Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    La historia: caos, orden, proceso y contexto (por Justo Serna)
  • Cine

    Crítica de Los limoneros, película dirigida por Eran Riklis (por Eva Pereiro López)
  • Sugerencias

  • Música

    Blood Like Limonade, CD de Morcheeba (por Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    ¿Realmente hay motivos para externalizar la gestión de un website?
  • Temas

    El pacto como pretexto en la perspectiva de la evolución política mexicana desde 1968
  • Blog

    Capitán América en el Blog de Juan Antonio González Fuentes
  • Creación

    Miguel Veyrat: Poniente
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
lunes, 04 de junio de 2007
Poética del Café
Autor: Juan Antonio González Fuentes - Lecturas[6289] Comentarios[0]
El Café como espacio de la modernidad creativa europea es el asunto del que trata este libro, un espacio hoy inconcebible, imposible en nuestra postmodernidad.

www.ojosdepapel.com

Juan Antonio González Fuentes

Poética del Café. Así se titula el ensayo del joven Antoni Martí Monterde con el que ha quedado finalista del Premio Anagrama de Ensayo en su convocatoria del 2007. Poética del Café: un espacio de la modernidad literaria europea, ese es el título completo, el título que deja entrever de qué va el trabajo.

No he tenido aún el libro en mis manos, y ni siquiera he podido leer la contracubierta, en la que en esta colección en concreto es donde se explica el asunto general del contenido de sus páginas. Sí he visto reproducida la cubierta, y en ella se ve la imagen, con una estética característica de las vanguardias europeas de las dos primeras décadas del siglo XX, de un hombre con bigote concentrado en la lectura de un periódico rebosante de palabras, y en primer término la representación de una mesa roja, sobre la que descansa una taza llena de café. Es decir, con cuatro elementos (señor, mesa, periódico, café) el autor de la imagen ha expresado con contundente contención una de las mayores y más poderosas representaciones de civilización europea de la modernidad: la lectura concentrada y silenciosa en un Café (local, establecimiento) mientras se bebe, sorbito a sorbito, sin prisa, un café (brebaje).


www.ojosdepapel.com

Antoni Martí Monterde: Poética del Café (Anagrama, 2007)


Esta imagen cultural y civilizatoria europea, es entendible en todo el territorio en cuestión: desde Lisboa hasta Oslo, pasando por Londres, París, Roma, Praga, Berlín, Budapest, Viena, Varsovia, Ámsterdam…, y desde luego cualquier ciudad española merecedora de tal nombre.

El Café (establecimiento, local) como un espacio social para el desarrollo de la modernidad literaria europea (y artística y reflexiva en general añadiría yo), es, deduzco de manera no muy difícil, el tema del libro de Antoni Martí Monterde. Insisto, ni siquiera lo he visto en la librería, pero ya ha despertado en mí tal curiosidad que no veo el momento de comprarlo y devorarlo de un tirón.

Por qué, pues porque el asunto siempre me ha apasionado. Literatura, Café y Tertulia parecen haber ido unidos a lo largo de las últimas centurias en toda Europa. La explicación (la dará contrastada y documentada sin duda Martí Monterde), se me ocurre así, a bote pronto, pueda estar, entre otras razones, en que el Café era un espacio de sociabilidad y reunión permitido por las distintas legalidades vigentes, y en que dicho espacio ofrecía ventajas y comodidades que no se hallaban en los, generalmente, lúgubres hogares de los literatos. En los Cafés no había niños, no había mujeres en un mundo en el que las mujeres sólo eran las madres de los hijos, había luz y calor, se podía beber y comer, se podían leer los periódicos sin necesidad de comprarlos, y estaban los compañeros, aquellos que compartían las mismas inquietudes y deseos…

Los Cafés han desaparecido como espacios de modernidad literaria, artística o reflexiva en nuestro mundo. Y lo han hecho porque ya no ofrecen las “ventajas” que ofrecían hace cien años. En nuestros días cualquiera está más cómodo, tranquilo, sosegado, concentrado…, en su propia casa que en un espacio público. En nuestra contemporaneidad los espacios públicos, los espacios de socialización han perdido completamente el protagonismo, y han sido sustituidos, por ejemplo, por Internet.

Hoy, la imagen que aparece en la cubierta del libro sobre el papel de los Cafés en la modernidad literaria europea, sin duda alguna, podría ser perfectamente la misma, sólo cambiando un elemento de los cuatro manejados: el periódico en papel debería desaparecer en beneficio de una pantalla de ordenador. Lo que sí ha cambiado radicalmente es el contorno que debería rodear la figura de la cubierta. En la imagen del libro la imagen se desarrolla en un lugar público; el protagonista está rodeado de otros individuos haciendo lo mismo, la mesa roja es una más en un bosque de ellas, el hombre lector y bebedor de café está en un Café con otros parroquianos, con otros tipos de su misma especie a los que les debe dar las buenas tardes y con los que se roza a la hora de ir a pagar la consumición al camarero que solícito se acerca. La imagen contemporánea, postmoderna, necesariamente se desarrolla en un domicilio particular, en un cuarto en el que sólo está el protagonista, sin nadie a su alrededor, aunque en ese mismo instante esté charlando con alguien que, en las antípodas, forma parte del mismo cuadro, del mismo escenario inasible, electrónico.

______________________________________________________________________
NOTA: En el blog titulado El Pulso de la Bruma se pueden leer los anteriores artículos de Juan Antonio González Fuentes, clasificados tanto por temas (cine, sociedad, autores, artes, música y libros) como cronológicamente.


Comentarios









  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Flores que esperan el frío de Esther Muntañola (reseña de Marta López Vilar)
  • Publicidad

  • Autores

    Entrevista a Fernando Lozano, autor de Cerezas (por Jesús Martínez)