentagraf Editorial, Valencia, 2007, 304 páginas, 36 €)<br>

Nina Kassianou y Nicolás Sánchez Durá: "Spyros Meletzis. La rebeldía antifascista 1942-1944" (Pentagraf Editorial, Valencia, 2007, 304 páginas, 36 €)



Magazine/Nuestro Mundo
Spyros Meletzis. La rebeldía antifascista (1942-1944)
Por ojosdepapel, jueves, 1 de febrero de 2007
Los autores de los textos que vienen a continuación son el profesor de Filosofía de la Universidad de Valencia, Nicolás Sánchez Durá y Nina Kassianou, historiadora de la fotografía.

Spyros Meletzis (1906-2003) nació en Agioi Theodoroi, isla de Imvros, Grecia. Se inició en la fotografía de la mano de Alexandros Panagiotou en Alexandrópolis y del fotógrafo palaciego Georgios Boukas, en cuyo estudio trabajó cuando llegó a Atenas en 1927. En 1937 recorre la región de Epiro tomando fotografías durante veintidós meses. En los años de la ocupación italo-germana viajó al Peloponeso, Macedonia y Evrytania para fotografiar la resistencia antifascista. En diciembre de 1944, en los albores de la posterior guerra civil, fue hecho prisionero durante la batalla de Makrygianni y enviado a un campo de concentración en Eldaba (África), del que volvió tras la firma del tratado de Varkiza.
Después de la guerra recorrió el país y sus zonas rurales. También fotografió personajes políticos y miembros de la familia real. A partir de 1960 se centró en la fotografía de antigüedades y en la publicación de guías para los museos arquelógicos de Atenas, Delfos, Olimpia, Epidauro y Rodas. A partir de su experiencia en la resistencia antifascista publicó más tarde el libro Con los rebeldes en las montañas.

El contexto histórico

En octubre de 1940 la Italia fascista invadió Grecia. El éxito del ejército griego, que rechazó al invasor hasta Albania, precipitó la invasión alemana a través de la frontera greco-búlgara en abril de 1941. A su vez, Bulgaria ocupó Tracia, la parte nororiental del país. El rey y su gobierno, presidido por E. Tsouderos, abandonaron Atenas marchando a Creta y de allí a Egipto. A principios de mayo de 1941 toda Grecia estaba ocupada. El 1 de julio del mismo año el Comité Central del Partido Comunista Griego (KKE) llamó a formar un frente de resistencia antifascista. El EAM (Frente de liberación Nacional) se formó el 27 de septiembre de 1941 bajo la iniciativa del KKE y con la participación de tres pequeños partidos socialistas, el Partido Socialista de Grecia (SKE), la Unión Democrática Popular (ELD) y el Partido Agrario de Grecia (AKE).

Por otra parte, en octubre de 1941, apareció otra organización resistente, la Liga Nacional Republicana Helénica (EDES), auspiciada por K. Pyromaglou -representante del general N. Plastiras, uno de los líderes de la revolución republicana de 1922- y el coronel Napoleón Zervas. Más tarde, en otoño de 1942, se constituyó una tercera, Liberación Nacional y Social (EKKA), que colaboró con la EDES pero contraria al EAM. La organización más importante y decisiva fue el EAM y su ala militar -el ELAS (Ejército Popular de Liberación Nacional de Grecia)- que extendieron su acción por todo el país. Los objetivos declarados del EAM eran la liberación y la completa independencia de Grecia; la formación de un gobierno provisional después de la liberación con el único propósito de convocar elecciones para una Asamblea Constituyente, y la salvaguarda del derecho de los griegos a decidir por ellos mismos la forma de su futuro gobierno. A principios de octubre de 1944 los alemanes, acosados por el EAM, habían empezaron la retirada. Las últimas unidades abandonaron Atenas el 12 de octubre de 1944.

El trabajo de Spyros Meletzis en las montañas griegas

En 1944 la dirección del EAM invitó a Spyros Meletzis a fotografiar la lucha en las montañas de Evritania, en la Grecia central. Con todo, sus fotografías no pertenecen al género del fotoperiodismo, pues no estaban destinadas a una publicación inmediata, sino a dejar constancia para el futuro de las circunstancias y protagonistas de aquella lucha que -se pensaba- conduciría a una Grecia democrática y socialista tras la liberación del invasor. A finales de noviembre de 1944, la secretaría política del EAM le pidió a Meletzis que expusiera sus fotografías en público. La exposición tuvo lugar en la calle Korai de Atenas con una asistencia de visitantes enorme. Estuvo abierta sólo nueve días, debido al estallido de la Insurrección de Diciembre (Ta Dekemvriana), el “primer asalto” de lo que devino la guerra civil posterior, considerada una de las más grandes batallas de la guerra fría. Esa es la razón de que estas fotografías hayan permanecido escondidas hasta muy tarde y de que sólo recientemente, incluso en Grecia, se hayan ido conociendo como merecen.

Las primeras fotografías de la resistencia de Meletzis datan de 1942, durante su recorrido por el Olimpo. Hizo el viaje solo. Llevaba una cámara prestada y un carrete de película. Durante este primer viaje visitó el pueblo de Karia y desde allí, en largas marchas de 16 a 20 horas llevando a la espalda las cubetas, cámara y trípodes, recorrió una enorme distancia hasta llegar a las montañas donde se habían dado cita los rebeldes del Olimpo, Kissavos, Oxya y Kozakas. Tomó 15 fotografías en total -las primeras de la resistencia- de las cuales sólo se conservan tres: “Escalar el Olimpo y mi primera toma de contacto con los rebeldes me encendió el corazón. A partir de ese día, no pude encontrar un momento de paz”.

Con ese ánimo empezó su segundo viaje, esta vez al Peloponeso, llegando a Arkadia en septiembre de 1943. Para entonces el ELAS ya dominaba Roumeli, Tesalia y Macedonia, reforzando su posición en el Peloponeso. Va equipado con suficiente película y con su propia cámara, una Rollei Flex de 6 x 6. Llega a Chrani, sube hasta Isari y visita el pueblo de Bastas. Su objetivo era dirigirse a Garantza e ir al encuentro de los rebeldes en Psari, un pueblo en las tierras altas de Trifylia. Allí fotografía las primeras partidas de rebeldes que llegaban de las llanuras de Ithomis, un grupo de prisioneros alemanes y la primera mujer rebelde, Anneta. Del Peloponeso reveló 25 carretes, alrededor de 300 fotos, de las cuales sólo unas pocas se conservan.

En febrero de 1944, ahora como fotógrafo oficial del EAM, organiza su tercer y último viaje a las montañas. Partió de Atenas junto con el enlace Yiannis Strimonas, dos partisanos y un empleado de la estación de ferrocarril. Con documentación falsa bajo el seudónimo de Paraskevas Ikonomidis, viaja desde El Pireo hasta Larissa. En Agoriani –cerca de Lamia- se tiró del tren y de allí, ayudado por los lugareños, acabó en Lutra, Smokovos. Su destino era Viniani, pueblo conocido como la capital de la Grecia Liberada. Tuvo que atravesar Rendina, en Tesalia occidental, y subir a pie hasta la cima del Zakharaki para llegar a Fourna. De allí, volvió a subir a la montaña Zakharaki, atravesó el río Megdova y finalmente, después de dos días y medio marcha, llegó a Viniani, donde instaló su laboratorio fotográfico. Más tarde lo trasladó a Petrilia.

Esta exposición muestra, salvo algunas fotos que se conservan de sus primeros viajes, los lugares y sucesos más significativos de éste tercero. Su equipo fotográfico incluía 340 carretes Kodak Agfa Ferania -adquiridos a través de la venta de fotografías de antigüedades a los alemanes- una cámara Rollei Flex de 6 x 6, otra cámara más de 10 x 15 con objetivos Geiss, una cámara Leitz, papel fotográfico Agfa e Ilford, una ampliadora, productos químicos para el revelado, un termómetro especial, una linterna de bolsillo con 10 intensidades, 2 trípodes, cubetas de revelado de 13 x 18 y de 30 x 40…y un par de botas de montaña.

La resistencia guerrillera y la organización del territorio liberado

Tras la ocupación la resistencia pronto adoptó múltiples formas. En Atenas se expresó con masivas manifestaciones y huelgas en las que los estudiantes tuvieron un papel destacado. En enero de 1942 el Comité Central del KKE decidió que “la guerra de guerrillas era de suprema importancia” para la liberación. Días más tarde la declaración fue apoyada por el Comité Central del EAM. En marzo del mismo año la formación de las partidas guerrilleras, que finalmente se convirtieron en los componentes del ELAS, fue confiada a Thanassis Claras quien, bajo el nombre de Aris Velouchiotis, se convirtió en su dirigente más carismático. En julio de 1942 el coronel N. Zervas y K. Pyromaglou marcharon al noroeste de Grecia para formar las partidas guerrilleras del EDES que actuaron principalmente en la región de Epiro.

El EAM y el ELAS extendieron su influencia por todo el país. Pero el EAM decidió no implantar su poder en las ciudades liberadas, ni permitir que las guerrillas del ELAS permanecieran en ellas. Lo primero se debía al cuidado de que las otras organizaciones resistentes, o el gobierno en el exilio, no creyeran que pretendía tomar el poder por la fuerza. Lo segundo, para evitar las represalias de los alemanes sobre las poblaciones civiles. Pero en las zonas rurales y en las montañas, el EAM creó una complicada y sofisticada estructura civil, política y militar, un gobierno de la Grecia liberada. Basándose en experiencias -anteriores a la guerra- de gestión y conciliación popular de conflictos allí donde la administración del estado llegaba con dificultad, creó formas de autogobierno local, desarrollando un cuerpo jurídico-administrativo que concluyó paulatinamente en el Comité de Auto-gobierno Popular y el Tribunal Popular.

En 1944 el EAM constituyó un gobierno en las montañas, formándose el Comité Político de Liberación Nacional (PEEA) que convocó elecciones para un Consejo Nacional que tuvo lugar en el pueblo de Koryschades. En toda Grecia votaron entre 1.500.000 y 1.800.000 personas, muchas de ellas en condiciones de clandestinidad. Fueron elegidos 206 consejeros, que incluían 5 profesores de universidad, 25 abogados, 15 médicos, 23 trabajadores, 4 sacerdotes, 3 jueces, 8 generales y 6 oficiales. El Comité Político tenía un presidente, un vice-presidente y ocho ministros. Sólo dos de ellos eran comunistas, el resto eran socialistas y liberales. Por otra parte, la formación de este Comité se utilizó como presión en las negociaciones que el EAM mantenía, con los británicos y con el gobierno griego en el exilio, respecto de la formación del Gobierno de Unidad Nacional.

El coronel británico C.M. Woodhouse, jefe de la Misión Militar Aliada adjunta a la resistencia, escribió en 1948: “Habiendo conseguido [el EAM/ELAS] el control de casi todo el país, excepto de las principales comunicaciones utilizadas por los alemanes, le dieron cosas que no había conocido hasta entonces. Las comunicaciones en las montañas por radio, correos o teléfono nunca fueron tan buenas hasta entonces; incluso las carreteras fueron reparadas y utilizadas…Las comunicaciones por radio llegaban hasta Creta o Samos, donde la guerrilla ya estaba presente. Los beneficios de la civilización y la cultura goteaban en las montañas por primera vez. Empezaron a funcionar de nuevo escuelas, gobiernos locales, tribunales de justicia y servicios públicos, que habían dejado de hacerlo con la guerra. Por primera vez hubo teatros, fábricas y asambleas parlamentarias. Se instauró la vida comunitaria en lugar del tradicional individualismo del campesinado griego.”

____________________________________________________________
NOTA DE LA REDACCIÓN: Los textos y fotos que componen este artículo han sido proporcionados por el equipo de dirección del Museu Valencià de la Il·lustració i la Modernitat. Queremos hacer constar públicamente nuestro agradecimiento a dicha dirección en la persona de Francisco Molina Agulló y al comisario de la exposición Nicolás Sánchez Durá su gentileza por facilitar la publicación de estos materiales en Ojos de Papel.
  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    El mensaje del muerto, de Florence Marryat (por Ana Matellanes García)
  • Publicidad

  • Autores