Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Las consecuencias estratégicas del secesionismo catalán (por Manuel López Blanco)
  • Cine

    Carancho, película de Pablo Trapero (por Eva Pereiro López)
  • Sugerencias

  • Música

    Las mudanzas del cante en tiempos de Silverio Franconetti (por Guillermo Castro Buendía)
  • Viajes

  • MundoDigital

    La creación de contenidos web en la era de la economía de la atención
  • Temas

    La Tercera Vía enunciada por Giddens
  • Blog

    Ferrán Adrià, Robert Hughes y la Documenta de Kassel en el Blog de Juan Antonio González Fuentes
  • Creación

    Miguel Veyrat: Poniente
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
jueves, 30 de octubre de 2008
Tell Tale Signs, de nuevo Bob Dylan
Autor: Juan Antonio González Fuentes - Lecturas[3817] Comentarios[0]
En 1991 Bob Dylan escogió una cuantas canciones del ingente patrimonio inédito que guarda en algún rincón: tomas alternativas, versiones en directo, ensayos, bocetos..., y decenas de canciones inéditas. Con ese material publicó entonces el primer volumen de lo que él mismo denominó “The Bootleg Series”. Ahora aparece el octavo: “Tell Tale Signs”

Juan Antonio González Fuentes 

Juan Antonio González Fuentes

Cuando las aguas musicales que fluyen de esa fuente de melodías llamada Bob Dylan parecen agotadas, siempre surge una nueva corriente fresca y cristalina para paliar la sed de quienes seguimos pensando que estamos ante uno de los cuatro o cinco imprescindible de la música popular del siglo XX.

De los aficionados es sabido que en 1991 Bob Dylan escogió una cuantas canciones del ingente patrimonio inédito que guarda en algún rincón: tomas alternativas de temas ya conocidos, versiones en directo, ensayos, bocetos, apuntes..., y sencillamente decenas y decenas de canciones completamente inéditas. Con ese material publicó entonces el primer volumen de lo que él mismo denominó The Bootleg Series.



Bod Dylan interpreta "Mississippi" en Medford, Oregon, el 9 de octubre de 2001 (vídeo colgado en YouTube por LouisFerdinandCeline)

Pasados 17 años el genial músico saca ahora el octavo plazo de la serie bajo el sugerente y preciso título Tell Tale Signs (Columbia, Sony), una recopilación en dos discos compactos que ofrecen nada más y nada menos que 27 canciones grabadas en estudio y en directo entre los años 1989 y 2006, y que jamás, hasta ahora, habían sido publicadas con el marchamo de la oficialidad.

La etapa de la que escoge música y letra es muy amplia, casi dos décadas de carrera que incluyen canciones como “Oh Mercy” y productos de la ultimísima hornada, la de nuestros días. Bien es cierto que lo grabado son, lógicamente, temas desechados para formar parte de la discografía oficial, pero eso poco importa al aficionado y al fanático del músico americano. Además, los creadores no siempre están acertados a la hora de incluir o descartar su propia música en discos comerciales, y muchas veces no son ellos los que deciden, sino ejecutivos que incluyen lo que piensan más va a vender.



Versión original de "32:20 blues" de Robert Johnson (vídeo colgado en YouTube por FabioSici)

En ese sentido el disco sencillamente es una joya que ofrece verdaderos diamantes, tanto en bruto como ya trabajados. Como ha escrito la crítica americana, muchos “artistas” hoy de relumbrón incluso construirían una carrera larga e inolvidable construida sólo con los temas descartados por Dylan. Más no puede decirse, basta con escuchar las versiones de su “Mississippi” o del “32-20 blues” de Robert Johnson.

La fuente no se agota.

NOTA: En el blog titulado El Pulso de la Bruma se pueden leer los anteriores artículos de Juan Antonio González Fuentes, clasificados tanto por temas (cine, sociedad, autores, artes, música y libros) como cronológicamente.


Comentarios









  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Elegía, de Philip Roth
  • Publicidad

  • Autores

    Entrevista a Carlos Zanón, autor de Tictac tictac (por Jesús Martínez)