Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Entrevista a Francisco Catena, autor de Por el Cielo, Norma Jeane (por Jesús Martínez)
  • Cine

    El Havre (Le Havre</i >), película de Aki Kaurismäki (por Eva Pereiro López)
  • Sugerencias

  • Música

    The Good, the Bad and the Queen
  • Viajes

  • MundoDigital

    Por qué los contenidos propios de un web son el mayor activo de las empresas en la Red
  • Temas

    El Mago de Xalapa (por  Miguel Ángel Sánchez de Armas)
  • Blog

    El Churchill de Sebastian Haffner en el Blog de Juan Antonio González Fuentes
  • Creación

    Edgar Borges: El hombre no mediático que leía a Peter Handke
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario




    GÉNERO
CINE

    TEMA
Crítica de la peícula Closer del director Mike Nichols (por Eva Pereiro López)

    OTROS DATOS
País: USA.
Año: 2004.
Duración: 98 min.
Género: Drama.
Reparto: Julia Roberts (Anna), Jude Law (Dan), Natalie Portman (Alice), Clive Owen (Larry).
Guión: Patrick Marber; basado en su obra teatral Closer.
Producción: Mike Nichols, John Calley y Cary Brokaw.
Fotografía: Stephen Goldblatt.
Montaje: John Bloom y Antonia Van Drimmelen.
Dirección artística: Hannah Moseley.
Vestuario: Ann Roth.

























Magazine/Cine y otras artes
Sexo, infidelidades y...
Por Eva Pereiro López, domingo, 6 de febrero de 2005
Londres. Una pareja, Dan (Jude Law) y Alice (Natalie Portman), él escribe necrológicas en un periódico, ella acaba de llegar y espera olvidarse de su pasado newyorkino donde se dedicaba al striptease. Comienzan una relación. Algún tiempo después Dan, que ha escrito su primera novela, se cruza con Anna (Julia Roberts), fotógrafa profesional, y queda obsesionado por ella. En un segundo tiempo Anna encuentra a Larry (Clive Owen), dermatólogo, con el que acaba casándose. Pero poco después de su matrimonio, ella emprenderá una aventura con Dan. En el tercer set las parejas estallan: Anna se irá con Dan abandonando ambos a sus respectivos compañeros. El juego dura poco, la nueva pareja se deshará cuando Larry decide vengarse.
Closer es un juego de parejas que debe su existencia al éxito que tuvo la pieza de teatro escrita por Patrick Marber en 1997. Ignoro si fue justificado. En todo caso, la película no resulta excepcional. Sin duda los entresijos del deseo crearán expectación ante un público afín a ese tipo de temas, tanto o más que el elenco de actores (dos princesitas de Hollywood y dos casi perfectos desconocidos, en comparación), pero ni el tema ni ellas acabarán de convencer.

Se trata, pues, de traición, de infidelidad, de insatisfacción pero sobre todo de posesión, y al fin y al cabo de la inseguridad creada por ese pánico exacerbado a la soledad; en ningún caso de amor.
Closer no convence pero atrae

La sucesión del relato sin específicas referencias temporales es de agradecer. Nichols se dirige a un público maduro exigiéndole cierta atención a la hora de exponer su historia. Nada se nos da mascado y el leguaje utilizado es explícito y adecuado a la escena. Directo y crudo si es necesario, irónico o sinuoso en otras ocasiones, y siempre aderezado con ese toque tan british en boca de los protagonistas masculinos. Sin embargo y a pesar de su experiencia, Nichols abusa a menudo de primeros planos y a veces éstos no logran expresar lo adecuado resultando demasiado forzados. Y qué decir de la utilización excesivamente trillada de la cámara lenta en unas mil veces conocidas primera y última escenas cuando se ve a Alice caminando entre el gentío. Resultan impropias, burdas, de mal gusto, totalmente fuera de lugar. Una pena la vuelta a ese recurso tan raído por el uso, un desliz imperdonable para empezar o finalizar una película, excepto que se trate de una comedia barata.

Y es que a pesar del potencial candente y bajo una apariencia de finos conocedores de la complejidad del sentimiento amoroso, o más bien en su defecto, del deseo, Nichols y Marber no acaban de afinar sus personajes más que con trazo gordo, y los tira y afloja del juego han de acabar en un campo de ruinas que a nadie puede sorprender.

Sin embargo, la animalidad primitiva de Clive Owen en su papel de Larry merece más que un aplauso y, de paso, el Golden Globe que le ha sido otorgado por ello recientemente. Natalie Portman, con la misma suerte pero sin razón aparente - habría que haber visto el resto de nominaciones -, resulta demasiado blanda y Julia Roberts pasa desapercibida: ambas inequívocamente encantadoras pero en exceso limitadas, ancladas en su rol de superestrellas, al contrario que ellos. Los ingleses ganan la manga: un Law seductor y abyecto le hace frente a un Owen que lo devora absolutamente todo.

Closer no convence pero atrae. Quizás eso ya sea suficiente. Ustedes verán si se dejan tentar.
  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Sobre las ideas, sus espectros y poderes
  • Publicidad

  • Autores

    Ngugi wa Thiong’o y el Diablo crucificado (por Miguel Ángel Sánchez de Armas)