Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Las consecuencias estratégicas del secesionismo catalán (por Manuel López Blanco)
  • Cine

    Vicky Cristina Barcelona: un Woody Allen de andar por casa
  • Sugerencias

  • Música

    Wrecking Ball, CD de Bruce Springsteen (por Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    ¿Realmente hay motivos para externalizar la gestión de un website?
  • Temas

    Sociedad, ficción y verosimilitud (por Miguel Ángel Sánchez de Armas)
  • Blog

    Gala Dalí en el Blog de Juan Antonio González Fuentes
  • Creación

    Quietud en el aire, por Alejandro Krawietz
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
jueves, 19 de julio de 2007
Mark Padmore canta Haendel
Autor: Juan Antonio González Fuentes - Lecturas[5605] Comentarios[0]
El tenor inglés Mark Padmore, especializado en la música barroca, ha grabado un disco de arias de Haendel (armonia mundi), absolutamente imprescindible.

www.ojosdepapel.com

Juan Antonio González Fuentes

Tiene 46 años de edad. Nació en Inglaterra, más concretamente en Londres. De niño le dio por estudiar clarinete, pero luego se pasó a tomar clases de canto en el célebre King’s College de Cambridge. Cuando la década de 1990 hizo su aparición enfilando la recta final del siglo XX, él comenzó a trabajar con dos de los más reputados maestros de la llamada interpretación histórica. Me refiero nada más y nada menos que a William Christie y su conjunto Les Arts florissants, y a Philippe Herreweghe. De ambos aprendió nuestro hombre la suprema importancia del estilo en el momento de emitir el canto y el respeto y amor casi inconmensurables a la música de Bach, de Johann Sebastián Bach.

El londinense del que estamos hablando se llama Mark Padmore, y hoy por hoy está considerado el tenor con más bello timbre de su generación para su repertorio y, sobre todo, el tenor que mejor adecua el timbre subrayado al estado de ánimo y características psicológicas de los personajes que interpreta.


www.ojosdepapel.com

Mark Padmore


Padmore se ha especializado en el canto de la música barroca y aledaños (Bach, Haendel, Mozart, Haydn...), pero en su incorporación al mundo de las representaciones y grabaciones operísticas el repertorio lo ha ampliado hasta llegar a las composiciones contemporáneas. Así, ha interpretado ya Los Troyanos del romántico Berlioz, el Jephta de Haendel, Otra vuelta de tuerca de Benjamín Britten, y a no mucho tardar incorporará el papel de Tom Rakewell de la ópera The Rake’s progress de Igor Stravinsky.

Otra de las características que mejor resaltan en el arte de Padmore es su prodigiosa dicción. Aunque parezca mentira se le entiende lo que canta, rasgo que, en contra de lo que pudiera pensarse, no es nada común.

Padmore está de rabiosa actualidad (en la medida en que la actualidad rabiosa está marcada por declaraciones y ocurrencias de personajes como Paris Hilton o Victoria Beckam) por la aparición en las tiendas de discos de uno dedicado a arias y escenas de obras de Haendel (sello armonia mundi), en el que el tenor comparece acompañado del conjunto especializado en esta música, The English Concert, dirigido para la ocasión por Andrew Manze. Las arias para tenor del compositor alemán no son muy habituales ni en los escenarios ni en los discos, pues escribió con más delectación para otro tipo de voces, sobre todo las femeninas. Si esta rareza ya es de por sí reseñable, más lo es la increíble interpretación del tenor inglés, que le ha valido el Editor’s Choice de Gramophone. Mark Padmore logra algo realmente complejo y difícil: extraer de su voz e interpretación todos los matices, casi infinitos, que están en la música escrita por el alemán.

Padmore sabe ser a través de su canto y de la música de Haendel dulcísimo e impasible a la vez; sabe ser tierno y mostrarse ardoroso, apasionado, sufriente, desolado, roto y compuesto. Toda esta exhibición de saber cantar y de interpretación de altura está condensada en el aria Waft her, angels de Jephta, el último oratorio que compuso Haendel antes de morir. Es este un aria en el que el sufrimiento del personaje bíblico por tener que sacrificar a su propia hija llena cada palabra de las cantadas, logrando además Padmore que la desolación paternal de su personaje esté revestida de una dulzura sobrecogedora. El dolor y el amor del universo están cincelados en este aria de poco más de cinco minutos cantada por un Mark Padmore fuera de serie.

Después de escuchar este disco, pero sobre todo este corte haendeliano, Waft her, angels, ya no se puede seguir viviendo sin escucharlo con frecuencia. Es un veneno fortísimo, muy dulce y sin antídoto posible. Una maravilla.

______________________________________________________________________
NOTA: En el blog titulado El Pulso de la Bruma se pueden leer los anteriores artículos de Juan Antonio González Fuentes, clasificados tanto por temas (cine, sociedad, autores, artes, música y libros) como cronológicamente.


Comentarios









  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Historia del conservadurismo español (reseña de Margarita Márquez Padorno)
  • Publicidad

  • Autores

    Arthur Koestler: el judío errante (por Miguel Ángel Sánchez de Armas)