Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Entrevista a Francisco Javier Carballo, autor de Circo Ensayo (por Jesús Martínez)
  • Cine

    El secreto de sus ojos, película dirigida por Juan José Campanella (por Eva Pereiro López)
  • Sugerencias

  • Música

    Easy Come, Easy Go, último CD de Marianne Faithfull (por Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    Por qué los contenidos propios de un web son el mayor activo de las empresas en la Red
  • Temas

    La esclavitud en el Sáhara Occidental (por Pablo-Ignacio de Dalmases)
  • Blog

    Ataulfo Argenta, medio siglo después de su muerte (blog de Juan Antonio González Fuentes)
  • Creación

    Lu Xun: La mala hierba (Bartleby Editores, 2013)
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
miércoles, 27 de junio de 2007
Historia de fantasmas
Autor: Juan Antonio González Fuentes - Lecturas[40385] Comentarios[15]
He visto fantasmas, incluoso he hablado con ellos. Pero donde comprendí perfectamente su razón de ser fue en Inglaterra, en la mansión de miss Patsy.

www.ojosdepapel.com

Juan Antonio González Fuentes

El ínclito Iker Jiménez y su programa Cuarto Milenio han puesto de moda los fantasmas, si es que estos alguna vez no han sido moda, pura moda blanca o transparente, según narran las leyendas. A mí los fantasmas, mejor dicho, sus historias, siempre me han fascinado, y lo he pasado francamente bien en su compañía. Si tuviera que recomendarle a alguien lecturas protagonizadas por fantasmas no lo dudaría ni un instante: los relatos de M.R. James, los cuentos de fantasmas de la gran Edith Wharton y la obra maestra de Thomas Hardy, El brazo marchito.

No sé si por tanto leer historias de fantasmas, o sencillamente porque estos existen y son realidad mensurable, lo cierto es que yo sí he visto fantasmas y he tenido algún trato con ellos, aunque esta es otra historia que quizá algún día cuente en estas mismas páginas. Sólo adelantaré que el fantasma me observaba irónico mientras yo dormía, y acodado en el quicio de la puerta, como esperando a que pasara un tiempo baldío, contemplaba mi sueño con sosiego y una cierta envidia.

Los fantasmas no tienen nacionalidad, pero sí me atrevería a decir que la tienen los que fabulan con más acierto sobre ellos. Y esa nacionalidad es la británica. Los mejores narradores de la vida y milagros de los fantasmas en occidente son los ingleses, o para ampliar más la geografía, los anglosajones, y a las pruebas me remito, añadiendo a los autores mencionados los nombres de Henry James, Hartley, Ralph Adams, Lovecraft, Sheridan Le Fanu, etc...


www.ojosdepapel.com

Thomas Hardy: El brazo marchito y otros relatos (Reino de Redonda)


El por qué de este incuestionable axioma yo creo haberlo descubierto durante mi estancia en la inglesa Universidad de Leicester, donde pase tres meses primaverales gracias a una beca Erasmus. En Leicester, en el mes de mayo, anochecía casi a las seis de la tarde. La residencia universitaria en la que me hospedaba estaba en un inmenso área dominado por casas unifamiliares de más de un siglo de antiguedad y enormes, con sus jardines cuidados, sus muros de ladrillo, sus tejados de pizarra negra, sus grandes ventanas chirriantes de madera, sus jardines cuidados y misteriosos... Todo el área estaba recorrida a su vez por carreteras tranquilas y casi siempre desiertas que comunicaban entre si las mansiones con la zona más urbana. De vez en cuando, durante los paseos, uno descubría una modesta iglesia, un pequeño cementerio con las lápidas decimonónicas al pie casi de las ventanas de las mansiones, grandes árboles de los que bajaban curiosas las ardillas, garajes llenos de trastos sin edad ni razón de ser.

Durante mi estancia me hice amigo de una estudiante sevillana de Derecho que se llamaba Emilia, Emilia Guisado. Emilia no vivía como el resto de estudiantes en los edificios de albergues de la universidad, sino con miss Patsy en la enorme casa de esta. Miss Patsy era el prototipo de señora inglesa de más de mediana edad. Ni guapa ni fea, sino todo lo contrario, viuda, delgada como un silbido, algo excéntrica, con una vida en apariencia sosa, con ropajes grises y al margen de las modas imperantes, y dueña de una gran casa de tres pisos en una calle llena de árboles, jardines y casas del mismo tipo.

Pasé bastantes ratos en casa de miss Patsy con Emilia. A veces abandonaba la mansión ya muy de madrugada, y recorriendo sus pasillos oscuros con algo de congoja, no fuese a despertar a la dueña. En aquellas horas primaverales, oscuras y con frecuencia lluviosas en la habitación agaterada en la que vivía Emilia, oíamos absolutamente de todo. Las maderas de los pisos y techos chirriaban y vociferaban cada dos por tres, siempre había habitaciones cerradas y misteriosas al final de pasillos inacabables, todos los rincones de la casa estaban ocupados por espejos y elementos decorativos que producían algún desasosiego, y no era nada infrecuente toparse con la señora Patsy deambulando silenciosa y sin aparente objeto por cualquier rumbo de la gran casa.

Cuando de madrugada regresaba yo a mi cubículo universitario, no era tampoco infrecuente tropezarse con la figura de algún zorro despistado que circulaba por las calles desiertas, y las múltiples ventanas de las mansiones nunca ofrecían aspecto de vida, aunque de forma inesperada sí tenían cortinas que a tu paso se movían casi imperceptiblemente.

Durante aquellos paseos yo no podía dejar de sentirme partícipe de una narración de misterio, integrante de un decorado de película de terror a punto de dar comienzo con la calma que precede a la barbarie. Y ya metido en la seguridad de la cama, no podía quitarme de la cabeza el hecho de estar en el mes de mayo, o en el de junio. Y pensaba cómo sería la vida en aquella geografía hermosa pero inquietante durante los meses más oscuros y tenebrosos de octubre, noviembre, diciembre, enero, febrero, marzo... No podía dejar de pensar en Miss Patsy paseando eternamente y durante horas de lluvia y viento por los oscuros pasillos de su mansión, oyendo temblar las maderas, reflejándose en los espejos, proyectando su sombra delgada contra las paredes..., sola, completamente sola, sola con su pasado. Y entonces la imaginaba manteniendo largas conversaciones con seres de su imaginación, con antiguos parientes muertos hace años pero vivamente vivos en su recuerdo, con fantasmas que no se le aparecían, sino que estaban allí, que siempre habían estado allí, que siempre estarían allí. Y pensé que si la señora Patsy supiera escribir, no le quedaría otro remedio que escribir sobre fantasmas, sobre aquellos con los que vivía y a los que mejor conocía.

______________________________________________________________________
NOTA: En el blog titulado El Pulso de la Bruma se pueden leer los anteriores artículos de Juan Antonio González Fuentes, clasificados tanto por temas (cine, sociedad, autores, artes, música y libros) como cronológicamente.


Comentarios
07.03.2008 22:39:12 - MA. DEL PILAR ALEJANDRA LARRALDE GUZMAN

DEJEN QUE LOS MUERTOS ENTIERREN A SUS MUERTOS.

QUIEN ESTA MAS INTRANQUILO LOS MUERTOS O LOS VIVOS POR SUS CONCIENCIAS.

MA. DEL PILAR ALEJANDRA LARRALDE GUZMAN


24.03.2008 17:12:36 - angelica

que yo tambien opino lo mismo


24.03.2008 17:12:40 - angelica

que yo tambien opino lo mismo


24.03.2008 17:12:58 -



24.03.2008 17:13:00 -



15.08.2008 0:11:54 - Berta Teresa



Me encantan este tipo de historias, y su narrativa es motivadora. Yo vivo en una casona de fines del l700, y he visto y vivido situaciones no explicables. No me siento capaz de criticar algo que no creo,pero esto me facina.Gracias


05.09.2008 5:27:02 - juan carlos



los fantasmas si existen, pero ellos digamos q se alimentan del miedo de las demas personas, por eso es q los fantasmas aparecen a la vista de una persona, xq cuando esa persona tiene miedo, ese fantasma gracias a ese miedo puede aparecer. ok tenganlo en cuenta, bye.


15.10.2008 5:20:03 - olga



yo soy de las personas q creen en fantasmas o cosas paranormales, yo tuve una experiencia rara q no se q explicacion dar


24.01.2009 18:03:38 - odeth



ami me a pasado cosas extrañas como aparecimientos de mi vis abuelo y no se como explicarlo muy bien y yo creo en los fantasmas porque me a pasado varias veces en mi caso de hoy


23.02.2009 18:33:47 - Gino Celis



El mensaje no cumple con las normas de públicación de mensajes de ojosdepapel.com


23.06.2009 3:20:07 - desconasida



bueno esta super su histori pero yo creo q la mias megor porq yo e tocado a un fantasma pero yo soy sicica veo lo q ba a pasar en el futuro o lo q ba pasar ensegida y le digo q a el autor q en cualquier momento ba a morir atropellado por un camion chevrolett de color azul tenga mucho cuidado y precausion


10.11.2010 17:25:38 - ornella
Respuesta al comentario de juan carlos el 05.09.2008.

que los fantasmas se alimentan del miedo de nostros que patetico re de sombi re curci nada que ver los fantasmas son los muertos que no estan tranquilos


02.12.2010 12:53:24 - kmaldonado99



La Vida Del Los Fantasmas Es Muy Complicada


18.01.2011 23:50:53 - adriana



esta bien aburida
ni da miedo esta
leyenda e leido
mejore


10.08.2011 19:41:44 - conny alars



Yo, creo, pero ;;;no sé si me lo crean estado en la finca de mis padres y viviendo alli, una tarde y como de constubre , el ganado se amotinaba al rededor de la casa ,que estaba cercada por un grueso alambre torcido tal vez una media hetarea y dos grandes casas ,una para los trabajadores y ora donde viviamos mis padres y hermanos y yo!jugaba con los hijos de los trabajadores y mi pequeña hermanita yo, siendo muy pequeña he visto, un caballo, co cabeza de lobo que caminaba con solo las patas de atras , atravesanalas cercas sin hacerce daño, no le hice mucho caso pues no sabia que podia ser un fantasma o cosa ,no de este mundo en si no sé ahora despues de tantos años que era esto! y asi , oyendo y sintiendo cosas extrañas en casas , y en sitios de trabajo que si me pongo a explicar caso x,caso no termino! la ultima vez vi pasar por la puerta de mi dormitorio una sombra muy pegada ala paré y pasando de tras de uns plantas que tengo en la ventana y asi por varios dias otras muy pequeñas que pareciananimales pero sombras,que al verla corrian y ahora vivo en un edificio y en la cuarta planta. en una pequeña ciudad al sur de Francia.










  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Tras las huellas de Sabino Arana, de Antonio Elorza (reseña de Rogelio López Blanco)
  • Publicidad

  • Autores

    Jorge Luis Borges, la infamia como sinfonía estética (por Francisco Morales Lomas)