Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Marc Antoni Broggi: Por una muerte apropiada (reseña de Bernabé Sarabia)
  • Cine

    Cuscús, película de Abdellatif Kechiche (por Eva Pereiro López)
  • Sugerencias

  • Música

    Clapton, CD de Eric Clapton (por Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    ¿Realmente hay motivos para externalizar la gestión de un website?
  • Temas

    La expansión de la sexualidad
  • Blog

    La librería Follas Novas, en Santiago de Compostela (Blog de Juan Antonio González Fuentes)
  • Creación

    Miguel Veyrat: Poniente
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
jueves, 5 de julio de 2007
Jesús Ruiz Mantilla y su "malogrado" León de Vega
Autor: Juan Antonio González Fuentes - Lecturas[7538] Comentarios[1]
El periodista Jesús Ruiz Mantilla publicó su primera novela, Preludio, sobre la vida, amor y muerte de un notable pianista español especialista en los preludios de Chopin, León de Vega.

www.ojosdepapel.com

Juan Antonio González Fuentes

Soy de la opinión de que cualquiera que haya leído la célebre novela del escritor austriaco Thomas Bernhard, El malogrado, y lea ahora Preludio (Ocho y Medio, Madrid, 2004) del periodista y escritor Jesús Ruiz Mantilla (Santander, 1965), encontrará bastante puntos en común entre los dos títulos, y no sólo las circunstancias de que ambas historias estén protagonizadas por pianistas, transcurran buena parte de ellas en España y tengan lugar en un ambiente musical de alto nivel en el que los nombres de Glenn Gould, Bach, Mozart, Brahms o Horowitz se repiten con alguna frecuencia.

Pero por encima de otras coincidencias y consideraciones, la columna vertebral de estas dos narraciones yo la situaría en la insólita visión que ofrecen del gran artista y de su innata capacidad para la autodestrucción y la infelicidad a través de la imposición de la máxima exigencia creativa; exigencia que supone a la vez, paradójicamente, la raíz de su íntima infelicidad y de su grandeza humana y artística.


www.ojosdepapel.com

Jesús Ruiz Mantilla: Preludio (Ocho y Medio, Madrid, 2004)


En este sentido hay que reconocer que la novela de Ruiz Mantilla supone un extraño ejercicio dentro de nuestro temáticamente reiterativo panorama novelero. El santanderino se ha arriesgado a escribir una historia alejada por completo de los temas que son habituales en la narrativa española, y ha salido mucho más que airoso del difícil y exigente reto, a lo que le ha ayudado sin duda no sólo su sólida condición de auténtico melómano, si no también los conocimientos y experiencias adquiridos a lo largo de los años haciendo información musical en el diario El País.

Lo que menos me ha gustado de este Preludio han sido las algo frecuentes caídas en el uso de los consabidos tópicos acerca de los rasgos que supuestamente deben caracterizar a los genios de la interpretación y a los que acuden a sus conciertos. Unos y otros aparecen dibujados en estas páginas con los trazos caricaturescos que bien pudieran haber firmado los inefables hermanos Marx: el artista excéntrico, maniático, inestable, caprichoso, voluble...; los aficionados pedantes, o snobs, o impostores... Las páginas en las que se cae en estos trazos gruesos son las menos logradas y donde el trabajo de Ruiz Mantilla por hacer literatura se resiente.

Por contra, dos son los elementos de Preludio en los que en mi opinión Ruiz Mantilla se descubre como un narrador de verdadera raza. El primero es el notable esfuerzo por dotar a su historia de una estructura, de una música y ritmo interiores que pretenden ajustarse a lo largo de sus 24 capítulos al carácter peculiar de los 24 Preludios Op. 28 de Chopin, obra que obsesiona al protagonista de Preludio, el virtuoso español León de Vega (por cierto, no creo que responda sólo a la casualidad el hecho real de que el buen pianista cántabro José Francisco Alonso, especialista en la música para piano de Schubert, y muerto según tengo entendido de sida en plena madurez, fuera pariente del escritor y periodista).

Así, Ruiz Mantilla trata de que cada uno de los capítulos de su novela esté impregnado del mismo carácter y tono del que están constituidos los correspondientes Preludios del músico polaco, consiguiendo un ritmo especial en su narración que dota a la historia de adecuada intensidad y de una progresión ciertamente lograda.

El otro elemento a destacar de Preludio es que Ruiz Mantilla ha logrado crear todo un personaje interesante de verdad. El virtuoso León de Vega, el pianista bisexual, enfermo de soledad y sida que nos narra su malograda vida desde la obsesión por lograr hacer realmente suyos los 24 Preludios de Chopin, sólo tiene un hilo que en cierto modo le mantiene atado al mundo: el amor por la música y el deseo de grandeza en su arte. Amor y deseo que habitan en León de Vega hasta el final de la novela; final hermoso y desolador que me recuerda en cierto modo al de la película Amadeus de Milos Forman, y con el que Ruiz Mantilla plasma una sobria épica de pesimismo existencial.

Inusual, bastante arriesgada y negra novela este Preludio de Jesús Ruiz Mantilla, con la abrió camino de posteriores entregas, como por ejemplo su reciente Yo, Farinelli, el capón (Aguilar, 2007), título que no he leído pero que algunas voces, para mí autorizadas, cuentan que no supone, ni mucho menos, un salto hacia delante, sino más bien, un gran salto hacia atrás.

______________________________________________________________________
NOTA: En el blog titulado El Pulso de la Bruma se pueden leer los anteriores artículos de Juan Antonio González Fuentes, clasificados tanto por temas (cine, sociedad, autores, artes, música y libros) como cronológicamente.


Comentarios
18.06.2008 22:50:42 - ximena rojas



notenenadaqueverpo
me pongo enuna pagina ymesale esta W.........










  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    En busca de identidad
  • Publicidad

  • Autores

    Los mundos de Haruki Murakami (por Justo Sotelo)