Director: Rogelio López Blanco      Editora: Dolores Sanahuja      Responsable TI: Vidal Vidal Garcia     
  • Novedades

    Paul Preston: El zorro rojo. La vida de Santiago Carrillo (reeña de Iván Alonso)
  • Cine

    25 kilates, película de Patxi Amezcua (por Eva Pereiro López)
  • Sugerencias

  • Música

    Banga, CD de Patti Smith (por Marion Cassabalian)
  • Viajes

  • MundoDigital

    Por qué los contenidos propios de un web son el mayor activo de las empresas en la Red
  • Temas

    La verdadera dimensión de la amenaza terrorista  (reseña de Rogelio López Blanco)
  • Blog

    Dylan Thomas en el Blog de Juan Antonio González Fuentes
  • Creación

    Álvaro Petit Zarzalejos: Once noches y nueve besos
  • Recomendar

    Su nombre Completo
    Direccción de correo del destinatario
jueves, 12 de abril de 2007
Joshua Bell toca música de Bach en el metro de Washington
Autor: Juan Antonio González Fuentes - Lecturas[38807] Comentarios[38]
El famoso violinista Joshua Bell tocó música de Bach con su violín de 3 millones de euros en el metro de Washington, ante el desdén de los ciudadanos.

www.ojosdepapel.com

Juan Antonio González Fuentes

Hace unas cuantas semanas el periódico de la capital estadounidense The Washington Post llevó a cabo un curioso experimento cuya finalidad era calibrar, más o menos, el gusto artístico del ciudadano medio de la capital del imperio, y por extensión, el del americano “tipo medio”, que francamente no sé en qué consiste. Para llevar a buen término su experimento, convencieron a uno de los más grandes y prestigiosos violinistas del mundo en la actualidad, Joshua Bell, para que, vestido con vaqueros, una camiseta sencilla y llevando consigo, eso sí, su violín de 3 millones de euros, descendiese a primera hora de la mañana hasta uno de los andenes de una estación del metro, y tocase con su carísimo instrumento seis piezas de Bach.

Los promotores de la idea querían averiguar si los usuarios del metro sabían distinguir el sonido de un concertista de violín de calidad excepcional del de un sencillo músico callejero, y hacer del resultado una piedra de toque de cómo está calibrada la sensibilidad artística del ciudadano común. El resultado fue que durante los poco más de cuarenta minutos que Joshua Bell tocó las piezas de Bach, sólo obtuvo unas cuantas monedas de limosna y sólo unos pocos usuarios del metro, que podían contarse casi con los dedos de las manos, se detuvieron algunos minutos a escuchar con atención al músico de excepción. El resto de los ciudadanos que a esa hora deambulaban sus prisas y preocupaciones por los pasillos del metro, pasaron al lado del violinista dirigiéndose a sus quehaceres cotidianos con la velocidad de siempre, sin prestar ni un segundo de especial atención a la música de Bach que salía de un violín de 3 millones de euros tocado por un instrumentista que llena en todo el mundo salas de concierto costando decenas de dólares las entradas más baratas. Al parecer sólo una mujer llegó no sólo a interesarse de veras por la calidad de la música que podía escuchar gratis en los túneles del metro, sino que incluso reconoció al intérprete y le dijo que ya le había escuchado en la Biblioteca del Congreso, y que recordaba aquel concierto como maravilloso.


www.ojosdepapel.com

Joshua Bell


Los resultados del experimento están ahí, pueden incluso contemplarse y escucharse, pues están grabados en video. Yo escuché en la radio viniendo en coche desde Madrid la música del violinista interpretada en el metro, y puedo asegurarles que cualquier aficionado distingue sin dificultad la calidad inusual de la ejecución.

Pero una vez realizado el experimento y sabidos los resultados, lo interesante es conocer qué conclusiones se han sacado. Para unos esta es una demostración palpable más de la ignorancia del ciudadano común, alguien a quien se le puede dar gato por liebre con extrema facilidad, alguien que sólo presta ya atención a los asuntos convenientemente publicitados y avalados por criterios de autoridad que no cuestiona, sobre los que no ejerce la crítica. Otros opinan que de realizarse la prueba en cualquier metro europeo, los resultados serían distintos, achacando a la casi congénita estupidez del ciudadano norteamericano el lamentable resultado de la prueba. Otros, sin embargo, creen que el experimento es inútil e inservible, pues la inmensa mayoría de los ciudadanos que utilizan el metro de las grandes ciudades, van por los túneles sin prestar atención a lo que sucede a su alrededor, concentrados en sus pensamientos, sus horarios, sus obligaciones..., hartos de los músicos, mimos, vendedores, acróbatas, locos, oradores, etc..., que pueblan ese universo bajo tierra, o si no hartos, al menos completamente acostumbrados a ellos, tanto, que no se les presta ninguna atención, casi como autoprotección.

Yo sólo sé que creo distinguir perfectamente la ejecución de un gran músico del de uno normal, y más del de uno aficionado. Distingo también una buena voz de una mediocre, una sinfonía interpretada de manera rutinaria de una interpretada por una gran orquesta bien dirigida. Pero también sé que mañana mismo, si me hallase en un metro cualquiera de los que he conocido, París, Madrid, Barcelona, Londres, Moscú, San Petersburgo, Budapest, Lisboa, Roma, Praga..., no me detendría a escuchar ni a Caruso ni a la Callas resucitados, no le prestaría especial atención a Rostropovich tocando el violonchelo, no reconocería a Scarlett Johansson caminando a dos pasos de mí, y pensaría que el mismísimo Napoleón sentado en el asiento de al lado es un pobre diablo perturbado del que tan sólo espero no me dirija la palabra ni perturbe la lectura del libro que tengo entre manos, a cuyo autor miraría con cierto desdén inhumano si quisiera pararme para preguntarme algo, y al que casi escupiría un ¡lo siento, tengo prisa! Signo terrible y quizá miserable de estos tiempos, pero signo al fin y al cabo, nada más y nada menos.

______________________________________________________________________
NOTA: En el blog titulado El Pulso de la Bruma se pueden leer los anteriores artículos de Juan Antonio González Fuentes, clasificados tanto por temas (cine, sociedad, autores, artes, música y libros) como cronológicamente.


Comentarios
28.08.2007 15:13:46 - carlosrico
estoy completamente de acuerdo con usted. solo he montado en dos metros, el de mi hermosa ciudad de medellín y el de ciudad de mexico pero en verdad que haría exactamente lo mismo que usted.

08.08.2008 22:51:17 - Marcial Fernandez



¿qué hubiese pasado si con aterioridad se publicitaba en el mismo Metro, la participación de este eximio violinista?
Hay que considerar que el público que usa el Matro tiene una prioridad, que supera la de escuchar a un músico, por muy bueno que sea.


27.10.2008 21:51:19 - Julio Mazziotti



Sería más que interesante realizar el mismo experimento en la estación de metro de alguna ciudad de Europa, como por ejemplo en París, y de esta manera tener una conclusión más acabada sobre algunas especulaciones vertidas al respecto. En lo personal creo que hay muchos factores que predisponen a las personas a apreciar en mayor o menor medida una misma interpretación, como por ejemplo el lugar, o el momento elegidos, siendo estos factores evidentemente condicionantes, ya sea para el artista como para el público.


01.12.2008 4:25:59 - juan sepulveda



en el metro de montreal existen lugares fijos para los musicos en horas determinadas y la gente sí les hace rueda y les llena los sombreros cuando tocan bien. Yo recuerdo con deleite un conjunto de metales caribeños tocando musica clásica. Washington DC no es el mundo.


20.12.2008 15:14:02 - santiago M.S.



Un elemento a medir, es: que formaciòn promedio tiene el pùblico que llena las salas de J.Bell, y cuantas de esas personas circularon durante esos 45 min por el tùnel del metro. Si se riega unas monedas de oro a la salida de un corral de ovejas, es posible que alguna falte porque se enterrò o porque alguna oveja la levantò pensando en comida. No es solamente el qué- sino el quién debe percibir la calidad. Es necesario repetir la prueba, controlando otras variables, està bien el ejecutante, està bien Bach, pero se pudo complementar con otro instrumento, mas popular y otra mùsica, tambièn mas vular, para medir realmente LA PRISA. mi parecer, ya se conocía de anemano el resultado. Disculpas...


12.01.2009 14:41:13 - marisa



En cualquier lugar del mundo...
Me pregunto..
¿Que nos pasa que cuesta tanto perciir la belleza?
¿Que otra cosa nos estaremos perdiendo?


13.02.2009 18:17:21 - Brenda



No puedo creerlo!!! no puedo creer que ustedes mismos se sienten capaces de no hacer caso de nada, de no ser lo suficientes sensibles como para no reaccionar por un momento y sentir... al final de cuentas vivir. Creo que si veo o escucho algo que valga la pena realmente me detendría y si llevo prisa??? por lo menos le digo: Tocas increíble!!! Gracias por este momento!!!


20.02.2009 12:30:33 - María Irene Moreyra



Vivo en Buenos Aires y estamos invadidos por toda clase de promociones. La gente es más sensible a la música que otras artes acá en el microcentro de la ciudad (no sé en otro lado)pero sí es cierto que no pueden diferenciar la buena interpretación de la mala porque ¡aplauden todo!, pero cuando es bueno el músico, aplauden "todos"...


15.05.2009 1:34:49 - Julio César Figueredo



Soy de Paraguay, y sea donde sea me detendría ante una hermosa melodía, no me iría de allí sin saber quién es el músico y felicitarlo por la interpretación.


05.06.2009 17:02:15 - evelio gomez hernandez



es un gran problema el de los seres humanos que no sabemos lo que tenemos al frente y nos dejamos llebar por el mercadeo y la publicidad . y en muchas ocaciones tenemos en frente personas tan buenas en lo que hacen , pero no nos damos cuenta por que no an tenido una ventana de oportunidad de publicidad o de los medios de comunicasion.


23.06.2009 23:27:12 - Veronica
Respuesta al comentario de santiago M.S. el 20.12.2008.

Al hablar así subestimas la capacidad de las personas para poder captar algo hermoso como es la música, que no tiene generación si condición social, asi queres decir que la clase trabajadora sólo mereciera escuchar música "vulgar" como dijiste, más allá del experimento que demostró que la gente no le daba importancia a la música, porque crees que no puede apreciar la música clásica y no creas que es sólo músicva de clase alta.


25.06.2009 15:18:36 - Lydia Chica



soy de paraguay y al ver el video creo que no importa el nivel social sino la sensibilidad con que fuimos tocados, pero si es interesante destacar que la vida agitada nos hace perdernos de muchas de estas ocasiones hermosas que se nos presentan. Verdad?


09.07.2009 3:05:10 - Diana



¡¡¡Qué guapo el violinista!!!


09.08.2009 5:57:27 - Rosario Candelero



Creo que por más prisa que se lleve, al menos unas felicitaciones al interprete no te quitan nada de tiempo. Sería un deleite escuchar a alguien así en un día "ordinario"


29.09.2009 19:46:02 - yeye



no es muy novedoso que los seres humanos solo nos preocupemos por nosotros mismos sin darnos cuenta que fuera de todo problema hay solusion y gracias a esto jamas nos damos cuenta que existe la belleza y que otras personas nos las pueden mostrar en los momentos mas inesperados como lo fue este experimento y hay otros los payasos de crucero entere otros ellos nos enseñan a reir por un momento pero la gran enseñansa es que nos hace olvidar de todo aunque sea por un instante


29.09.2009 19:46:04 - yeye



no es muy novedoso que los seres humanos solo nos preocupemos por nosotros mismos sin darnos cuenta que fuera de todo problema hay solusion y gracias a esto jamas nos damos cuenta que existe la belleza y que otras personas nos las pueden mostrar en los momentos mas inesperados como lo fue este experimento y hay otros los payasos de crucero entere otros ellos nos enseñan a reir por un momento pero la gran enseñansa es que nos hace olvidar de todo aunque sea por un instante


29.10.2009 23:51:43 - Atilio



El experimento es interesante pero no concluyente. Con el mismo criterio si en la entrada de la Opera colocamos una mujer e hijitos mendigando en harapos, luego del experimento concluiremos seguramente que todos los que van a la Opera son desalmados, y no es así.


01.11.2009 16:33:25 - Magui



La gente está inmersa en sus problemas cotidianos, a tal punto que la sublime belleza de la música, en su más elevada expresión, no llega a conmoverla. Una verdadera calamidad


23.12.2009 20:59:44 - Nacho Vergara



¡Cuanta diversidad de opiniones! ¡es increible que muchas personas se olvidan de que existen y realmente no aprecian en lo más mínimo los sonidos que emanan de cualquier instrumento musical, la música es parte de nuestras vidas, es tan relajante y siempre que haya alguien interpretándola en donde sea, olvidate de tus problemas y disfrutala al máximo por unos minutos que los problemas se resuelven de cualquier manera por muy grande que éste sea; además de que es universal y depende de ti lo que quieras escuchar o no!! ¡Bendito sea Dios por darnos musicos como Joshua Bell..!
¡cálidos saludos desde Xalapa, Veracruz, México


10.02.2010 1:06:00 - Verónica



Que envidia no haber estado en ese metro!!
No soy experta en música pero claro que puedo reconocer una buena interpretación. Sé que las prisas diarias nos distraen de la belleza que nos rodea pero de haber estado en ese metro al menos hubiera prestado atención y felicitado a quien tocaba. Eso lo hace cualquiera que tiene pasión por la música, los que no, es porque no les interesa o no les mueve. Saludos desde Ixtapa, México.


10.02.2010 1:06:04 - Verónica



Que envidia no haber estado en ese metro!!
No soy experta en música pero claro que puedo reconocer una buena interpretación. Sé que las prisas diarias nos distraen de la belleza que nos rodea pero de haber estado en ese metro al menos hubiera prestado atención y felicitado a quien tocaba. Eso lo hace cualquiera que tiene pasión por la música, los que no, es porque no les interesa o no les mueve. Saludos desde Ixtapa, México.


10.02.2010 1:06:11 - Verónica



Que envidia no haber estado en ese metro!!
No soy experta en música pero claro que puedo reconocer una buena interpretación. Sé que las prisas diarias nos distraen de la belleza que nos rodea pero de haber estado en ese metro al menos hubiera prestado atención y felicitado a quien tocaba. Eso lo hace cualquiera que tiene pasión por la música, los que no, es porque no les interesa o no les mueve. Saludos desde Ixtapa, México.


21.02.2010 13:13:35 - NOEMI



¿ en serio hacia falta este experimento? Creo que es muy evidente que hace mucho tiempo se dejo de apreciar lo bonito de la vida, hace mucho que no se valora la belleza de la buena música, un amanecer, un almendro en flor....nadie se fija ya en nada, solo en alimentar el ego y creo que para el mismo Joshua Bell fue una gran lección.
Y al margen de todo esto, no porque un violin sea carisimo y este bien tocado, tiene porque gustar a todo el mundo, cada uno es valorado dentro de su circulo, y lo comparte con personas que entienden y aprecian su labor.


25.02.2010 1:17:38 - Manuel Castelain



Estoy totalmente de acuerdo con la creciente falta de sensibilidad que manifiesta el hombre a medida que avanza en su proyecto individual pero universal "Calidad de Vida". Donde la prioridad es tener sin medir las consecuencias. Respentando al intérprete y la buena iniciativa del experimento ahora habría que hacerlo otra vez con algún interprete de Metálica o Dream theater, observando la respuesta del público podríamos determinar sus gustos o cultura musical. Cada cosa en su lugar, como decía un gran amigo "La ingnorancia es audaz"


03.03.2010 20:40:05 - ana



Pienso que es un experimento absurdo, no es concluyente para nada, sólo para decirnos a todos lo ignorantes que somos ¿que hubiera pasado si lo hacen donde transita gente culta no trabajadora?


01.04.2010 19:39:58 - kevin arthur



oe josua ... weno para mi es el mejor.... de too el mundo.. :) soi tu admirador broer . algun dia sere komo tuuu i algun dia tocarermos juntos:)
i acuerdate de lo q t stoi diciendo


11.05.2010 11:19:15 - amparo lópez bereciartúa



Sorprendente la idea, Extraordinario el resultado.Me gusta la musica, hace sentirme Feliz.Sobre todo la de cuerda.


28.05.2010 20:16:12 - Eduardo Alberto Poblete Parada



que infaustos comentarios he podido leer, pero bueno, en un mundo tan agersivo como éste, aquí en Santiago de Chile esperamos con ansias a esestos interpretes; ahora bién, respecto del artículo én el metro o en la calle nos detenemos a escuchar a aquellos interpretes o cantantes líricos, según sean, y se les permia con emolumento o el aplauso valedero.- Existen jóvenes que en días pasados interpretaban las siutes para cello solo de Bach y quedé muy sorprendido por la ejecución y era el metro de Santiago.-


16.06.2010 17:37:32 - Hilda Vega



Sería no solo falta de gusto, sino de oido no deleitarse con escuchar a Bell ejecutando música de Bach ente otros, es como dejar pasar desapersivido a Ennio Morricone dirigiendo una gran orquesta de sala, ambos son ángeles que en su momento sonaran en la cámara celestial


18.08.2010 18:17:27 - angela maria



NO etoy de acuerdo con que si el experimento se hace en Europa cambie. También he estado en Europa y como en todo el mundo, hay gente que se detiene y hay gente que no. Juzgar es muy fácil, pero otra cosa es tener que ir a cierta hora a trabajar. Para apreciar el arte, también hay que tener tiempo, lo digo porque soy profesora de arte y no pienso que la gente que no se detuvo, sea insensible. Qué puede estar pensando? No sabemos, ni tenemos porque juzgar.


30.08.2010 21:07:30 - Nadir



Es una lastima que como artista,Joshua experimente ese desaire, ya que es un gran artista!!! Respecto a la idea de ver cuantas personas aprecian un artista, es triste saber que almenos una EXELENTE música, puede hacernos bien almenos por unos segundos y así dejar por ese momento la vida tan cotidiana a la que hoy en día el mundo esta atravezando... pero personalmente si hubiese estado en es lugar me detendria y sin pensar ni una milesima de segundo, ya que apaaarte de la tan hermosa y bella melodia que transmite los sonidos del violín..Joshua es DIVINO Y BELLO al igual que las melodias que interpreta!! O no?..Saludos a tooodos los ciberneticos lectores de esta página...


05.10.2010 0:26:56 - Andrés



Soy muy aficionado a la música en todas sus variedades, percibo el arte como un quehacer respetabilísimo que sin duda nos eleva.
Pero... el sistema, el sistema es el verdadero sordo e insensible que nos obliga a correr a sacrificar nuestras alas por una estructuración de nosotros mismos en función de nuestro quehacer, somos máquinas productivas.
Aún cuando hubiese estado ahí, no habría podido más que enviarle mis buenas vibras al intérprete, disculpándome en silencio por la irreverencia de seguir de largo, a asegurar mi subsistencia, a seguir entregando mi cuota de productividad al sistema.


16.01.2011 22:05:51 - Francisco



Perdonen pero creo que algunos están un poco desorientados: las personas nos movemos por lo que nos interesa ( en el buen sentido de la palabra ), ¿ qué pasaría si ponemos por ejemplo al jugador de fútbol Messi en una parada de metro de Madrid, por ejemplo ...?seguro es que algunos pasarían de largo, pero ¿ y la gente aficionada al fútbol ? ¿ se pararían ? ¿le reconocerían ? Creo que en un alto porcentaje muchos se pararían, pónganse en el lugar de ese aficionado al que se le viene la palabra fútbol en repetidas ocasiones a la semana, lo primero que va a hacer cuando vea a alguien con una pelota en el metro es que le llamará la atención, lo segundo en un alto porcentaje se fijará en él, y un en altísimo más de porcentaje reconcerá su tan conocido rostro; luego vendrán más personas y se formará un tumulto, y al muchacho lo tendrán que sacar con escolta, así de simple. ¿ Qué ocurrió con el violinista Joshua Bell ? Muy sencillo: cada persona tiene unos gustos concretos sobre distintas artes y cuando se juntas varias personas con el mismo sentido del gusto se forma una agrupación concreta,( en el caso de Bell sería la gente amante de la música clásica )Hay que tener claro que este muchacho NO puede ser ignorado por alguien al que NO le guste la música clásica ya que lo normal es qué exista ya NO una ignorancia, sino un completo desconocimiento de este arte por este tipo de personas. Por tanto realmente la verdadera igonrancia que podría recibir es la de aquel al que SÍ le gusta ese tipo de música, y es seguidor, y NO se parase a contemplar a Bell. Además el metro no es el mejor lugar para hacer exibiciones, porque en un alto porcentaje la gente va con algo preparado en mente, y no es aconsejable distrarse. Que tomen nota los sociólogos, que esto tiene más truco que mi abuela haciendo puenting. La mente es una estructura tremendamente compleja y automatizada que al pricipio será capaz de ignorar para luego con el paso del tiempo ser un ente completamente desconocedora. Por tanto para mí Bell no fue ignorado sino, en todo caso desconocido. ¿ Por qué ? porque seguro la mayor parte de las personas que pasaron en esos momentos no tenían la costumbre de escuchar música de violin. ¡ un saludo a los lectores !


27.03.2011 18:14:29 - jesus



estoy de acuerdo con la nota, para la musica clasica pocos tienen oidos y gusto, pero que pasaria con el experiento si lo mismo hubiera hecho madonna o britney, o lady gaga, ahi si creo que se hubiera bloqueado la estación. La gente suele ser popular.
saludos y muy buena nota


11.05.2011 14:04:30 - josechu velasco



Estimados amigos: Soy el creador de una nueva forma de arte urbano; la Exposicart (exposicion-coche-arte), y sobre mi vehiculo he realizado la ultima intervencionb artistica antes de ayer a la puerta del estadio santiago bernabeu. Y a pesar de tener una obra que es primorosa aunque solo sea por la ingente cantidad de sacrificio que requiere cada una, por delante desfilo la ignorancia encarnada en viandantes. Yo si se lo que sintió Joshua y algunos deberían probarlo antes de hacer ninguna declaración. Yo os digo que personalmente, si uno tiene la suficiente sensibilidad, no hay prisa que pueda con la magia del arte bien interpretado porque con solo un minuto basta para deleitarse.


05.08.2011 7:44:40 - bety



no creo que el tiempo se factor para apreciar lo que es bello, estando en el metro de la ciudad de México se puso a tocar el saxofón en hombre ya mayor de esos que les llamamos vagabundos ,toco por un momento tan bonito que toda la gente se detuvo y por ese instante estoy segura no solo a mi sino a toda la gente allí reunida la transporto a otro mundo


03.03.2012 18:16:59 - Sergio



Pues yo pienso que el tiempo no es factor para no apreciar la belleza. Les aseguro que si ese experimento con el mismo Joshua Bell se hubiese hecho en cualquier estación del metro de la Ciudad de México, en cosa de unos pocos minutos ya tendría un tumulto enfrente, sin importarles el llegar tarde a su destino, con o sin conocimientos de musica clásica o de violin o de intérpretes. El resultado señores, es una total falta de sensibilidad con una buena dosis de ignorancia y una enorme carga de ensimismamiento.


23.07.2012 3:42:30 - Maria Luisa



Buenas noches, para mí la música es la parte más importante de mi vida, sé que de haber estado ahí me hubiese parado para disfrutarla, alguna vez que voy de compras con mi hija ella me tiene que tomar del brazo y llevarme porque me quedo paralizada viendo algún video en un comercio o en la misma calle, especialmente de música clásica o algún intérprete nuevo, imagino haber estado ahí, sé que no le hubiese dado una moneda, lo habría abrazado y felicitado por su ejecución, sucede que nos estamos volviendo insensibles a la belleza natural, la música es la magia del alma, al igual que existen otros talentos distintos, es tal el cambio que duele ser parte de la vida actual, no se necesita estar en Europa o en cualquier otro lugar del mundo, es la vida con su ritmo desenfrenado.Pero de igual manera no hay pretexto, en un lugar tan grande el sonido debió de ser hermoso e inigualable










  • Suscribirse





    He leido el texto legal


  • Reseñas

    Galileo y su viaje al centro del Infierno (por José María Matás)
  • Publicidad

  • Autores

    Entrevista a Fernando Lozano, autor de Cerezas (por Jesús Martínez)