Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Henry y Cato, de Iris Murdoch (reseña de Ana Matellanes García)
  • Cine

    Mapa de los sonidos de Tokio película de Isabel Coixet (por Juan Antonio González Fuentes)
  • Sugerencias

  • Música

    A Foot in the Door, CD de Pink Floyd (por Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    ¿Realmente hay motivos para externalizar la gestión de un website?
  • Temas

    Pax (por Andrés Ginestet)
  • Blog

    Taconazos para el agente 007, Bond, James Bond (Blog de Juan Antonio González Fuentes)
  • Creación

    Edward Thomas: Poesía completa
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario




    GÉNERO
CINE

    TEMA
Crítica de la película Azul oscuro casi negro, del director novel Daniel Sánchez Arévalo (por Eva Pereiro López)

    OTROS DATOS
Género: Drama.
Año: 2006.
País: España.
Duración: 105 min.
Estreno en España: marzo de 2006.
Reparto: Quim Gutiérrez, Marta Etura, Raúl Arévalo, Antonio de la Torre, Eva Pallarés, Héctor Colomé.
Guión: Daniel Sánchez Arévalo.
Música: Pascal Gaigne.
Productora: Tesela P.C.













Magazine/Cine y otras artes
El peso de la responsabilidad
Por Eva Pereiro López, jueves, 1 de junio de 2006
Jorge (Quim Gutiérrez) ha heredado la portería en la que trabajaba su padre (Héctor Colomé) después de que éste sufriera un infarto cerebral. No ha tenido elección. Día tras día cuida de su progenitor, trabaja y, sacando tiempo aquí y allá, ha logrado acabar empresariales por la UNED. Se empeña en conseguir otro trabajo y escapar así de esa portería que tanto detesta. Lucha contra un destino que parece inevitable, una vida que no tiene nada que ver con la soñada. Su hermano mayor, Antonio (Antonio de la Torre), está en la cárcel. Cuando conoce a Paula (Marta Etura), la novia reclusa de éste, las cosas parecen tomar un rumbo nuevo: por primera vez se enfrenta al desafío de alcanzar sus deseos.
Azul oscuro casi negro es el primer largometraje de Daniel Sánchez Arévalo - reputado cortometrajista-, un relato iniciático sobre el peso de la responsabilidad, sobre la realidad y los deseos que rara vez coinciden. Un debut sólido e interesante que se centra en los personajes, sus destinos y circunstancias, la lucha diaria, el modelo de los padres y las ilusiones frente a la vida cotidiana.

A Jorge parecen haberle arrebatado su futuro. Tras el cristal de la portería está abocado a una vida que él considera de segunda, un trabajo que le pesa como un lastre y que no acepta. Jorge es ante todo portero, ese es el rango que la sociedad le ha dado y en el que él cree que le verán siempre. Un obstáculo. Aun así, y como se siente responsable de lo que le ocurrió a su padre, no halla la manera de enfrentarse a su futuro.
Los actores del reparto son en su mayoría desconocidos, una fuerza nueva y fresca que proporciona veracidad y proximidad a la historia, sin desvirtuar, en general, una buena interpretación

Paula es el punto de inflexión, un epicentro del que emanan motivación y fuerza, el paso necesario para empezar a tomar las riendas y cambiar de rumbo, para dejar de hacer lo que los demás esperan de él. Ahora le toca a Antonio ocuparse de su padre porque Jorge quiere recuperar los años no vividos. Decidir y asumir las consecuencias de sus decisiones y de un futuro incierto que a veces, según la luz, se puede ver azul o negro.

Los actores del reparto son en su mayoría desconocidos, una fuerza nueva y fresca que proporciona veracidad y proximidad a la historia, sin desvirtuar, en general, una buena interpretación. Así, el film se ha visto premiado en el festival internacional de cine español de Málaga 2005 con tres Biznagas de Plata (Premio de la Crítica, Premio Especial del Jurado y “Premio Egeda” al Mejor Guión), lo que augura para su director un futuro esperanzador.
  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    La ofensa, de Ricardo Menéndez Salmón
  • Publicidad

  • Autores

    Entrevista a Santiago Sabaté, autor de Llorar con tus ojos (por Jesús Martínez)