Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Haruki Murakami: entre oriente y occidente (reseña de Antonio Garrido Domínguez)
  • Cine

    Joseph McBride: Tras la pista de John Ford. Centauros del Desierto
  • Sugerencias

  • Música

    Mr Love and Justice, CD de Billy Bragg (crítica de Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    Por qué los contenidos propios de un web son el mayor activo de las empresas en la Red
  • Temas

    Riesgos de la discordia en México (por Renward García Medrano)
  • Blog

    Drácula, según el sobrino nieto de Bram Stoker (Blog de Juan Antonio González Fuentes)
  • Creación

    Álvaro Petit Zarzalejos: Once noches y nueve besos
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
jueves, 04 de septiembre de 2008
Rusia invade Georgia: los progres miran hacia otro lado y callan
Autor: Juan Antonio González Fuentes - Lecturas[5126] Comentarios[4]
La progresía española ha protestado con ahínco, perseverancia y eficacia contra las guerras participadas por los EE.UU. Sin embargo, los mismos progresistas y buenistas españoles no han dicho esta boca es mía cuando ha sido Rusia la que ha invadido otro país independiente, provocando miles de muertos y una limpieza étnica

Juan Antonio González Fuentes 

Juan Antonio González Fuentes

Érase una vez una gran coalición militar, encabezada por los EEUU, que invadió un país de oriente de nombre Irak, en el que decían se guardaban armas de destrucción masiva con las que podían llevarse a cabo masacres en países occidentales más terribles que la ocurrida tiempo antes en la ciudad de Nueva York.

El ejército de Irak, no hacía muchos años, había invadido un país cercano conocido como Kuwait, y con no muy lejana anterioridad había guerreado durante tiempo y tiempo contra su vecino Irán, con un resultado de cientos y cientos de miles de muertos. Irak, por aquel entonces, estaba gobernada por un conocido sátrapa genocida llamado Sadam Hussein, quien entre otras muchas tropelías llevaba tiempo empeñado en limpiezas étnicas en el territorio por el dirigido con mano de hierro.

Y en efecto, Irak fue invadido, los aliados nunca encontraron las armas de destrucción masiva, y el dictador fue derrocado, juzgado y condenado por un tribunal de su propio pueblo.

Mientras esto sucedía, buena parte de la “progresía buenista” del mundo occidental, desde hacía décadas bien comida y mejor vestida, se lanzó a la calle para protestar contra la invasión del país árabe y, poniendo en su boca indignada palabras tan hermosas como Derecho Internacional y un genérico y angelical ¡No a la guerra!, encabezó manifestaciones a favor de la paz en el mundo apedreando al menor descuido embajadas norteamericanas y británicas allá donde se encontraran.

En nuestro país, la querida España, los progres más conocidos, solidarios y buenistas de la farándula con sede en el mismo centro del Ruedo Ibérico, rasgaron sus camisas de Dolce & Gabbana, adquiridas con el sudor de su frente, e indignados por la política pro americana de la malvada y diabólica derechona españolista y taurina de toda la vida, no perdieron oportunidad de protestar con valor y singular osadía en cuanta ceremonia y acto televisado y fotografiado les reunía para recoger los merecidos premios que por su magnífico trabajo habían cosechado en todo tipo de producciones subvencionadas generosamente, por lo general, a cargo de los dineros públicos; estos sí, de todo signo y condición.

Los Ana, Víctor y Bosé de turno, los Bardem en familiar tropel, los Ríos y Sabinas de fiebres del sábado noche, los Boris y Zerolos unidos en despampanante arco iris cantando arrobados Over the rainbow con pelos en las piernas, los García Montero y demás versificadores de sobrada experiencia…, y todos los buenistas, solidarios, alternativos, progresistas y republicanos izquierdistas de toda, toda la santa vida de Dios…, protestaron públicamente cuanto pudieron y les dejaron (que fue mucho) contra la invasión imperialista y petrolífera de los insaciables USA y de sus indignos monaguillos correveidiles europeos, con la vergonzante derechona bigotuda hispana a la cabeza bajándose los pantalones con tal de salir en la instantánea de un foto/matón (qué juego de palabras me ha salido!!!) de las Azores.

Ana Belén y Víctor Manuel

Ana Belén y Víctor Manuel
 
No a la guerra, sí a las salidas dialogadas de los conflictos, no al mercadeo que conlleva toda guerra, sí a la aplicación estricta de la legalidad internacional, no al imperialismo trasnochado de los americanos, fuera Bush, fuera Blair, fuera Aznar… Todo er mundo e güeno, zii zeñó!!! Sí a la solidaridad, la confraternización, los besos, los abrazos, la alianza intergaláctica de civilizaciones… Qué la fuerza nos acompañe!!! Imagine!!!, demos una oportunidad a la paz!!!…

La verdad es que me embarga la emoción pensando en aquellos momentos de solidaridad tan increíblemente sinceros y, de verdad, tan generosos y abiertamente solidarios, tan ajenos a la mezquindad de los intereses políticos, tan correctos, tan nuestros, tan espontáneos, tan nobles y decentes…

Sin duda, esta podría ser una historia hermosa y edificante, un ejemplo a tener en buena cuenta por muchos de nosotros si aquí encontrara su punto y final. Pero no, esta historia tiene una adenda, un añadido. Resulta que hace unas semanas un país independiente, Georgia, fue invadido por el ejército ruso. Unas pequeñas zonas de Georgia querían independizarse de la república, y ante la negativa del gobierno central y la consiguiente sublevación de los secesionistas, Rusia, la ex URSS, invadió con sus tanques, soldados y aviones de combate el territorio de la independiente Georgia.

El ejército ruso penetró en Georgia con toda facilidad, kilómetros y kilómetros. En apenas 3 ó 4 días masacró a más de 2.000 georgianos, casi todos civiles, destruyó cientos de infraestructuras básicas, provocó el éxodo de cientos de miles de personas, aniquiló una parte importante del ejército de Georgia, declaró unilateralmente independientes los territorios secesionistas contra las leyes internacionales, llevó a cabo una limpieza étnica encubierta y de consecuencias imprevisibles y, finalmente, amenazó al resto del planeta advirtiendo de que no iba a tolerar ninguna intervención foránea.

Pues bien, en esta singular y propicia ocasión, ni Ana, ni Víctor, ni Boris, ni Zerolo, ni nadie de la familia Bardem, ni ningún señalado buenista progre de la farándula patria ha dicho esta boca es mía. Ninguno ha interrumpido sus bien ganadas vacaciones veraniegas o sus bolos millonarios, ninguno ha salido públicamente a denunciar las atrocidades rusas, ninguno se ha puesto un lacito de color como símbolo de su tristeza y repulsa, ninguno se ha manifestado frente a la embajada rusa en Madrid como señal de protesta y demandando la retirada inmediata del ejército rojo de territorio georgiano, ninguno se ha acordado solidariamente de los georgianos perseguidos, ninguno se ha rasgado las vestiduras ante la limpieza étnica perpetrada por los del fusil kalashnikov al hombro, ni uno sólo de nuestros progres de carné y canon digital ha querido o quiere llevar a Putin ante un tribunal internacional por crímenes contra la humanidad, ninguno ha organizado manifestaciones contra el intervencionismo imperialista ruso, ninguno, repito, ha abierto el pico para señalarse.

Todos sin distinción han mirado hacia otro lado, no se han dado por enterados. Todos han seguido cantando, interpretando, escribiendo…, como si tal cosa. Todos han seguido tomando el sol en la playa, esperando que el moreno de su piel ayude a no delatar el rojo natural de su profunda desvergüenza.


NOTA: En el blog titulado El Pulso de la Bruma se pueden leer los anteriores artículos de Juan Antonio González Fuentes, clasificados tanto por temas (cine, sociedad, autores, artes, música y libros) como cronológicamente


Comentarios
09.09.2008 9:31:29 - Ricardo



y así en otros frentes que tanto les gusta abrir...Enhorabuena, perfectamente retratados.


11.09.2008 0:39:52 - david deza



Muy buen artículo, tanto que hasta me gustaría estar de acuerdo, pero va a ser que no.
Primero, les tengo casi tanta antipatía como tú a los "progres parcartistas", lo cual no quiere decir que no tuviesen toda la razón del mundo para manifestarse en contra de la "bárbara" invasión de Irak, porque la invasión rusa, que es ¡¡gravísima!!, no convierte en buena la de EEUU en Irak.
Y segundo,(¿de verad no encuentras ninguna otra diferencia entre una invasión y otra?)el gobierno español no está apoyando logística y moralmente a Rusia en la invasión a Georgia, como sí ocurrió en su día con "la derechona bigotuda hispana"(esto es tuyo jajaja). Éste es un dato fundamental para entender que de aquella se llenaran las calles españolas de gente manifestándose, y en esta ocasión no.

Un abrazo juan antonio, espero que hayas pasado un buen verano, hasta pronto


15.09.2008 20:49:07 - el autor



Hombre David! Ya se acabaron las vacaciones. Me alegro de encontrarte leyendo el blog, y me alegro de tus comentarios inteligentes y suspicaces. La intención del escrito no es defender las guerras USA frente a las guerras RUSAS, ni justificar unas y condenar otras. La intención es sencilla: denunciar cómo la progresía europea siempre está dispuesta a denunciar las agresiones (justificadas o no) de los regímenes democráticos occidentales, y a mirar hacia otro lado cuando las agresiones las lleva a cabo (justificadas o no) las potencias socialistas. El NO A LA GUERRA! de nuestros progres europeos siempre necesita de una addenda para ser entendido mejor: No a las guerras USA. Ahora, si las tropelías las comete Rusia, si los derechos humanos se conculcan en Cuba o China, si Chávez o Morales dicen sandeces y llevan a la desgracia a sus pueblos..., bueno, entonces no decimos nada. Son los males necesarios que toda política socialista e igualitaria lleva consigo, al menos durante un periodo, y bla, bla, bla... Qué deshonestidad moral e intelectual más palmaria y repugnante.


17.04.2010 22:00:57 - jhonatan montoya arboleda













  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Los Talibán, de Ahmed Rachid (reseña de Vicente palacio de Oteyza)
  • Publicidad

  • Autores

    El silencio como género literario: censura y asesinato de Isaac Bábel (MA S. de Armas)