Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    José Fernando Siale DJangany: En el lapso de una ternura (reseña de José Cruz)
  • Cine

    Crítica de Hace mucho que te quiero, película dirigida por Philippe Claudel (por Eva Pereiro López)
  • Sugerencias

  • Música

    The West Rider Pauper Lunatic Asylum, CD de Kasabian (por Regina Martínez Idarreta)
  • Viajes

  • MundoDigital

    ¿Realmente hay motivos para externalizar la gestión de un website?
  • Temas

    Peña Nieto (por Renward García Medrano)
  • Blog

    Stalin, ¿campeón de la historia rusa? (por Juan Antonio González Fuentes)
  • Creación

    Después de la guerra (cuento)
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario







Opinión/Cartas al director
San Esteban de Gormaz
Por Carta, jueves, 11 de enero de 2007
En la sección Magazine/Nuestro Mundo se inserta el 2 de febrero de 2002 un artículo firmado por Alfonso Gota bajo el título «La Alcarria entre pórticos». En él se dice: «San Esteban de Gormaz (Burgos)... hasta que Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid, la recuperase definitivamente en 1054 para Alfonso VI...».
Me permito precisar que San Esteban de Gormaz pertenence a la provincia de Soria y que no fue conquistada por el Cid. No existe certeza absoluta sobre la fecha de nacimiento del Cid, siendo la comúnmente admitida la de 1043, si bien hay historiadores que la retrasan hasta 1049. En el más favorable de los casos, Rodrigo Díaz de Vivar tendría 11 años en 1054, edad precoz en exceso para acometer la tarea de rendir la plaza fuerte de San Esteban. Por otro lado, y en esto hay unanimidad historiográfica, la primera referencia documentada al Cid alude a su participación, junto al futuro Sancho II, en la defensa de Graus en 1063 frente a las tropas aragonesas, sin que, según creo, exista mención alguna anterior al héroe castellano. En todo caso, nunca habría recuperado la localidad para Alfonso VI que no comenzó a reinar hata 1065, a la muerte de su padre Fernando I quien fue el auténtico artífice de la ocupación definitiva de San Esteban, al igual que otras muchas plazas sobre el Duero, según relata el Silense.

Antonio Tejedor, 10 de diciembre de 2006
  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    La cabeza en llamas, de Luis Mateo Díez (por Ana Matellanes García)
  • Publicidad

  • Autores

    Cervantes y el psicoanálisis (por Miguel Ángel Sánchez de Armas)