Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
Historial de visitas

· Gracias, Janis (Visitas 1)
  • Novedades

    Henry y Cato, de Iris Murdoch (reseña de Ana Matellanes García)
  • Cine

    A ras de suelo. ¿Enterrar a los muertos? (por Alejandro Lillo)
  • Sugerencias

  • Música

    Roll On, CD de J. J. Cale (por Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    Por qué los contenidos propios de un web son el mayor activo de las empresas en la Red
  • Temas

    Los límites de la revolución biotecnológica
  • Blog

    La función del crítico literario, según W. H. Auden (por Juan Antonio González Fuentes)
  • Creación

    Lu Xun: La mala hierba (Bartleby Editores, 2013)
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
Portada

Portada

    GÉNERO
MUSICA

    TEMA
Crítica de The Essential. Janis Joplin (por Marion Cassabalian)


    OTROS DATOS
Lanzamiento: enero del 2003
Discográfica: Sony Music Entertainment Inc.
Discos: 2.
Temas: 31.
Duración: disco 1º, 64’30’’; disco 2º, 60’46’’




"Big Brother and The Holding Company" (1967)

"Big Brother and The Holding Company" (1967)

"Cheap Thrills" (1968)

"Cheap Thrills" (1968)

"I Got Them Ol´Kozmic Blues Again, Mama" (1969)

"I Got Them Ol´Kozmic Blues Again, Mama" (1969)

"Pearl" (1971)

"Pearl" (1971)

"Janis Joplin Greatest Hits" (1973)

"Janis Joplin Greatest Hits" (1973)

"18 Essential Songs" (1995)

"18 Essential Songs" (1995)


Magazine/Música
Gracias, Janis
Por Marion Cassabalian, miércoles, 9 de abril de 2003
Símbolo de la contracultura gestada en la década de los sesenta, Janis Joplin es, sin duda, una de las mejores voces del mundo del blues. Ahora sale a la luz un recopilatorio de 31 temas suyos, The Essential. Janis Joplin, en homenaje a la única mujer blanca que supo hacerse un lugar en la época más contestaria a nivel social y más prolífica en el ámbito musical del siglo XX. Janis Joplin se ha convertido en un mito, al morir el 4 de octubre del 1970, rebasando unos límites que ella no se había puesto nunca.
La dama blanca del blues nació el 19 de enero de 1943 en Porth Arthur, un pueblecito de Texas, en el seno de una familia de clase media. Siempre fue una joven problemática, solitaria y bastante impopular entre sus compañeros de clase. Debido a su caracter y forma de ser, muchos especulaban sobre su lesbianismo. Pero Janis tenía la mejor forma de escapar de todo el mundo exterior y se consagraba al blues, la pintura y la poesía.

Tras el instituto llegó a matricularse en la Universidad de Texas, y en Austin conoció a una banda llamada Waller Creek Boys, que mezclaba el rock con el blues. A los 17 años, su sueño se estaba haciendo realidad; pero su emergente afición al alcohol y su ruda conducta retrasaron su debut.

En 1966 volvió a viajar en Texas y se encontró con Chet Helms, un viejo amigo, entonces manager de un nuevo grupo de rock psicodélico llamado Big Brother and the Holding Company. Juntos, fueron a probar suerte a San Francisco, en la época de mayor esplendor artístico y social, donde el éxito los llevo a participar en el mítico Festival Internacional de Monterrey, que tuvo lugar en California en 1967, compartiendo el cartel con The Who, Jimi Hendrix, Otis Redding y Jefferson Airplane, entre otros. La voz, a la vez, desgarrada y sensible de Janis ya se había hecho popular. El sello Mainstream sucumbió a su encanto y contrató a la banda que grabó sus dos primeros discos: Big Brother and the Holding Company y Cheap Thrills (que obtuvo un éxito más que merecido), y viajó por distintos lugares de los Estados Unidos y Canadá. Pero las tensiones dentro del grupo por la fuerte personalidad de la cantante y su consumo inquietante de drogas, hizo que formase otra banda, la Kozmic Blues Band, con la que grabó, con el sello Columbia en 1969, su tercer y mejor álbum, I Got Them Ol' Kozmic Blues Again, Mama. El mismo año, el grupo interpretó unos de sus temas ya famosos en el mundo del rock sobre el escenario de Woodstock.

En 1970, Janis volvió a cambiar de grupo: Full Tilt Boogie Band era una formación donde se mezclaban distintos componentes de las bandas donde había cantado ella a lo largo de su carrera. En julio se fueron de gira por Canadá y a la vuelta comenzaron a grabar el disco que la cantante nunca vería publicado. El 4 de octubre del 1970, salió del hotel a comprar tabaco y a las pocas horas la encontraron muerta en su habitación. El dictamen de los médicos fue "sobredosis accidental". Su última obra, Pearl, salió al mercado meses después, convirtiéndose en un éxito rotundo, con temas como "Cry Baby" o la carismática "Me and Bobby McGee", una canción grabada en una sola toma y con la que alcanzó el número uno de las listas de ventas.

Desde entonces, vieron la luz varios recopilatorios en homenaje a la única mujer blanca que, con sólo 27 años, supo hacerse un lugar en el mundo del rock. El último The Essential. Janis Joplin (Sony Music Entertainment Inc., 2003), no está a la altura de otros “mejores éxitos” como por ejemplo Janis Joplin Greatest Hits (Columbia, 1973) o 18 Essential Songs (Legacy, 1995). Pero la ventaja de este doble disco es que está compuesto por 31 temas, incluyendo los más míticos de Janis Joplin como “Piece of my heart” (single que se vendió en 1968 por millones de copias), su increíble versión de “Summertime”, “Cry Baby”, "Me and Bobby McGee" o "Mercedes Benz"; pero también canciones menos conocidas pero con ese poder y esa pasión que sólo ella sabía dar al blues, como “Tell mama”, “Kozmic Blues” (quizás la mejor) o la versión de “To love somebody” de los Bee Gees (ambos temas inéditos y grabados en vivo en el Festival de Woodstock). Pero la mala grabación y sobre todo la guitarra, casi desafinada, le quita profundidad a numerosos temas, cuya mejor versión se encuentra en los originales, realizados entre 1967 y 1970.

La “perla” del blues pagó a los 27 años el trágico precio del inconformismo, de su afán por experimentar todos los paraísos artificiales, su deseo de ser libre y de gozar de todos los placeres sin límite alguno. Janis nos deja su voz prodigiosa e inolvidable, como un regalo sagrado, hoy icono adorado por quienes en 1968 y desde entonces, han deseado aprovechar plenamente su vida.
  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Memorias de Víctor Klempererer
  • Publicidad

  • Autores

    Retumbó la voz de Javier Egea. Bartleby rompe el silencio decretado sobre su incómoda obra