Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    La gracia irremediable. Álvaro Pombo: poéticas de un estilo
  • Cine

    Robert Redford. El chico de oro (por Luis Miguel Carmona)
  • Sugerencias

  • Música

    The Fall, CD de Norah Jones (por Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    ¿Realmente hay motivos para externalizar la gestión de un website?
  • Temas

    Ayaan Hirsi Ali y los límites del multiculturalismo
  • Blog

    “Marruecos”, según Von Sternberg, Dietrich y Cooper (blog de Juan Antonio González Fuentes)
  • Creación

    Poemas de Eduard Cabré
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
lunes, 14 de julio de 2008
La casa de papel de Carlos María Domínguez
Autor: Juan Antonio González Fuentes - Lecturas[22592] Comentarios[11]
La casa de papel de Carlos María Domínguez habla de locuras provocadas por los libros, por su lectura masiva y su tenencia en grandes dosis. Locuras que pueden conducir a accidentes, a la construcción de casas de papel, a obsesiones insanas, quizá al asesinato... Pero también a la pasión, al lado más emocionante y peligroso de la vida


Juan Antonio González Fuentes 

Juan Antonio González Fuentes

Hace unas semanas, en el mes de abril, escribía yo en estas mismas páginas preocupado sobre el futuro que les aguarda a mis libros cuando falte. La lectura del mencionado trabajo llamó la atención de Amparo, una buena amiga de mi señora madre, y con tal motivo me hizo llegar un libro para que su lectura me proporcionase algún consuelo y algunas ideas con respecto al posible futuro de mi biblioteca. El libro que me dejó se titula La casa de papel (Mondadori) y su autor es el argentino Carlos María Domínguez (Buenos Aires, 1955), autor con varias novelas a sus espaldas y, por ejemplo, una biografía de Juan Carlos Onetti, escrita en colaboración con María Esther Gilio, publicada por la editorial Planeta en 1993 con el título Construcción de la noche. La vida de Juan Carlos Onetti.

Ya hemos dicho que nuestro autor de hoy es argentino, pero se me ha olvidado decir que vive en el país primo, es decir, en Uruguay, capital Montevideo. También se me ha pasado decir que para Carlos María Domínguez los libros sí pueden cambiar la vida de quienes los leen, algo que queda plasmado de manera muy clara en la breve historia que contiene su libro La casa de papel, historia en la que los libros y su posesión determinan las vidas de quienes los poseen con amor y hasta delirio.

Todo comienza cuando un ejemplar de La línea de sombra, la célebre novela de Joseph Conrad llega a manos de un profesor argentino que da clases en Cambridge. El libro iba dirigido de una colega del profesor, una mujer que había muerto hacía muy poco en extrañas circunstancias, al ser atropellada cuando cruzaba una calle leyendo a Emily Dickinson por un vehículo que se dio a la figura.



Carlos María Domínguez: La casa de papel (Mondadori)

Como se comprueba más adelante en la lectura, ese ejemplar de La línea de sombra de Conrad es la línea de unión entre la profesora muerta y un bibliófilo uruguayo de nombre Carlos Brauer, un hombre cuya única pasión son los libros, de los que posee decenas de miles de ejemplares, incluyendo primeras ediciones, manuscritos, ediciones raras...

El narrador, el profesor argentino de Cambridge, viaja hasta Montevideo en busca de ese peculiar Carlos Brauer, amante ocasional de su amiga inglesa muerta, y personaje del que llegamos a saber acaba completamente obsesionado por el futuro que le aguarda a la obra de su vida, su propia biblioteca, para cuya conservación e inventariado no ha escatimado medios. ¿Qué le sucedió a la lectora de Emily Dickinson? ¿De verdad la mató un coche por accidente? ¿Quién es Carlos Brauer? ¿Qué endiablado sistema empleo para ordenar los libros de su fastuosa biblioteca? ¿Qué futuro le aguarda a la biblioteca del bibliófilo Brauer? ¿Qué se puede hacer con los libros cuando son la obsesión, la vida entera de uno? ¿Puede alguien construir una casa utilizando los libros como ladrillos y habitar en ella?

No voy a desvelar nada más del contenido de La casa de papel, y sólo quiero dejar aquí apuntadas unas cuántas preguntas cuyas posibles respuestas conforman la trama principal y sus afluyentes de esta novela corta que tiene algo de ciencia ficción (casi un Fahrenheit 451 de Ray Bradbury pero al revés), de novela detectivesca y negra, de narración erudita..., y un mucho de puro amor a los libros y a la lectura; un amor tan descomunal, que para hacerse digerible y no conducir a la locura quijotesca, viene envuelto en un agradecido y eficaz papel de ironía y comicidad larvada y casi distante.

La casa de papel habla de locuras provocadas por los libros, por su lectura masiva y su tenencia en grandes dosis. Locuras que pueden conducir a los accidentes, a la construcción de casas de papel impreso a orillas del mar, a obsesiones insanas, quizá al asesinato... Pero también habla de los libros como pasión y motor de vida, como una aventura que, como toda aventura de verdad, enseña el sendero que conduce directamente al latido verdadero de la vida vivida con intensidad y arrobo, y también con peligro constante. Los libros o el caminar por el lado más emocionante y peligroso de la vida.


NOTA: En el blog titulado El Pulso de la Bruma se pueden leer los anteriores artículos de Juan Antonio González Fuentes, clasificados tanto por temas (cine, sociedad, autores, artes, música y libros) como cronológicamente.


Comentarios
11.08.2008 17:26:38 - hyuter



mmmmmmmmmmmmmmmmmggggggggggx dfgh fdgdtht


05.11.2008 17:03:17 - chuchu



jksakjsaç feisimo el cuento lo lei recien..


29.11.2008 5:14:08 - ana karina sierra



el libro esta bueniiiisiiiiimo pero no dejo de imaginarme que hubiera pasado con brauer y bluma si el libro hubiera llegado a tiempo. se podra curar tanta locura y obsecion con el amor de una mujer????


02.06.2010 23:52:30 - antony



me gusto todo cxachetre jajajajaj


02.06.2010 23:54:19 - edy



soy sonso y gay


06.09.2010 21:03:57 - Macarena



Es complicado de entender el libro en sí, ya que la historia no es lineal, tiene muchas idas y vueltas; pero es interesante su trama.


06.09.2010 21:04:06 - Macarena



Es complicado de entender el libro en sí, ya que la historia no es lineal, tiene muchas idas y vueltas; pero es interesante su trama.


09.09.2010 20:59:10 - rr



gttt


18.10.2010 23:11:12 - ElSemental



bo MANGA DE INVECILES
ESTO ES PARA LA GENTE!!
NO PARA NOOB OK?
HAGAN BUENOS COMENTARIOS ESTO ME SIRVIO PARA ESTUDIAR
NO COMO LOS QUE HACEN MALOS COMENTARIOS...


25.10.2010 0:59:11 - ile



qué pena!lo terminé de leer y releer,amo los libros como tales,si no son leídos,son objetos...


16.02.2017 21:54:14 - Carlos Daniel Tellechea



¿Por qué algo escrito nos resulta interesante? ¿Por qué, no? ¿Cómo se establece esa delicada alquimia entre lector y obra literaria? Partiendo de la nouvelle o cuento extenso de Carlos María Domínguez La casa de papel, me propongo indagar en algo que muchas veces se cubre de un halo mágico y se atribuye a la subjetividad: el problema de la creación del interés literario. Resulta especialmente apropiado hoy, o más bien interesante, cuando nuestros autores fracasan con cierta saña en provocar interés o niegan abiertamente que estén obligados a buscarlo. Abusan así del lector, como si pretender que un libro nos interese fuera algo descabellado o si nos rebajara a una categoría de lectores frívolos. Nada de eso es cierto. No nos dejemos engañar. Como lectores tenemos derecho a que un argumento nos atrape, nos cause curiosidad o expectativa. No alcanza con eso pero sin eso es difícil que haya disfrute en la lectura. ¿Y por qué no disfrutar de la lectura? ¿Debe transformarse necesariamente en un ejercicio de frígida intelectualización? El interés es fruto de lo subjetivo en el lector pero también de un diálogo con rasgos objetivos en la obra. Y ese diálogo no tiene nada de subjetivo en sí mismo. Ese debe ser el propósito de nuestra búsqueda; descubrir cómo dialoga la obra poco interesante. Un claro ejemplo es La casa de papel. Y la elijo porque no está mal escrita. Al contrario, el autor muestra oficio, tiene un plan y expone muy bien su tesis de fondo (“la lectura es un viaje vital”, “la biblioteca de un hombre es su vida”, “la incomunicación…”). Pero algo quiebra la lectura; algo no está en su lugar en el diseño. BLOG: El charco de Perico










  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Historia virtual de España, de Nigel Townson (reseña de Inés Astray Suárez)
  • Publicidad

  • Autores

    Entrevista a José Enrique Martínez Lapuente, autor de Un extraño viaje (por Jesús Martínez)