Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Henry y Cato, de Iris Murdoch (reseña de Ana Matellanes García)
  • Cine

    25 kilates, película de Patxi Amezcua (por Eva Pereiro López)
  • Sugerencias

  • Música

    Tonight: Franz Ferdinand, CD de Franz Ferdinand (por Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    La creación de contenidos web en la era de la economía de la atención
  • Temas

    La imaginación histórica. Ensayo sobre novelistas españoles contemporáneos (por Justo Serna)
  • Blog

    Franz Kafka: el cartero de muñecas en el Blog de Juan Antonio González Fuentes
  • Creación

    Sensación de vértigo, de Ángel Rupérez (reseña de Guillermo García Domingo)
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
lunes, 1 de septiembre de 2008
Los libros asesinos de Nueva York. El extraño caso de Patrice Moore
Autor: Juan Antonio González Fuentes - Lecturas[6060] Comentarios[0]
Al poco de terminar la Navidad de 2003, el neoyorquino Patrice Moore tuvo que ser rescatado por los bomberos en su apartamento al quedar atrapado bajo el peso de miles de libros, libros asesinos

Juan Antonio González Fuentes 

Juan Antonio González Fuentes

Lo que escribo a continuación no es un cuento, no es nada por mí inventado, no es una anécdota de carácter fantástico ideada para entretenerles a ustedes un rato. No, lo que van a leer es una historia verídica, ocurrida en la realidad de la vida real, y encontrada en las páginas de un libro escrito por Alberto Manguel de título La biblioteca de noche (Alianza, Madrid, 2007).

El neoyorquino Patrice Moore tenía cuarenta y tres años cuando, poco después de vivir las fiestas de Navidad del año 2003, vio y sintió cómo una auténtica avalancha de libros, revistas y periódicos que atesoraba en el interior de su apartamento se le venía encima y, literalmente, lo sepultaba vivo entre las cuatro paredes de una habitación de su propio hogar.

Los vecinos de Patrice, después de oír sus gemidos y quejas durante dos días completos sin saber muy bien ni qué eran ni de dónde procedían, avisaron al departamento de bomberos de la gran ciudad para resolver el extraño caso. Los bomberos tuvieron que forzar la puerta del piso completamente bloqueada por kilos y kilos de papel impreso de todo tipo.

El asombro de los bomberos de Nueva York no era pequeño, e iba en aumento a cada nuevo paso que daban dentro del piso de Patrice Moore, abriéndose camino a duras penas entre montañas de libros apilados de maneras diferentes, venidos abajo por su propio peso desde los lugares verosímiles e inverosímiles en los que su dueño los había dejado.

Finalmente, los bomberos salvadores de Patrice Moore, dieron con él guiados por sus múltiples lamentos. Lo hallaron lesionado grave y acurrucado en un minúsculo rincón del apartamento, enterrado vivo por sus propios libros acumulados durante muchos años. Libros que se le vinieron encima sepultándolo bajo ellos. Libros asesinos.


NOTA: En el blog titulado El Pulso de la Bruma se pueden leer los anteriores artículos de Juan Antonio González Fuentes, clasificados tanto por temas (cine, sociedad, autores, artes, música y libros) como cronológicamente


Comentarios









  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Del Imperio a la decadencia, de Henry Kamen (reseña de Inés Astray Suárez)
  • Publicidad

  • Autores

    Entrevista a Plàcid Garcia-Planas, autor de Como un ángel sin permiso (por Jesús Martínez)