Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    La gracia irremediable. Álvaro Pombo: poéticas de un estilo
  • Cine

    Mad Men, a propósito de la quinta temporada (por David P. Montesinos)
  • Sugerencias

  • Música

    Roll On, CD de J. J. Cale (por Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    Por qué los contenidos propios de un web son el mayor activo de las empresas en la Red
  • Temas

    Cuarenta años de Watergate (por Miguel Ángel Sánchez de Armas)
  • Blog

    Sergiusz Piasecki en el Blog de Juan Antonio González Fuentes
  • Creación

    El abrazo de Fatma, de León Moré (Ediciones Carena, 2007)
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
miércoles, 23 de mayo de 2007
Altamira: una visita a la neocueva
Autor: Juan Antonio González Fuentes - Lecturas[8607] Comentarios[8]
En la neocueva de Altamira, en Santillana del Mar (Cantabria), el visitante se hace una idea perfecta de cómo funcionaban los humanos hace decenas de miles de años.

www.ojosdepapel.com

Juan Antonio González Fuentes

El pasado jueves no pude ir a la tertulia radiofónica en la que soy habitual desde hace casi una década. A la misma hora tuve que acudir a la presentación de un libro en el Museo de Bellas Artes de Santander. En mi lugar hizo de contertulio José Antonio Lasheras, director del Museo de Altamira en Santillana del Mar. Según me han contado después, y como no podía ser quizá de otro modo, Lasheras habló del museo, de sus proyectos, de sus contenidos, de sus avances…, y al final del programa, ya cerrados los micrófonos, invitó a los presentes a visitar el museo durante el fin de semana, coincidiendo con la celebración del día de los museos.

La invitación me incluía, así que el sábado por la tarde, después de descansar del partido de fútbol habitual, y de haber avanzado bastante en la lectura de un libro sobre Edgar Neville, me pasaron a recoger en coche y viajamos hasta Santillana del Mar. La tarde presagiaba lluvia, y el jersey era una prenda imprescindible. De repente el otoño había regresado, casi cuando el verano tenía que llamar a la puerta.


www.ojosdepapel.com

Museo de Altamira


El viaje hasta Santillana desde Santander es encantador, al menos si lo haces por la carretera general, una vez abandonada la autopista en Torrelavega. Praderas verdes y sinuosas se extienden a ambos lados del camino, y de vez en cuando una casona montañesa, con sus vacas o sus caballos pastando, enriquecen un paisaje con algo de postal edulcorada.

No tardamos mucho en llegar hasta las mismas puertas del recinto. Una cola de visitantes más que notable denotaba que no habíamos sido los únicos en decidir pasar la tarde del sábado en el museo. El coche lo tuvimos que dejar casi tirado a unos centenares de metros del lugar para después subir la casi empinada cuesta a pie. Como íbamos “enchufados” (privilegio que a uno le hace sentir la ambigüedad de la culpa y del orgullo), no tuvimos que sumarnos a la fila india que esperaba su turno de acceso, y los vigilantes del recinto nos franquearon amablemente el paso.

No tardó mucho en hacer su aparición Lasheras, al que esperábamos tomando café en la cafetería del hermoso edificio diseñado por uno de los mejores arquitectos y pintores españoles del último medio siglo, el santanderino Juan Navarro Baldeweg. La construcción proyectada por Navarro Baldeweg parece surgir del interior de la colina en la que está ubicada, y la integración con el entorno es completa y feliz.

José Antonio Lasheras, después de unos momentos de charla en los que hablamos de la primera novela de Jon Juaristi, La caza salvaje, que empieza y termina en Altamira, nos dirigió, junto a otros visitantes, hacia la entrada de la llamada neocueva, una pared de madera anodina que no delata las maravillas que resguarda. Situados frente a esa pared enorme e inmóvil, de repente, con sorpresa, asistimos a su mágico movimiento, un movimiento que dejaba paso franco a una pequeña habitación en la que había unos asientos de diseño y una pantalla gigante. Cuando el último de nosotros traspasó el umbral, la pared volvió a moverse para situarse en su posición original. En ese mismo instante, unas imágenes proyectadas en la pantalla nos hicieron viajar a todos en el tiempo a velocidad de vértigo hasta unos 16.000 años antes de Cristo.

Así comienza una visita con mucho de aventura y escalofrío, con otro mucho de historia, de arqueología, de artes plásticas, de colores, sonidos, sabores, olores…, una visita virtual a lo que fuimos como género animal hace miles y miles de años, y todo a apenas treinta minutos en coche del sofá de mi casa. La proyección que te hace avanzar y retroceder en el tiempo acabó, y Lasheras, inmejorable cicerone, nos condujo al interior de la neocueva de Altamira.

¿Qué es la neocueva? Una reproducción perfecta, centímetro a centímetro, de la cueva original de Altamira. Pero ahora que lo pienso, ¿es sólo una reproducción? Quizá algo incluso mejor (entiéndaseme, claro), pues la neocueva escenifica cómo fue la cueva de verdad cuando fue habitada por nuestros antepasados lejanos hace decenas de miles de años. ¿Qué quiero decir? La entrada de la cueva original no es ni remotamente parecida a la que conocieron sus habitantes. Desprendimientos de rocas, movimientos de tierra, etc…, han modificado casi radicalmente el entorno. Quien visite la cueva de Altamira original no puede hacerse, a golpe de vista, cabal idea de cómo era habitar la cueva, pues sólo puede contemplar, esencialmente, la sala de las pinturas y el resto del interior de la gruta, es decir, las zonas más escondidas, y no la zona cercana a la entrada que era en la que tenía lugar la vida de las personas: donde cocinaban, jugaban, trabajaban, comían...

En la neocueva, por el contrario, el visitante se hace una idea perfecta de cómo funcionaba aquel grupo humano. Se contempla la entrada/salida de la cueva como si fuera una extensa ventana abierta al exterior, una ventana que permite la entrada de la luz y la contemplación del anochecer, la visión del cielo permanente del cielo y las nubes, de los árboles, del paisaje que rodea la cueva. Las zonas más próximas a este cielo abierto es donde vivían, en el sentido más amplio, los antiguos habitantes. Proyecciones virtuales enseñan al visitante a grupos de estos humanos trabajando y relacionándose entre sí en esas zonas intermedias de la cueva. Y ya en la zona más profunda, en lo que serían las habitaciones del fondo de una gran casa, están las salas oscuras donde se encuentran las pinturas, donde apenas llegaba ya la luz, las habitaciones de la penumbra y la magia. En ellas, los bisontes más hermosos y expresivos de la pintura universal fueron pintados aprovechando los volúmenes de las paredes. Los caballos más hermosos, las ciervas expresionistas, las caras fantasmagóricas, las manos surrealistas..., decoran y expresan unas paredes recogiendo la luz y el canto de la humanidad entera. Es sobrecogedor, con toda la carga telúrica, sagrada y ritual que pueda tener esta palabra.

Visitar la neocueva de Altamira es una experiencia asombrosa, un viaje en tiempo real a un pasado remoto perfectamente reproducido y acondicionado para que el viajero se sienta por completo inmerso en otra realidad, completamente distinta a la que acaba de dejar tras una pared de madera. Es impresionante. Una lección perfecta en su eficacia de historia y arte. El sábado viajé en el tiempo miles de años hacia atrás. He regresado cambiado de la experiencia. Si pueden viajen también ustedes en el tiempo, visiten la neocueva de Altamira en Santillana del Mar..., entenderán de repente muchas cosas, vivirán una experiencia difícil de obviar el resto de sus vidas.

_____________________________________________________________________
NOTA: En el blog titulado El Pulso de la Bruma se pueden leer los anteriores artículos de Juan Antonio González Fuentes, clasificados tanto por temas (cine, sociedad, autores, artes, música y libros) como cronológicamente.


Comentarios
23.05.2007 13:17:10 - Begoña
Comentarios ... Me ha encantado el texto. Es más, diré que me han entrado unas ganas locas de visitar la neocueva, lo que haré en cuanto pueda acercarme a Cantabria

01.03.2008 14:24:27 -



01.03.2008 14:25:24 - paula



01.03.2008 14:25:27 -



15.11.2008 12:34:01 - Caty



me a gustado mucho y dic¡go que es muy bonita.


12.08.2009 22:24:51 - brigitte



su descripción y sus comentarios me han interesado mucho..dan ganas de visitar la neocueva...proyecto hacerlo con mis alumnos franceses para que hagan ese viaje a un pasado remoto que les encantará...


01.09.2010 12:11:08 - Pablo Fernández



La verdad es que una reproducción mínima y un poco patética de la Cueva real. Decepciona incluso si no has tenido el privilegio de ver en su día la buena. El espación es apenas la tercera parte de la cueva real, la reproducción de la gran galería de bisontes será perfecta... pero ya no estás en una cueva sino en una sala de exposiciones. Un poco de oscuridad y de viento frio en los tobillos no consiguen hacerte olvidar que donde antes había un artista encerrado en una cueva ahora hay muchos expertos, divulgadores y intelectuales museistas diciendo aquí estoy yo, mira que importante soy. La cueva se queda así en el límite de lo vergonzoso -es verdad que no lo traspasa- pero carece de magía, de arte y de liturgia-. Una lástima .(Por cierto que en las no lejanas cuevas de Monte Castillo puede que apenas tengan arte rupestre pero si grandes cuevas y respeto por el sufrido "turista").


07.11.2010 23:50:08 - Antonio Ortiz Díaz
Respuesta al comentario de Pablo Fernández el 01.09.2010.

He estado hace unos días en la Neocueva (hace 15 años visité la original) y no comparto tus comentarios, Pablo. Es indudable que ver la original es mucho más emocionante; pero está cerrada, y es una gran suerte que hayan realizado la copia, sobre todo para quienes no habían podido visitar la auténtica, pues sin ver la magnitud, el relieve, la perfección del trazo y las sombras, no es posible hacerse idea del enorme arte que llevaba dentro quien pintara esas maravillas.
Pablo, el día que estuve allí las visité 2 veces, y me extasié mirando las pinturas. Y pienso hacerlo de nuevo a la menor ocasión.










  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    La poesía de Andrés Sánchez Robayna
  • Publicidad

  • Autores

    João de Melo: Autopsia de un mar de ruinas